Nacional

Primer viaje hacia san José

Nostalgia y comodidad viajaron en el tren de Cartago

Actualizado el 18 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Usuarios ven en este servicio otra alternativa de transporte a la capital

Algunas personas viajaron solo por curiosidad o para revivir recuerdos

Nacional

Nostalgia y comodidad viajaron en el tren de Cartago

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

María Inés Castillo llegó a la estación del ferrocarril, en Cartago, primero que el Sol. Desde las 4:40 a. m., hizo fila para agarrar un buen campo en el primer viaje que hizo el tren desde esa provincia a San José, programado para las 5:30 a. m.

Aunque un poco desorientada ante la novedad, esta vecina de San Isidro de El Guarco se apuró lo suficiente como para ser la primera en comprar su tiquete para el viaje inaugural. “Vine a pasear un ratico porque yo solo me había montado en tren cuando era chiquitilla. Mi papá nos llevó una vez a Puntarenas y otra a Limón”.

En pocos minutos, la fila creció y una cantidad de pasajero –bastante generosa para la hora – se movilizó hacia los vagones mientras una cimarrona terminaba de espabilar a los madrugadores pasajeros.

A las 5:30 a.m., con una puntualidad inusual para Costa Rica, el silbato marcó el inicio de un recorrido de 21 kilómetros rumbo a la capital que transcurrió sin sobresaltos.

Curiosidad, conveniencia y nostalgia fueron las tres razones principales que motivaron a cerca de 170 pasajeros en este primer viaje.

Rafael Loría, de 72 años, no quiso perderse el recorrido inaugural, pues le trae recuerdos de su infancia. “Yo nací en Santa Marta de Juan Viñas, cerca de donde quedaba la estación. Lo que me gusta del tren es que el trayecto es más relajado y no tiene tantos vaivenes, como el bus. Recuerdo que antes a uno lo acomodaban en categorías: primera, segunda y salón. Ahora solo hay una general”.

Orlando Masís, de 23 años, iba camino a tomar el autobús para San José, como lo hace todos los días, pero decidió probar con el tren. “Voy a calcular los tiempos para ver si me sale mejor el tren. Debo salir de mi casa a las 4 a. m. para estar en Tibás a las 6:30 a. m. A esa hora hay mucha presa”, dijo.

El deleite visual del paisaje y el sueño de ver a Cartago campeón, fueron temas de conversación recurrentes. “Como vamos a ser a campeones, van a tener que pasar la capital a Cartago otra vez y se necesitan trenes para jalar a toda esa gente”, bromeó un señor.

PUBLICIDAD

A las 6:13 a. m., el tren llegó a la antigua estación al Atlántico en el tiempo establecido: 43 minutos.

Y ahora le tocaba el turno al primer viaje de San José a Cartago. Esta vez, el vehículo se enrumbó a la Vieja Metrópoli con mucho menos pasajeros , pero algunos de ellos, como Rosa María Masís y Elizabeth Alvarado, se “devolvieron”. “Esto fue como una aventura. Me encantó porque fue relajado, sin estrés ni tumultos, a pesar de que el tren venía repleto”, dijo Alvarado.

A Manuel Torres, de 65 años, le hicieron falta los gallos de huevo, el vigorón y el fresco de horchata que solían vender en los trenes destartalados y ruidosos en los que viajaba de niño.

Torres es tan fiebre de los trenes que cuando se inauguró el de Heredia, fue el primer pasajero en subir. A su lado, Milena Servilla confesó que “dejó todo tirado” (su negocio, las labores domésticas y todos los mandados) solo para dedicar una mañana a pasear en tren.

Los viajes posteriores tuvieron algunos retrasos. Según reconoció el presidente ejecutivo del Incofer, Miguel Carabaguíaz, aún deben realizarse algunos ajustes en los horarios para evitar esos problemas. En los 12 viajes de la mañana, se vendieron 1.713 tiquetes.

  • Comparta este artículo
Nacional

Nostalgia y comodidad viajaron en el tren de Cartago

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota