Nacional

Preocupación por la ‘mezcla’ con los casos complejos

Actualizado el 31 de mayo de 2015 a las 12:00 am

Nacional

Preocupación por la ‘mezcla’ con los casos complejos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El PANI señaló la necesidad de trabajar en evitar, prevenir y educar para que se den situaciones de violencia y abandono. | ALBERTH MARÍN

Una adolescente de 17 años responsable de prender fuego a un albergue del PANI fue remitida, nuevamente, a un refugio de esa institución.

Por el incendio y la tentativa de homicidio de los ocupantes del albergue quemado, a ella la sentenciaron a cuatro años de internamiento asistido por el mismo Patronato.

Otro menor de edad llegó al PANI con causas pendientes ante la Fiscalía Penal Juvenil por delitos de abuso sexual, lesiones gravísimas y agresión con arma. Este adolescente se negó, varias veces, a recibir atención psiquiátrica.

Casos como estos no son raros para la institución.

La “mezcla” de estos jóvenes, principalmente, con el resto de la población en riesgo social que atiende el PANI son un contínuo desvelo para Ana Teresa León, presidenta del Patronato Nacional de la Infancia (PANI).

“Nos obligan a aceptarlos y a tenerlos en nuestros albergues. Golpean a nuestros funcionarios, roban a los otros niños, cogen ropa que le damos y se van.

”Tenemos otro caso en el que la Sala IV nos ordena recibir a un muchacho al que no pueden manejar en el Psiquiátrico. En el albergue hace destrozos, golpea a los demás. Si ni siquiera lo pueden manejar en el Hospital Psiquiátrico...”, dijo León.

Actualmente, el Patronato tiene a cargo 36 personas menores de edad con problemas conductuales psiquiátricos severos.

Además, alberga a 235 adolescentes que requieren tratamiento para la adicción.

“Es una involución del Estado pretender o exigir al PANI una atención indiscriminada de estas poblaciones especiales. La respuesta no es solo del Patronato; debe ser una respuesta estatal que no tenemos”, consideró Patricia Hernández, gerenta técnica de la institución.

Su queja se debe a que les envían a estos muchachos cuando ya existen entidades especializadas para atender estos casos.

La entidad también da atención a menores con discapacidades y enfermedades crónicas.

Para ese grupo, existe la aldea Arthur Gough, ubicada en Santa Ana, la cual recibe a estos niños y jóvenes, quienes, en su mayoría, son declarados judicialmente en abandono. Actualmente, hay 63 internos bajo el cuido de una veintena de “tías”.

“Para la población con problemas de discapacidad, se contratan asistentes de pacientes, enfermeras y especialistas, si necesitan algún tipo de terapia. Hay algunos que son oxígeno-dependientes, para quienes hay que pagar atención las 24 horas del día”, expresó Ana Teresa León.

La jerarca insistió, con vehemencia, en que todo el aparato estatal debe asumir responsabilidades sobre estos niños, incluso para evitar que más menores enfrenten dichas situaciones.

Citó, por ejemplo, la necesidad de que el Ministerio de Educación Pública cree plataformas extracurriculares en escuelas y colegios para que los jóvenes no se aburran y dejen las aulas.

  • Comparta este artículo
Nacional

Preocupación por la ‘mezcla’ con los casos complejos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Daniela Cerdas E.

daniela.cerdas@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección de Sociedad y Servicios. Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina. Escribre sobre vivienda, trabajo, municipalidades, Iglesia, niñez y diversidad sexual.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota