Nacional

Vecinos de Mora y Puriscal en apuros por suspensión de servicio

Falta de agua obliga a jalar baldes y darse baños en el río

Actualizado el 23 de abril de 2013 a las 12:00 am

Comunidades y alcalde denuncian mala atención y poca información del AyA

Derrumbe y trabajo en tuberías son la causa de los recortes en el servicio

Nacional

Falta de agua obliga a jalar baldes y darse baños en el río

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Bañarse en el río, hacer fila y pelear por agua al lado de un camión cisterna, o levantarse durante la madrugada para llenar los baldes, es parte de la rutina de los vecinos de Mora y Puriscal.

En un recorrido realizado por La Nación, las familias de San Bosco de Mora reclaman la falta de información de Acueductos y Alcantarillados (AyA) y denuncian que las suspensiones en ese servicio básico no es un asunto nuevo.

“En Semana Santa, tuvimos problemas con el agua. Mucha gente terminó en la clínica con un virus que les causaba vómito y diarrea. Aquí la gente corre y discute alrededor de los camiones cisterna y nunca nos comunican de las suspensiones”, expresó Wilmer Ávalos, vecino de la comunidad.

Adultos mayores y familias caminan hasta un kilómetro para llegar al río Pacacua, en Mora, para bañarse o recoger en baldes los litros de agua con los cuales se bañan, lavan la ropa y limpian sus viviendas.

“En la noche o muy temprano en la madrugada, salgo con mi esposo al río a cargar baldes. Es una situación muy compleja porque uno tiene niños y además nos siguen cobrando el recibo”, se quejó Melba González.

En tan solo tres días de la primera semana de abril, el Ebáis del cantón de Mora trató 95 personas afectadas con vómito y diarrea.

“Ante la falta de agua, caen las medidas higiénicas en las casas y, como consecuencia, tenemos este tipo de casos, que afectó en su mayoría a los vecinos de San Bosco de Mora”, dijo Christian Pacheco, jefe de consulta externa del Ebáis.

Disconformes. El alcalde del cantón de Mora, Gilberto Monge, reclamó que, a pesar de que manda notas al AyA para pedir explicaciones, sigue sin recibir respuestas.

“Es como oír a Cantinflas. Hay notas que tenemos desde el 2009 sin respuesta. Ellos tienen un proyecto de acueducto que costó cerca de ¢900 millones y a la fecha sigue sin funcionar”, dijo el alcalde.

Sin embargo, el subgerente del Gran Área Metropolitana del AyA, Sergio Núñez, justificó que el recorte de este fin de semana responde a que “se lavó una tubería, que está en proceso de rehabilitación. Se espera que para el miércoles a mitad del día se restablezca el servicio de forma completa”, aseguró.

PUBLICIDAD

Por ahora, las escuelas de estas comunidades se mantienen alerta ante un posible recorte del servicio, pues, aunque tienen tanques, en caso de que el recurso se agote, será obligatorio suspender lecciones por orden sanitaria.

  • Comparta este artículo
Nacional

Falta de agua obliga a jalar baldes y darse baños en el río

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota