Nacional

Planes existen; faltan dinero y consenso

Se agota tiempo para ordenar San José

Actualizado el 19 de mayo de 2003 a las 12:00 am

Urgen más espacios públicos y sobran carros

Nacional

Se agota tiempo para ordenar San José

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En los próximos siete años, el parque automotor del país se duplicará: pasará de 800.000 vehículos a 1,6 millones. La mitad entrará diariamente a San José.

Mientras tanto, los planes para resolver este caos vial avanzan por una ruta llena de huecos.

Las autoridades del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), Municipalidad de San José y Plan Nacional de Desarrollo Urbano reconocen que las soluciones existen, pero faltan dinero y consenso para ejecutarlas.

En materia vial, ya de por sí San José es un lío. Pese a que el 80 por ciento de la población que entra a diario a la capital (1 millón de personas) lo hace en autobuses públicos, los peatones solo disponen del 25 por ciento de las vías para transitar.

El restante 75 por ciento del espacio en las calles capitalinas está acaparado por 400.000 vehículos particulares.

Toda esa aglomeración de carros se estaciona donde primero puede. Los más responsables en algún parqueo público o privado; al resto no le importa estorbar en la vía o adueñarse de las aceras.

Ambos problemas –la saturación de vehículos y la apropiación de los espacios peatonales– han hecho de San José una ciudad difícil para el tránsito por parte de sus habitantes.

En palabras del alcalde Johnny Araya, San José volverá a ser una ciudad más humana e igualitaria cuando se resuelva su problema de ingobernabilidad.

“Pese a que la municipalidad es el gobierno local, solo tiene potestades exclusivas sobre el territorio, pero no sobre los servicios como educación y transporte público”, argumentó.

Resolver todo ese caos vial y los problemas ambientales derivados depende de cuatro ministerios y siete instituciones públicas.

Más bulevares, menos buses

Ordenar la capital es uno de los objetivos del Plan Nacional de Desarrollo Urbano, cuyas principales acciones van de la mano con la creación de más espacios peatonales, reestructurar el transporte colectivo y sacar paulatinamente los carros particulares del casco central.

Ese desafío será tema –a partir de hoy– de una serie de conferencias en el hotel Real Intercontinental, en Escazú.

Las exposiciones estarán encabezadas por el exalcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, a quien se le atribuye en parte la evolución de la capital colombiana hacia una urbe más igualitaria y humana.

Solamente en el tema de espacio público el municipio coincide con la idea colombiana de crear parques lineales o bulevares.

Por eso contempla entre sus planes de los próximos cuatro años ampliar el bulevar de la avenida central y construir uno nuevo que enlace la avenida segunda con el Museo de los Niños, a través de la calle 8.

Pavas, la prueba

Además, el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) ya afina los últimos detalles para probar un sistema de transporte rápido entre el distrito de Pavas y el centro de San José, muy similar al que se aplica exitosamente en Bogotá y que se conoce como Transmilenio.

El titular del MOPT, Javier Chaves, explicó que este plan entre Pavas y San José consiste en ampliar la ruta a cuatro carriles, construir varias terminales de autobuses y concederle a las unidades públicas un carril de tránsito casi exclusivo (compartido con taxis), para llegar más rápido hasta el hospital San Juan de Dios.

Con esta medida, solo una flotilla de autobuses articulados (o gusanos) entraría en el casco de San José, en lugar de las seis rutas de Pavas que lo hacen en estos momentos.

La idea del Ministerio de Obras Públicas es probar el sistema en el segundo semestre del año y aplicarlo en otras partes del área metropolitana.

Chaves reconoce que la ejecución del plan debe superar trabas. Por ejemplo, empresarios que ofrecen el servicio en Tibás, Heredia, Santo Domingo y Montes de Oca, no han logrado ponerse de acuerdo para unificar los servicios y ofrecer rutas únicas.

La meta a cinco años plazo es que San José esté dividido en nueve corredores de acceso y que solo nueve empresas entren, puntualizó Eduardo Brenes, secretario del Plan de Desarrollo Urbano.

El resto de los buses operarían como alimentadores y enlaces entre las comunidades de la periferia como Hatillo, Alajuelita, Desamparados, Goicoechea, Santa Ana y Escazú, entre otras.

Este plan se retrasó desde el 2000, cuando se vencieron las concesiones de 184 rutas que ingresan a San José y el MOPT no logró la conformación de consorcios de empresarios que se comprometieran con la sectorlización del transporte público.

¿Y el tren?

A un plazo aún mayor, San José no descarta volver a viajar en tren. Dejando de lado la idea original del tranvía, diseñada por el municipio josefino, el MOPT le apuesta a un tren rápido.

El objetivo es recuperar la línea férrea y enlazar la capital con las cabeceras de las provincias de Heredia, Cartago y Alajuela.

El proyecto está dividido en tres fases y la primera sería entre San Pedro de Montes de Oca y la ciudad de Heredia, con trenes que salgan de ambos destinos cada cinco minutos.

La obra total tiene un costo estimado de $150 millones (¢58.950 millones) y se pretende que la primera fase esté en construcción a más tardar en el 2006.

Eso sí, para este proyecto todavía no hay dinero.

Por ahora, Obras Públicas y Transportes apenas negocia el financiamiento con algunos organismos internacionales franceses y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

  • Comparta este artículo
Nacional

Se agota tiempo para ordenar San José

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota