Nacional

Laboratorio de UCR inspeccionó ruta Juan Mora Porras

Graves errores exponen trocha a colapso durante la época lluviosa

Actualizado el 28 de mayo de 2012 a las 12:00 am

Inversión podría perderse por falta de drenajes y mal diseño de rellenos

Lanamme: mala calidad de la obra no refleja la inversión por ¢20.000 millones

Nacional

Graves errores exponen trocha a colapso durante la época lluviosa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Gran parte de los ¢20.000 millones que el país lleva invertidos en la construcción de la trocha fronteriza con Nicaragua, podrían perderse durante la próxima estación lluviosa.

Así lo advierten ingenieros del Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme) de la Universidad de Costa Rica, tras inspeccionar, a inicios de este mes, 97 de los 160 kilómetros de esta vía.

En su informe, los especialistas señalan que la falta de drenajes adecuados, así como la inestabilidad de los cortes y rellenos de material que se realizaron en la ruta 1856 podrían convertirse en un dolor de cabeza con la llegada de los aguaceros.

“En su condición actual, la trocha fronteriza presenta un alto riesgo de colapsar durante la época lluviosa”, señala el estudio entre sus conclusiones.

Según el informe del Lanamme, las consecuencias de este posible colapso resultarían en “una pérdida sustancial de la inversión realizada hasta ahora”.

Durante su recorrido, efectuado entre Delta Costa Rica y el río Pocosol, la misión del Lanamme determinó que las altas pendientes y el trazado irregular de la vía se elaboraron con base en la experiencia de los operadores de máquinas, sin contar con información geotécnica ni topográfica.

Las autoridades del Gobierno no han querido referirse a los alcances del estudio pues alegan que aún no lo conocen.

Onerosos acarreos El objetivo del Lanamme era valorar técnicamente la configuración, calidad y funcionalidad de las obras realizadas en la trocha fronteriza.

Otro de sus hallazgos fue el uso de materiales inadecuados para estabilizar las superficies de ruedo y su acarreo desde largas distancias.

Los inspectores observaron que en algunos sitios se colocaron piedras de río de gran tamaño, como capa de rodadura.

En otros sitios, se pusieron materiales muy arenosos que son fácilmente desplazados por el tránsito, el viento o el agua.

“La mayoría de las veces, esos materiales de río fueron acarreados desde largas distancias y representan un costo importante. En cualquier caso, resulta inadmisible emplear materiales con características no deseables”, señala el informe en sus conclusiones.

El Gobierno anunció la construcción de la trocha como alternativa al uso del río San Juan para el tránsito de personas y mercancías en la frontera con Nicaragua.

PUBLICIDAD

Su construcción se efectuó al amparo del decreto de emergencia número 36.440, firmado por la presidenta Laura Chinchilla, que le permitió disponer de gran cantidad de fondos y eludir los controles de la legislación ambiental.

El informe de Lanamme advierte de que, a pesar de ese estado de emergencia, los problemas de diseño se pudieron resolver en un plazo corto, aplicando técnicas de georreferenciación y software para orientar la ingeniería de la obra.

Usaron contenedores Una de las amenazas que enfrenta hoy la trocha fronteriza es la inexistencia de drenajes adecuados para encauzar el caudal de lluvia que caerá durante los próximos meses.

Los ingenieros hallaron que en la construcción de la ruta se colocaron contenedores (de los que se usan para transportar mercancías) como estructuras para el drenaje fluvial.

Con la caída de material, estos contenedores ya se encuentran deformados y con riesgo de colapsar, según lo evidencian las fotografías incluidas en el informe.

“Mientras uno no tenga claro cuáles son los alcances de ese estudio, o cuál es la validez de las afirmaciones que ahí se hacen, sería irresponsable hacer algún comentario”, manifestó ayer a La Nación el ministro de Comunicación, Francisco Chacón.

Por su parte, Luis Salas, director ejecutivo del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), señaló que le gustaría leer el documento antes de pronunciarse.

“El objetivo era llegar a, no hacer una calle como la que pudiésemos haber querido todos. Por supuesto que el diseño geométrico no se llevó a cabo, porque es una trocha”, aseveró Salas.

  • Comparta este artículo
Nacional

Graves errores exponen trocha a colapso durante la época lluviosa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota