Nacional

Arrastra déficit más alto del país: ¢253 millones

Limón: desorden y corrupción asfixian a municipio

Actualizado el 10 de mayo de 2004 a las 12:00 am

Alcalde teme que el ayuntamiento colapse en dos años

Nacional

Limón: desorden y corrupción asfixian a municipio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                          Desde mañana  se definirán las zonas de estacionamiento en las calles de Limón, por lo que cada conductor tendrá que pagar ¢225 a la Municipalidad  por cada hora de aparcamiento. Con esa medida,  el ayuntamiento espera recaudar al menos  ¢80 millones por año. FUENTE.  |           CARLOS LEóN  /LA NACIÓN
ampliar
Desde mañana se definirán las zonas de estacionamiento en las calles de Limón, por lo que cada conductor tendrá que pagar ¢225 a la Municipalidad por cada hora de aparcamiento. Con esa medida, el ayuntamiento espera recaudar al menos ¢80 millones por año. FUENTE. | CARLOS LEóN /LA NACIÓN

Limón. La falta de cobro adecuado de los impuestos y servicios, así como la corrupción de algunos funcionarios, tienen a la Municipalidad de Limón en números rojos, casi a punto de quebrar.

La situación, que sus autoridades reconocen, es tal que ha obligado a estas a estudiar cambios para revertir la crisis.

Desde hace cinco años, el ayuntamiento arrastra un déficit (más gastos que ingresos) de ¢253 millones, según la Contraloría General de la República.

Es el más alto de los 81 cantones, pues el segundo es el de Puntarenas, que llega a ¢95 millones.

Limón carece de planificación adecuada –dijo la Contraloría–, por lo cual le advirtió que no le aprobará más presupuestos mientras no haga modificaciones.

“Los recursos corrientes son insuficientes para atender sus necesidades ordinarias y ha pospuesto el traslado de recursos a otras organizaciones locales.

“Eso es reflejo de una administración carente de un proceso ordenado de planificación, débil gestión administrativa y un frágil sistema de control interno”, consignó la Contraloría en su memoria sobre el 2003.

La crisis financiera se refleja en la casi total ausencia de obras comunales, reconoció el presidente del Concejo, Francisco Álvarez.

“Antes se ayudaba a los más pobres por parte de la Municipalidad, pero ahora no”, lamentó.

Afirmó que la corrupción interna agrava la crisis municipal.

Señaló: “Hay muchas construcciones sin permiso y puede haber corrupción. Los mismos regidores salimos a inspeccionar y encontramos patentes gemeleadas (un permiso lo utilizan dos negocios diferentes)”.

El alcalde, Róger Rivera, reconoció que sí existe corrupción.

“Aquí hay anarquía total, muchas veces la gente no respeta los procedimientos: quieren abrir negocios sin patentes, construir sin permisos, hay ventas ambulantes y se estacionan en cualquier sitio. Algunos funcionarios se han prestado para dejar que esas actividades funcionen sin permiso”, dijo.

Además, el sistema informático es inseguro –advirtió– pues casi cualquier persona puede ingresar a la base de datos y borrar las deudas de los contribuyentes.

“Algunas personas pagaban a un funcionario para que les borre las deudas y ese dinero no ingresa al ayuntamiento, pero en junio entrará a operar un sistema con claves”, puntualizó el Alcalde.

Cobro pasivo

Los limonenses adeudan al municipio unos ¢467 millones, principalmente por recolección de basura.

“Algunos no pagan porque viven en barrios que han sido precarios y no están registrados, pero se les da los servicios”, expresó.

Por su lado, Álvarez criticó la pasividad municipal en el cobro de servicios y tributos.

“La Municipalidad no ha sido agresiva en el cobro. Venir a pagar a Limón desmotiva a la gente porque hay dos cajeros y los ciudadanos se devuelven al ver fila.

“Se debe abrir oficinas en los distritos y enviar los recibos a las casas. Ya se empezó en el distrito del Valle de la Estrella, donde los inspectores realizan cobros a los deudores”, aseveró Álvarez.

Por su lado, algunos dirigentes comunales aducen que los vecinos no pagan porque desconfían de la Municipalidad.

Otros problema es que algunas propiedades están declaradas con valores muy bajos.

La Contraloría halló una propiedad valorada en ¢3 millones en el Registro de la Propiedad, pero ante el municipio tiene un valor de ¢573.000, por lo que paga menos impuesto de bienes inmuebles.

Acciones

Ante tal observación, Rivera dijo que inspeccionan las propiedades para actualizar su valor.

“En junio tendremos listo un estudio para actualizar las tarifas de las patentes”, indicó.

El Alcalde anunció que pedirán al Congreso que autorice a cobrar $1 a cada turista que llega en los cruceros, con el fin de embellecer la ciudad. Solo el año pasado arribaron 300.000 extranjeros.

“Si no hacemos cambios, el ayuntamiento colapsará en dos años. Tenemos otra actitud y espero que superemos la crisis”, dijo.

  • Comparta este artículo
Nacional

Limón: desorden y corrupción asfixian a municipio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota