Nacional

Edificios y oficinas se quedan vacías

Desorden ahuyenta a inquilinos del centro josefino

Actualizado el 20 de octubre de 2002 a las 12:00 am

Valoran acciones para repoblar y mejorar la capital

Nacional

Desorden ahuyenta a inquilinos del centro josefino

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cada vez es más frecuente observar en San José edificios vacíos, deteriorados, sin ningún atractivo para eventuales inquilinos.

Uno de esos casos es el edificio Caribe, ubicado 50 metros al oeste del parque Central y donde funcionó la Municipalidad de San José hasta 1997.

La estructura está desocupada al tiempo que sus dueños continúan invirtiendo en su mantenimiento y cuido, según admitió Martín Salazar, quien es representante de los propietarios. nota aparte.

¿A qué se debe que San José pierda inquilinos? Las posibles respuestas son múltiples.

Para el arquitecto Eduardo Brenes Mata, secretario técnico del Plan Nacional de Desarrollo Urbano, la causa principal es que nunca antes hubo un plan de crecimiento con visión de conjunto.

Los propietarios de inmuebles, comerciantes, corredores de bienes raíces y funcionarios públicos esgrimen otras razones.

Consideran que también inciden la congestión vial, la falta de parqueos, la contaminación, la inseguridad ciudadana y las ventas callejeras, entre otros.

La fuga

Se calcula que desde la década de los años 70 comenzó la fuga de habitantes de los cuatro distritos centrales del cantón de San José (Carmen, Merced, Hospital y Catedral) hacia otros puntos periféricos.

De acuerdo con el Censo Nacional del 2000, el crecimiento de población en estos sectores es de menos 1,37 por ciento anual.

La gran cantidad de comercios y la falta de rutas intersectoriales provocaron un creciente congestionamiento y la inseguridad.

Con esta transformación coincidió un cambio normativo. La Ley de Inquilinato de 1939, que era muy proteccionista para el inquilino, fue sustituida en julio de 1995 por la Ley de Arrendamientos Urbanos y Suburbanos .

La nueva legislación permitió a los propietarios adecuar el precio de sus alquileres y facilitó los desahucios pendientes.

Emilia Piza, presidenta de la Cámara de Corredores de Bienes Raíces, asegura que el problema es que ya en ese año muchas estructuras estaban descuidadas porque los dueños nunca tuvieron ganancias ni el incentivo para darles mantenimiento.

A ello hay que agregar el caos vial.

De acuerdo con datos suministrados por el director de Urbanismo de la Municipalidad de San José, Vladimir Klotchkov, se calcula que un 20 por ciento de las personas que vienen a la capital es solo para tomar otros autobuses y poco más de la mitad de los vehículos solo la atraviesan.

Entre tanto, los ocupantes de las oficinas optaron por buscar lugares menos contaminados, más seguros y donde sus clientes pudieran parquear.

Poco a poco se fueron trasladando a barrios periféricos o a los grandes complejos de oficinas que surgieron, principalmente, al oeste de la capital.

“Las pérdidas son cuantiosas porque los impuestos siguen corriendo y la inversión en el bien inmueble sin alquilar”, apuntó Bernardino Bravo, presidente de la Cámara de Propietarios de Bienes Inmuebles.

De seguir así, también el comercio podría huir.

“El comercio está donde vive y trabaja la gente. Si se van unos y otros, el comercio también se irá”, advirtió Emilio Bruce, presidente de la Cámara de Comercio.

Las cifras que ofrece el Departamento de Patentes no dan pie para pensar en un éxodo a corto plazo toda vez que de enero a setiembre del año 2001 se dieron 2.339 permisos y en el mismo período de este año suman 3.473.

Deterioro y rescate

Ante este panorama surge la pregunta: ¿qué se puede hacer?

Entre las primeras acciones la Municipalidad josefina impulsa el embellecimiento de parques y la creación de bulevares para el esparcimiento de los transeúntes.

“Lo que estamos tratando es de venderla como una ciudad agradable, con una escala apropiada de fluido de circulación, con transporte público, con paseos peatonales y una masa de edificios arquitectónicamente muy agradables (...) Hay que poner a San José de moda”, expresó Brenes.

Mientras eso es posible, el Ministerio de Obras Públicas y Tranportes (MOPT) y el Ministerio de Seguridad Pública aseguran que tienen en ejecución medidas urgentes para mejorar el tránsito y la seguridad ciudadana, respectivamente.

La viceministra de Obras Públicas, Karla González, destacó como prioridades el plan de sectorización de autobuses para sacar gran parte del transporte masivo de la capital.

No obstante, dijo, la Municipalidad debe autorizar los puntos donde se instalarán las paradas de buses, así como la cantidad de vendedores ambulantes que pueden ejercer su labor.

Eduardo Guzmán, jefe de la Policía Metropolitana de Proximidad, aseguró que con la ayuda de expertos han logrado definir focos de delincuencia, con lo cual aumentó la efectividad de los 490 policías que a pie, en bicicleta, moto y en patrulla vigilan los cuatro distritos mencionados.

En este momento, ese cuerpo policial y otras instituciones se han unido para detener a antisociales que merodean o habitan lotes baldíos o “hoteles de mala muerte”, agregó Guzmán.

Por otra parte, las autoridades hablan de un proyecto para el repoblamiento o densificación de San José, el cual forma parte del plan urbano de la Gran Área Metropolitana (entre Paraíso de Cartago y San Ramón de Alajuela), en conjunto con otros 30 iniciativas cantonales.

Se procura un reordenamiento vial para evitar la congestión automotor, el funcionamiento de un transporte masivo moderno y económicamente accesible.

También planean el rediseño de los edificios para rehabitarlos y convertir algunos en condominios.

Otro aspecto que contemplan es mejorar el tratamiento de aguas negras, rescate de los ríos y una red eléctrica subterránea óptima (a cargo de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz).

  • Comparta este artículo
Nacional

Desorden ahuyenta a inquilinos del centro josefino

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota