Nacional

Pacientes y funcionarios sufren hacinamiento en Limón centro y Guápiles

Hospitales ‘recetan’ caos y remiendos a los limonenses

Actualizado el 20 de diciembre de 2012 a las 12:00 am

Hospital Tony Facio no da abasto; corrosión se come fachada y equipos

Guapileños se recuperan en pasillos y salas improvisadas; hay baños de lata

Nacional

Hospitales ‘recetan’ caos y remiendos a los limonenses

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Limón centro y Guápiles. El deterioro de los dos únicos hospitales del Caribe costarricense es tan marcado que uno tiene las verjas completamente herrumbradas y el otro tiene duchas que funcionan en estructuras de lata.

Corrosión, suciedad, desorden y hacinamiento son términos que bien podrían describir el estado general de los hospitales de Guápiles y el Tony Facio, este último ubicado en el centro de Limón.

Al igual que otros nosocomios, los del Caribe resienten en sus fachadas y pasillos la falta de mantenimiento preventivo y las inclemencias del tiempo.

Esto lo constató un equipo de La Nación durante una visita a ambos hospitales, la cual se realizó el pasado mes de mayo.

Estos hospitales forman parte del 73% de centros médicos públicos del país que, de acuerdo con la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), tienen una infraestructura de “regular” a “mala”.

Mucha sal, poco espacio. Los problemas del Tony Facio comienzan en el propio sitio donde está ubicado: los 30 metros que lo separan del mar hacen que gran parte de su estructura metálica luzca herrumbrada por la salinidad de la brisa que le pega. Ese mismo deterioro lo sufren los equipos médicos.

Pero cuando no es la sal, los daños solo se explican por la inacción de las autoridades.

Un ejemplo de eso es la fachada de Emergencias, que luce destrozada y sin pintura ni cielorraso.

Dentro de las instalaciones, el edificio “receta” a sus pacientes goteras y paredes sucias.

En el Servicio de Observación, el caos es tal que solo hay cuatro equipos de atención básica para diez camillas. En algunas situaciones de emergencia –relataron varios funcionarios– se ha tenido que desconectar a un paciente para darle su espacio a otro.

Daver Vidal, director médico del Hospital, reconoció que la situación es insostenible y advirtió q ue los apuros se incrementarán cuando lleguen a Limón más de 2.000 trabajadores para la construcción del nuevo puerto y una refinería.

¿Hay solución a lo que ocurre en el Tony Facio? “Se está en una donación de un terreno a 2 km del centro de la ciudad, sobre la ruta 32, camino a San José. Son 10 hectáreas, pero estamos hablando de un proyecto para dentro de unos 7 o 10 años”, respondió Vidal.

PUBLICIDAD

Soluciones de soluciones. A excepción de su renovada Sección de Cirugía y algunos otros salones, en el Hospital de Guápiles sobran los remiendos y falta el espacio.

Dos contenedores, esparadrapo, tarros y hasta láminas de zinc son parte de las “soluciones” para reparar un hospital que ya se hizo pequeño para la numerosa cantidad de gente que lo visita a diario.

Allí, el hacinamiento es la constante y lo sufren todos por igual: desde el que es internado en un pasillo, hasta funcionarios que lidian con miles de expedientes colocados en estantes que tienen poca separación el uno del otro.

La subdirectora en Guápiles, Lorena Castillo, explicó parte lo que ocurrido en esa zona del Caribe: “En un inicio aquí (en el hospital) éramos 60 funcionarios y ahora somos 600. Obviamente, es un hospital que se nos está quedando pequeño”, aseveró.

  • Comparta este artículo
Nacional

Hospitales ‘recetan’ caos y remiendos a los limonenses

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota