Nacional

Edgardo Araya, jefe del Frente Amplio: "No vamos a defender lo indefendible de los salarios públicos"

Actualizado el 16 de mayo de 2016 a las 12:15 am

El nuevo jefe de fracción del Frente Amplio, Edgardo Araya, hace una valoración de la posición de su partido frente a la discusión sobre el gasto estatal y los salarios de los empleados, así como de su relación con el PAC.

Nacional

Edgardo Araya, jefe del Frente Amplio: "No vamos a defender lo indefendible de los salarios públicos"

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El jefe de la fracción legislativa del Frente Amplio, Edgardo Araya Sibaja. (Diana Méndez.)

Añora el tiempo en que podía dedicarse a la montaña y la tierra, en su natal San Carlos; también las horas que podía invertir en el aprendizaje del violonchelo, a ver películas de Marvel o a leer libros de aventuras. Hoy, con menos cabello en el rostro que su antecesor (Gerardo Vargas Varela), el nuevo jefe del Frente Amplio, Edgardo Araya, se enfrenta al que podría ser el año más duro en la discusión fiscal promovida por el Gobierno.

Esta es la entrevista con el legislador.

¿Qué piensa de la inclinación de la diputada Patricia Mora en favor de la iniciativa sobre pluses de Sandra Piszk?

Es normal, porque ella la ha venido trabajando con Sandra. Uno defiende lo que ha trabajado, lo que conoce.

¿Eso impregnaría a todo el FA para el ordenamiento de las retribuciones? Usted, como abogado, sabe que no todos los pluses son derechos adquiridos.

No necesariamente.

¿Se inclinaría por el plan de Sandra Piszk (19.506), mejor que por el 19.923 (Ley para la Racionalización del Gasto Público?

Es que el 19.923 es una ocurrencia. Hicieron un rejuntado y no es serio. Sobre el otro, nosotros aquí trabajamos con un principio: en las comisiones donde hay diputados nuestros que han trabajado un proyecto, diay, vamos a apoyarlo. Va a llegar un momento en que eso llegue a fracción y el diputado lo va a defender y la fracción deberá tomar una decisión. En el tema de estas cuestiones laborales, habrá que tomar una decisión en algún momento.

¿Ustedes no trabajan como los cristianos, llenar de mociones un proyecto y decir no sale, porque no sale?

Nosotros hemos rajado -dicho en sancarleño- de que cuando presentamos mociones a un proyecto, son mociones que tienen sentido. Es el principal criterio, no para ponerle una coma, quitarle comas, poner una palabra en un lado u otro. Cuando nosotros ponemos objeciones a un proyecto es por cuestiones de fondo.

El bloque opositor ha planteado quitar el capítulo suyo sobre regla fiscal y acoger el del Gobierno.

Primero hay que preguntar: quién era el demagogo, quiénes los mentirosos, los poco serios, los que no hacíamos política de altura. Todo eso le dijeron al FA y a Edgardo Araya esta última semana, por denunciar esa regla fiscal.

PUBLICIDAD

"Ahora, salen a decir que cambian una por otra. Entonces teníamos razón. En cuanto a la regla fiscal del Gobierno, la estamos analizando. Encontramos algunas cosas positivas, por ejemplo, desengancharla cuando la economía vaya mal, pero nos preocupa el congelamiento de los salarios y que insistamos en solo hablar de gasto.

"La única manera de resolver este tema es con una propuesta integral y que el Frente Amplio la tiene. No nos han dado la posibilidad de compartirla, proponerla y de escuchar lo que piensan de nuestra propuesta, que digan si es absurda, si no les parece".

¿Cuál es su teoría de que al FA no se le escuche?

Hay una tendencia a invisibilizarnos. Podríamos estar diciendo verdades a sectores que no les agrade mucho. Tal vez, decimos cosas que no se dicen normalmente.

¿Cuáles?

Decimos que hay que poner a pagar impuestos a los que no pagan, tenemos que meter en cintura al gran capital que no paga impuestos o que proporcionalmente paga menos que otras clases. Decimos que a veces no se informa, sino que se desinforma (los medios de comunicación). Notamos que hay un hecho objetivo, que en las notas de prensa en general se menciona a todos menos a nosotros. Se les da más cobertura a sectores que son menos representativos en la Asamblea que nosotros.

¿Ven algún objetivo electoral en esto?

Pues sí, una intención de invisibilizarnos para que la gente no pueda tener un criterio de lo que estamos haciendo aquí. Incluso militantes nos hacen reclamos de cosas que creen que no estamos haciendo, porque si no salimos en ciertos medios, que ve muchísima gente, pues en este país no pasan cosas, a veces, si no pasan por ahí.

"Pero no hay que cruzar los brazos y decir que no nos dan pelota, sino seguir haciendo un esfuerzo importante para comunicarnos con la gente. Que se den cuenta de que somos un partido con vocación de gobierno y si llegamos al gobierno, no es el apocalipsis ni se va a acabar nada. Habrá un estilo diferente de hacer gobierno".

Uno puede decir que el PAC tendría muy pocas posibilidades para el 2018. ¿Hay posibilidad de que convenios como el firmado el 1.º de mayo les faciliten presentarse juntos a elecciones nacionales, con un solo candidato?

PUBLICIDAD

Antes de la campaña del 2014, hubo un esfuerzo muy fuerte; estuvimos muy cerca de ir en una sola coalición. Eso no significa que seamos lo mismo. El riesgo de nuestra posición, lo perverso es que se nos peguen las pulgas, los problemas del Gobierno, lo malo que haga. Pero hay cosas en las que no estamos de acuerdo y por eso somos partidos distintos. Yo siento que el PAC a veces se asusta un poco, de que lo relacionen con el Frente Amplio.

"Pero no puede descartar ese tipo de alianzas, como se intentaron en el 2014. Estamos convencidos de que necesitamos sumar. Todas las fuerzas progresistas de este país necesitan hacer un esfuerzo enorme, para ir todas en una sola dirección y tener posibilidades de hacer gobierno. Si no se logra, vamos con nuestra propuesta".

Si el PAC tiende a ser un partido asustadizo, en muchos ámbitos y en muchos sentidos, ¿podría ser riesgoso para un candidato del Frente Amplio ir a elecciones con un PAC así?

Sí, todo eso hay que considerarlo en una negociación, pero estamos muy lejos de eso, falta mucho. Tiene que pasar muchísima agua bajo el puente, en estos dos años, por lo menos este año.

En un año, estamos eligiendo candidatos.

Pero en este año pueden pasar un montón de cosas.

Acercamientos y lejanías.

Traiciones o no, confianzas o no.

Los diputados del PAC leyeron el convenio. Hay una fotografía donde se ve al diputado Marvin Atencio leyendo. ¿Cuánto enrarece la discusión el hecho de que la jefa de fracción de PAC diga una cosa, el Gobierno diga otra y que ante los otros partidos ellos digan tal vez otra cosa y que en el PAC haya diputados que ataquen ese convenio?

A nosotros nos queda claro que en lo fundamental estamos de acuerdo, más allá de los detalles del documento. No es un tema del PAC. Liberación lo sufre, la Unidad lo sufre, nosotros también. Dentro de la misma fracción hay tensiones, corrientes. De manera que no sorprende que haya gente incómoda, como es probable que en Liberación haya gente que no esté de acuerdo con esa alianza opositora.

Pero, ¿cómo lidian con ese PAC que firmó con ustedes?

Como lo estamos haciendo. O sea.

¿Ustedes no son una pareja irritable que le exigen a su contraparte ser consecuente siempre y atenerse al documento?

Eso sería caer en la provocación, porque hay una intención. ¿Por qué nadie habla de cómo van a hacer en esa alianza "PLUSC-evangélico-libertaria" para el tema de fraude fiscal? Porque tienen una bronca con el tema del registro de accionistas. Cómo van a compatibilizar lo que quiere Otto (Guevara) con lo que quiere Liberación, si el PLN ya lo había acordado con el Frente Amplio y con el PAC. Si en Hacendarios, el Frente Amplio, el PAC, Liberación y don Jorge Rodríguez, del PUSC, estábamos caminando hacia una misma dirección y habíamos llegado a un acuerdo con lo del registro de accionistas. ¿Por qué se insisten en que si el 13% o el 15% del IVA, que si Laura Garro no le preguntó al presidente.  Es un problema del PAC.

"Nosotros entendemos que en lo fundamental, en una propuesta solidaria, progresiva. Estamos de acuerdo con Carmen Quesada, con el PAC, con el FA y, ojo, con un sector importante del PLN".

Pero el PLN no se atreve a firmar algo así con ustedes...

No se atreve a firmar, pero ese sector más social demócrata que tiene Liberación Nacional, le aseguro que está de acuerdo con nosotros. Se lo aseguro.

¿Qué pasaría si el PAC cambia de opinión y negocia con la oposición sobre responsabilidad fiscal y pluses bajo un panorama que a ustedes no les guste?

Diay, habría que verlo, no me atrevo a opinar hasta que suceda. Yo puedo entender que el Gobierno y el PAC estén metidos en un zapato. Hay que reconocer el trabajo que han hecho, con una fracción como esta,  tratar de compaginar a lo interno y con las demás, que además hay de todos los gustos, colores y sabores que usted quiera, más el Gobierno, es muy complicado.

"No se le puede quedar bien a Dios y al diablo. Habría que ver qué tipo de incumplimiento. Si el PAC acepta algo sumamente regresivo, pues ya no estaríamos en la onda de la reforma fiscal integral, progresiva, justa y solidaria".

¿Cómo evalúan la posición de Luis Guillermo Solís en los últimos días sobre responsabilidad fiscal y lo que se desgrana del informe presidencial sobre impuestos?

Han hecho un esfuerzo para contener el gasto, un esfuerzo sincero. Hay números que podrían decir que ha logrado algo. También él, como presidente, tiene la responsabilidad de hacer un equilibrio y tener cuidado con las reglas fiscales, para no generar demasiadas tensiones, ya sea hacia el lado del sector productivo o del empleo.

"Si está cumpliendo con los objetivos, ya eso es otra discusión".

¿Usted está de acuerdo en que haya pensiones de 8 millones, 10 millones de colones?

No, el Frente Amplio está totalmente en contra de eso.

¿Por qué?

Estamos hablando de pensiones del sector público. Precisamente, esas son las goyerías, los privilegios odiosos por los que paga todo el resto del empleado público. Por esos salarios de lujo, de esos jerarcas de lujo que ganan ese montón de plata…

Pero algunos no son jerarcas, sino profesores u otra cosa.

Bueno, es que eso es otra cosa. Hay que puntualizar dónde están, quiénes son, porque ahí empiezan a pagar justos por pecadores. Hay maestros que no tienen salarios de lujo que me han contado que en los restaurantes  y bares hay gente que los increpa y casi los tratan de sinvergüenzas.

"Estamos absolutamente en contra de esos salarios desproporcionados y tenemos proyectos para regular los salariazos de los altos jerarcas. Esa es una de nuestras propuestas, ponerles tope e impuestos a esas pensiones de lujo".

¿Qué piensa de que los pluses en el sector público pesen más que los salarios base?

El error que se comete es generalizarlo todo. De qué pluses estamos hablando y en qué sectores. Es el problema y el defecto que les encontramos a todos estos proyectos de ley, que todos cortan parejo, y no hacen diferencia si apenas la persona tiene un medio ingresito digno o si, efectivamente, está dentro de esos que existen, que no los negamos y que no los vamos a defender, que sean desproporcionados con esos ajustes.

"No defendemos eso, lo vamos a atacar y controlar, pero de manera razonable, debidamente localizado, que no pague el justo por el pecador".

Tanto generaliza el bloque opositor como los sindicalistas, que se oponen totalmente a los proyectos sobre pluses y no aceptan que haya que regular ciertas goyerías. Las generalizaciones están de los dos lados.

Pero eso es problema de los sindicatos, no del Frente Amplio.

¿Pero no hay que decirlo también? Es más, en el convenio ustedes hablan de la oposición total a varios proyectos de ley sobre pensiones, pluses salariales y empleo público.

Es que nosotros tenemos proyectos para eso. El tema es que nosotros no estamos en contra de regular eso, pero la forma en que vayan a regularlo, ahí es donde estamos en desacuerdo, porque meten a todo el mundo dentro de la misma canasta.

Entonces hay vanidad de las dos partes. Ellos quieren que avancen los proyectos de ellos, ustedes los de ustedes.

Yo creo que lo que hace falta es sentarse a conversar, usted tiene razón en eso.

Quitarse la vanidad.

Vamos a ver, estos son mis proyectos. Pero vaya a ver cuándo nos buscan a nosotros para eso. Es que también, volvermos a lo que decía antes: echan para adelante, tratan de romper y de jalar al PAC del Gobierno y pasarle por encima al Frente Amplio. Nadie se sienta a decir que el Frente Amplio tiene algunas propuestas interesantes para todo eso. Ese ánimo no existe, aunque nosotros lo pedimos, para llegar a un gran acuerdo nacional.

¿Cómo encuentra usted la casa que por dos años tuvo que limpiar Gerardo Vargas?

El jefe de fracción que diga que va a llamar al orden o de que va a ajustar, le va a llover y ya así uno no funciona. Cada persona tiene su estilo. Gerardo tiene su estilo y yo se lo reconocí en el discurso del 1.° de mayo. Este año es durísimo, pero a Gerardo le tocó la parte más complicada, que es el aprendizaje. A él le tocaron broncas y creo que lo hizo bien. Todos cometemos errores y no sé cuántas veces en estos diez días habré metido los escarpines y no sé cuántas veces faltará por meter, pero a Gerardo le tocó una cuestión muy problemática y lo hizo bien.

¿Cuán diferente es su estilo al de él?

Es complicado comparar eso, cada uno tiene sus percepciones. Eso hay que preguntárselo a gente de fuera, que puede medir. Yo tengo diez días, versus dos años, es como difícil.

¿Cómo se considera a usted mismo?

Yo -considero- trato de ser más inclusivo. No estoy diciendo que Gerardo no lo hiciera. Yo lo dije en el discurso: preguntar mucho, hablar mucho, consultar mucho. Que nadie se sienta ajeno, fuera. Eso es sumamente desgastante. Trato de delegar, hay mucho trabajo y trato de que más gente me ayude. Hablar mucho, negociar mucho, aquí se viene a conversar.

¿Le pesó negativamente a Gerardo Vargas haber votado por Celso Gamboa para magistrado de la Sala III?

¿Para la elección de la jefatura? No, ya con Gerardo era un tema que, incluso hasta por la salud de él. Dos años, si yo llevo diez días y ya estoy a punto de parar en loco. Ahora imagínese dos años, es muy fuerte, un asunto de salud mental y física. Nos preocupaba Gerardo. Por algo este puesto cambia cada año.

El secretario general del FA, Rodolfo Ulloa, dijo en su momento que Ligia Fallas estaba haciendo un grupo trotskista y que eso no era muy bien recibido. ¿Cómo va a manejar eso?

Doña Ligia tiene, como cualquier otro diputado, libertad de recibir a quien quiera en su despacho y reunirse con quien quiera. Es parte consustancial a ser diputado.

¿No representa un riesgo para la estructuralidad del partido?

No, este es un partido fuerte, vigoroso, si nos vamos a poner muy exquisitos... Yo entiendo que pueda haber preocupaciones, alertas, pero el diputado es libre de reunirse en su despacho con quien quiera.

Pero no es libre de actuar a contrapelo de principios del partido, como podría ser el caso de Carlos Hernández, que le queda a usted como herencia.

Para eso está el Tribunal de Ética del partido, es el órgano por excelencia que dirá si un militante se conformó o no con las reglas éticas. Entonces esperaremos.

Quiero regresar, para cerrar, al tema de los pluses. ¿Las anualidades son, para usted, un derecho o un premio a la labor de un empleado?

Yo tengo que decir que la anualidad nació con esa intención, era un estímulo. Si es derecho adquirido o no, habría que ver qué han dicho los tribunales de trabajo, no lo sé, desde el punto de vista del derecho laboral. Hay que averiguar eso.

La UCR quiere bajarlas de 5,5% a 3%. ¿Usted estaría de acuerdo si eso lo tuvieran que decidir los diputados?

Eso hay que verlo. Insisto. Nosotros no vamos a defender lo indefendible, las desproporciones de los salarios, las inequidades, eso hay que controlarlo. Pero localicémoslos, focalicémoslos y controlémoslos. Que no paguen los justos por los pecadores.

  • Comparta este artículo
Nacional

Edgardo Araya, jefe del Frente Amplio: "No vamos a defender lo indefendible de los salarios públicos"

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Aarón Sequeira

aaron.sequeira@nacion.com

Periodista de Política

Periodista encargado de la cobertura legislativa en la sección de Política. Bachiller en Filología Clásica de la Universidad de Costa Rica. Investiga y escribe sobre negociaciones políticas, pactos partidarios y proyectos de ley de impacto nacional.

Ver comentarios
Regresar a la nota