Nacional

Vecinos se oponen a prostitución masculina

Barrio alajuelense usa Facebook para combatir clientes de travestis

Actualizado el 06 de junio de 2010 a las 12:00 am

Publican fotos y videos de los carros a los que se suben los trabajadores del sexo

Grupo de vigilancia tiene más de 60 miembros y patrullan todas la noches

Nacional

Barrio alajuelense usa Facebook para combatir clientes de travestis

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Se hacen llamar “Vigilantes de Costa Rica” y su principal misión es poner en evidencia a los clientes de los travestis trabajadores del sexo del barrio Corazón de Jesús de Alajuela, para “darles color” y así hacer que el negocio de la prostitución se vaya de la comunidad.

La principal arma que poseen es la red social Facebook en la que -solo en Costa Rica- están inscritas 714.360 personas. Allí suben fotografías y videos de los carros (con sus respectivas placas) de los choferes que contratan los servicios sexuales de los travestis.

Incluso, en ocasiones detallan el nombre del dueño registral del vehículo y su cédula de identidad.

Este grupo de vigilancia está conformado por 60 residentes del barrio citado, ubicado a 500 metros al noroeste del parque de la ciudad de Alajuela; entre los integrantes figuran amas de casa, pensionados, jóvenes y profesionales.

Olman Quesada Murillo, creador del grupo, explicó que la labor de este es “rescatar” el barrio, el cual, según narró, desde hace varios años es el escenario de encuentros sexuales comerciales en plena vía pública.

En Costa Rica la prostitución y su consumo son legales, por lo que el objetivo del grupo más que ponerle un alto al negocio, es que este se mude de sitio.

Desde marzo pasado estos vigilantes patrullan todas la noches las calles de la localidad, en un intento por recuperar los espacios públicos en donde unos 18 travestis atienden a sus clientes.

Con estas rondas también pretenden que disminuyan hechos delictivos, tales como la venta de drogas o los asaltos.

Las jornadas de vigilancia se extienden desde las 8 p.m. hasta las 2 a.m. Sin embargo, los vecinos se percataron que los recorridos nocturnos eran insuficientes, por lo que crearon un perfil de la agrupación en Facebook.

Pizarra virtual. Los vigilantes comenzaron a hacer sus caminatas con cámaras fotográficas y de video, para captar en imágenes los automóviles que rondan el área en busca de travestis, y luego publicarlos en Facebook o en el sitio electrónico www.youtube.com.

Olman Quesada Lobo, hijo del creador del grupo de vigilancia, destacó que los videos han captado a personas teniendo relaciones sexuales en la calle, cerca de la iglesia o de la escuela. Sin embargo, las imágenes que se suben a la red son solo del momento en que el trabajador del sexo se sube al carro de quien demanda el servicio.

PUBLICIDAD

Además de las fotos y videos, los vecinos investigan a a quién le pertenece el automóvil y lo publican en la pizarra virtual.

“El conductor del carro placas 118xxx, registrado a nombre de xxx xxx (ced. 2.03xxxxxx) y vecino del barrio ...., montó ayer en la noche a un travesti por la iglesia del Corazón de Jesús y a los pocos minutos lo dejo en un lugar cercano” (En el texto original aparece toda la información suprimida por La Nación).

Este mensaje fue publicado el 18 de marzo pasado en el perfil del grupo Olman Quesada Lobo.

A la fecha el grupo Vigilantes de Costa Rica tiene 300 seguidores en Facebook. Ayer el sito tenía cinco videos, tres fotos y decenas de comentarios. Las cifras varían semana a semana pues constantemente se actualiza el contenido.

Quesada Lobo destacó que hasta la fecha no han tenido quejas o protestas de los propietarios de los carros cuyas imágenes se han subido al sitio electrónico.

Mientras que de los travestis, destacó, han recibido amenazas verbales e intimidaciones.

Por su parte, los trabajadores sexuales alegan que los vecinos, en ocasiones los ofenden y denuncian una persecución desmedida.

Legalidad. Los abogados Luis Sáenz y Carlos Tiffer explicaron que no hay prohibición alguna de publicar las imágenes en la web, siempre y cuando estas sean tomadas en la vía pública.

El artículo 46 del Código Civil establece que la imagen de una persona no puede ser publicada o reproducida sin su consentimiento, pero establece varias excepciones, entre ellas que esta sea captada en un espacio público.

Empero, los juristas coincidieron en que la medida de asociar al propietario del carro con la demanda del servicio sexual es “arriesgada”, pues no necesariamente quien aparece como dueño del vehículo en el registro es quien lo utiliza.Colaboró Francisco Barrantes.

  • Comparta este artículo
Nacional

Barrio alajuelense usa Facebook para combatir clientes de travestis

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota