Nacional

Construcción de siete km en salida norte pasó de ¢7.700 millones a ¢21.000 millones

MOPT triplicó costo de contrato de vía a San Carlos sin abrir licitación pública

Actualizado el 10 de marzo de 2017 a las 12:00 am

Legislación que autorizó millonario crédito con el BID para obras viales permite contratación adicional sin concurso público

Ministro del MOPT asegura que el proceso es legal y transparente y que el cobro hecho por constructora española es razonable

Nacional

MOPT triplicó costo de contrato de vía a San Carlos sin abrir licitación pública

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El costo de la sección norte de la nueva vía a San Carlos (7 km) es de $38 millones (Jefrey Zamora)

El consorcio español Ceinsa-Tragsatec pasó de tener un contrato con el Estado por ¢7.700 millones para construir los siete kilómetros de la sección norte de la nueva vía a San Carlos a dos carriles, a uno por ¢20.950 millones para el mismo tramo, pero a cuatro carriles.

Las condiciones cambiaron sin un proceso de licitación pública ni controles cruzados sobre la cotización que hizo la constructora, pues, según el MOPT, al ser financiado con fondos del BID no se requería de la revisión de la Contraloría General de la República.

Los fondos para esta carretera están incluidos en el Programa de Infraestructura Vial, el cual fue aprobado por medio de la ley 8.845 en 2010.

Carlos Villalta, ministro de Obras Públicas y Transportes, defendió la decisión y aseguró que el presupuesto presentado por la compañía fue sometido a un estudio de razonabilidad de precios que realizó el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi). Los resultados de ese estudio, añadió, también fueron comparados con obras similares.

De acuerdo con el expediente del proyecto vial, en 2013, los españoles recibieron la adjudicación por ¢7.700 millones para el diseño y ejecución de la carretera de dos carriles más uno adicional en algunos tramos de ascenso. Su oferta fue la más baja de un total de cinco propuestas.

En marzo de 2015, el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) pidió una adenda al contrato  por $150.000 (¢85 millones al tipo de cambio actual) para diseñar el proyecto a cuatro carriles. 

Según el MOPT, la decisión de aumentar el número de carriles se basó en un criterio técnico emitido por el Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme) de la Universidad de Costa Rica (UCR), consultas públicas a la comunidad y un estudio de analisis de demanda de la carretera, realizado en julio de 2015.

Ante esta situación, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), entidad que financia el proyecto, autorizó la modificación de los planos porque el monto requerido para esa tarea no superaba ni un 2% del acuerdo original.

Ceinsa-Tragsatec comenzó a esbozar la ruta a cuatro carriles el 19 de marzo de 2015, como consta en la orden de inicio girada por el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi).  Solo cinco días después, la empresa recibió el mandato de empezar la construcción.

No obstante, al momento de dar el banderazo de salida, el Estado aún no había formalizado el plan de ejecutar el camino a cuatro carriles, no contaba con el dinero adicional para construir los otros carriles y tampoco tenía la autorización del BID para la modificación de la vía. La autorización inicial fue solo para diseños.

El permiso del Banco era necesario para conseguir $8,5 millones extra (¢4.800 millones al tipo de cambio de hoy)  que se necesitarían para la ampliación. 

Estos factores desembocaron en la paralización de la obra el 20 de enero de este año, cuando se agotaron los recursos disponibles. El BID dio el visto bueno para las cuatro vías hasta febrero. 

El tramo, que lleva 40% de avance, tenía que estar listo para enero de 2018, pero las autoridades reconocen que cumplir con esa meta será difícil.

¿Por qué el Estado inició la construcción sin contar con el aval del Banco para reformar el proyecto?

Villalta respondió que era necesario empezar los trabajos porque no se podía tener al contratista varado a la espera de que el BID se pronunciara sobre la viabilidad del proyecto bajo las nuevas condiciones.

Agregó que no se contempló abrir una licitación para conseguir otros oferentes porque sería imposible dividir el proyecto entre dos contratistas.

"¿Cómo lo dividimos? ¿Longitudinalmente o transversalmente? ¿Cómo hago para decirle a un contratista que haga dos carriles y al otro que haga los otros dos? Eso no es posible", argumentó el jerarca.

Los siete kilómetros de la punta norte forman parte de los 44 km de la carretera entre Naranjo y San Carlos, la cual acortaría en 45 minutos el viaje a la zona norte desde San José. El proyecto se ideó hace 48 años pero múltiples atrasos han impedido su concreción.

¿Qué dice el BID?

Fidel Jaramillo, representante del BID en Costa Rica, coincidió con el ministro en que sería inconveniente tener dos contratistas.

"Hay que tener bien claro cuál es el rol del BID y cuál es el rol del Gobierno y su unidad ejecutora. La responsabilidad sobre la ejecución del proyecto y todas las decisiones que se dan en el marco de la gestión no corresponden al Banco, sino que corresponden al Gobierno.

"Nosotros no tenemos responsabilidades sobre el día al día del proyecto, esos son decisiones del Gobierno y nosotros, obviamente, cuando se dan cambios importantes, nos piden una solicitud de no objeción y nosotros analizamos si la damos o no la damos, ese es nuestro rol", aseveró Jaramillo.

La normativa de adquisiciones del BID establece que cualquier cambio en el contrato que exceda el 15% del monto original debe contar con el trámite denominado "no objeción".

Al solicitar la autorización al BID, el Conavi enfatizó que el presupuesto conseguido (¢20.950 milones) es 6,5% menor al previsto por el Estado.

El vocero añadió que varios técnicos del BID visitaron el país en enero para revisar la documentación de esta obra y recomendaron dar la "no objeción" para el cambio de dos a cuatro carriles, al considerar que el proyecto es económicamente viable. 

Proyecto vial tiene un 40% de avance (WILLIAM SÁNCHEZ, CARLOS FONSECA Y DIEGO BOSQUE / LA NACIÓN)

¿Qué pasará?

Carlos Villalta, ministro del MOPT, aseguró que en las próximas semanas se reactivarán los trabajos entre La Abundancia y Florencia con el objetivo de finalizar antes del cambio de gobierno. 

El pasado 1.° de febrero, tanto Villalta como Mauricio Herrera, ministro de Comunicación, rindieron un informe sobre el proyecto en la Municipalidad de San Carlos. Ese día reconocieron atrasos en el tramo central (Sifón de San Ramón-La Abundancia de San Carlos) y aseguraron que "harían todo lo posible" para terminar la sección norte y dejar financiada la sección sur (Naranjo-Sifón).

Datos (Diseño LN)

 La Asociación Pro Carretera Norte reservó el auditorio de la Cámara de Ganaderos de la Zona Norte para que el presidente Luis Guillermo Solís rinda explicaciones sobre la carretera en los próximos días, pero aún no hay fecha para el encuentro.

  • Comparta este artículo
Nacional

MOPT triplicó costo de contrato de vía a San Carlos sin abrir licitación pública

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota