Nacional

discapacidad no fue limitación para el éxito

Exportadora de mariposas salió de su propio capullo

Actualizado el 25 de febrero de 2013 a las 12:00 am

Independencia económica fue la motivación para emprender proyecto

Ericka Hidalgo administra también un local de artesanías y una firma de servicios

Nacional

Exportadora de mariposas salió de su propio capullo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         El mariposario Sueka le ha dado a Ericka Hidalgo muchas alegrías personales y profesionales. | MAYELA LÓPEZ.
ampliar
El mariposario Sueka le ha dado a Ericka Hidalgo muchas alegrías personales y profesionales. | MAYELA LÓPEZ.

Pococí. Las mariposas que habitaban su jardín cuando era una niña, vuelan ahora de su mano en otros países, trayendo satisfacción y sustento a su hogar.

Ericka Hidalgo comenzó su proyecto, ocho años atrás, en la comunidad de La Suerte de Pococí, en la provincia de Limón.

La semilla de lo que sería su microempresa la trajo su hermano, pues él fue quien le habló de los mariposarios. Esa idea la motivó a capacitarse en el tema, con el claro propósito de convertirse un día en microempresaria.

Hidalgo, de 34 años, contó con las bondades del clima y las plantas, que eran óptimas para producir algunas especies. Así fue como el plan estuvo listo para dar inicio.

El tropiezo mayor, no solo para emprender su proyecto, sino para su vida misma, ocurrió en el 2007, cuando caminaba junto a su hijo, Jean Carlo Mora, por la comunidad de La Suerte.

En el momento en que cruzaban una calle, una vagoneta se acercó peligrosamente. Hidalgo pudo empujar a su hijo, quien salió ileso, pero a ella la dejó en silla de ruedas.

Ese hecho la marcó, física y psicológicamente, pero no apagó la ilusión ni el deseo de concretar su mariposario.

“Yo seguí adelante; le di gracias a Dios por mantenerme con vida y por haber salvado a mi hijo”, expresó Hidalgo.

Después, el afán de lograr su independencia económica la impulsó a crear Sueka, el mariposario que administra.

De ahí partió el vuelo de muchas mariposas hacia parques y museos en Estados Unidos y Ucrania, países en los que ha establecido un mercado rentable.

Ahora se encuentra en negociaciones para que sus mariposas “vuelen” a Panamá.

Así, el Mariposario Sueka llegó a ser una de las 12 empresas costarricenses que exportan este tipo de insectos.

Ese recinto se convirtió en la escuela de la exportadora, pues, según dice, la crianza de mariposas se aprende de manera empírica.

“Topé con suerte y tuve buenos maestros, que son biólogos. Ellos confiaron mucho en mi idea y me capacitaron”, comentó Hidalgo.

La magia. El proceso de crianza de las mariposas desde su concepción requiere un acompañamiento constante, pero verlo concluido recompensa todos los esfuerzos.

PUBLICIDAD

“Cuando la primera mariposa puso el primer huevo, yo estaba feliz, pero decía: ‘Ahora sí, cómo hago para cuidarlo’”, recordó.

Las especies nocturnas son su especialidad, como las mariposas de la familia Morphinae , Heliconiinae y Papilionidae, que han cautivado con su vuelo en Sueka. Para todo el trabajo cuenta con la ayuda de Eunice Jiménez, su madre.

Diversificación. Desde hace año y tres meses, Hidalgo está también al mando de ocho empleados de una firma de servicios, mantenimiento y administración de casas en Manuel Antonio, en Aguirre de Puntarenas. Además, administra un local de artesanías en la unidad de cruceros de Limón.

  • Comparta este artículo
Nacional

Exportadora de mariposas salió de su propio capullo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota