Nacional

Educadores procuran evadir presión de los líderes religiosos

Actualizado el 03 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Nacional

Educadores procuran evadir presión de los líderes religiosos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         La profesora Patricia Vargas imparte Ciencias de octavo año en el Colegio Técnico Profesional de Parrita. Esta clase fue el jueves. | MARIO GUEVARA
ampliar
La profesora Patricia Vargas imparte Ciencias de octavo año en el Colegio Técnico Profesional de Parrita. Esta clase fue el jueves. | MARIO GUEVARA

Parrita. Patricia Vargas, profesora de Ciencias, recibió la capacitación para dar la clase de Educación para la Afectividad y Sexualidad en el Colegio Técnico de Parrita.

No obstante, ha tenido que sortear la oposición de los líderes de iglesias de diferentes credos de esa zona.

“Ha sido una situación bastante difícil. Muchos jóvenes son evangélicos, de la iglesia Luz del Mundo o Testigos de Jehová, entre otras religiones. Para nadie es un secreto que las personas que están detrás de estas iglesias ejercen un poder sobre la conducta y la mentalidad de los padres y jóvenes”, aseguró Vargas.

Pese a ello, en esa institución solo seis estudiantes no reciben las clases, según reportó la dirección del liceo al Ministerio de Educación Pública (MEP). Lo que sí hay es ausentismo, pero no solo a ese curso, sino también a otros.

Vargas admite que no es tan sencillo enfrentarse con la polémica que despertó este programa. “Muchos de estos líderes religiosos nos zancadillearon para que el programa no proceda de la manera en que nosotros tenemos programado darlo”, afirmó Vargas.

La educadora dice que incluso han cuestionado la capacidad que tienen los docentes para enseñar esos contenidos.

A la vez, señaló que los estudiantes manifiestan interés por asistir a la clase.

Una de las alumnas del liceo, a quien sus padres le prohibieron llevar el curso, aseguró que está muy interesada en aprender.

“Mi familia es cristiana y mi mamá dijo que lo que quisiera saber que se lo preguntara a ella, pero yo pienso que sí debería llevar el programa porque los profesores de acá son buenos y no van a salir con una tontera”, dijo.

Un caso distinto es el de Silania Arias, quien sí va a las clases.

“Son muy chivas, uno aprende sobre su cuerpo y la sexualidad. Mis papás están muy de acuerdo pues creen que me servirá”, declaró Arias.

  • Comparta este artículo
Nacional

Educadores procuran evadir presión de los líderes religiosos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota