Nacional

Estero y zonas pobladas están bajo amenaza de sedimentos

Científicos foráneos estudian cómo salvar carretera en Caldera

Actualizado el 19 de julio de 2013 a las 12:00 am

Convenio con ONU Hábitat trajo expertos de Holanda y de Estados Unidos

Inundaciones y rompimiento de diques preocupan al ayuntamiento

Nacional

Científicos foráneos estudian cómo salvar carretera en Caldera

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Nuria Vargas recorre un anexo a su casa, que se vio afectada. | PABLO MONTIEL.

Puntarenas. Un panel de expertos internacionales llegó al país esta semana con una misión: estudiar el ecosistema y las mareas en la costa pacífica para buscar una solución al acumulamiento de arenas y sedimentos en el litoral.

Ese fenómeno ha sido el causante del debilitamiento de diques, inundaciones en zonas pobladas, marejadas de arena, daños en el estero y la constante amenaza de la vía que comunica a Caldera con la ciudad de Puntarenas.

El holandés Niels van den Berg (izquierda), uno de los cinco expertos internacionales, habló con el ingeniero tico Henry Alfaro, del MOPT.  | PABLO MONTIEL.
ampliar
El holandés Niels van den Berg (izquierda), uno de los cinco expertos internacionales, habló con el ingeniero tico Henry Alfaro, del MOPT. | PABLO MONTIEL.

“En Caldera, el problema más importante son unos 300 metros de calle que pasan muy cerca de la playa y podrían ser vulnerables”, apuntó Henry Alfaro, ingeniero del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) y de la Universidad de Costa Rica (UCR).

El continuo embate del mar puede poner en peligro asentamientos en toda la costa, como ya lo hizo el 3 de agosto del 2012 en Caldera ( ) o incluso dañar la vía que comunica este puerto con Puntarenas, lo que afectaría el comercio y turismo.

Un estudio de la UCR señaló, en diciembre del 2012, el riesgo de que la corriente barra con La Angostura de Puntarenas y el centro del cantón se convierta en una isla

El arrastre de material por parte de las corrientes marinas es un proceso normal, pero ahora se ha visto agravado por situaciones como el cambio climático y el descenso de la costa causado por el terremoto ocurrido en setiembre, en Nicoya.

Por esa razón, desde el lunes 15 de julio, cuatro hombres y una mujer provenientes de Holanda y de Estados Unidos se pasean desde el estero de Puntarenas hasta el rompeolas de Caldera fotografiando todo a su paso.

Tras una solución. Aunque parecen turistas por su anteojos oscuros y las marcas de bloqueador solar en sus mejillas, no lo son.

Son cinco expertos internacionales, especialistas en diversos campos –desde geomorfología costera hasta ingeniería de manejo de residuos– que están en el país patrocinados por ONU Habitat e invitados por la Municipalidad de Puntarenas para analizar la situación de riesgo en la zona.

El equipo científico llegó por medio del acuerdo Shelter, que tiene la organización internacional con la empresa transnacional de ingeniería marítima Arcadis.

PUBLICIDAD

La alcaldesa interina de Puntarenas, Aura Jiménez, asistió el año pasado a un taller en Holanda sobre gestión de riesgo, organizado por ONU Hábitat. De ahí surgió la idea de pedir apoyo internacional para salvar la costa.

La solicitud al acuerdo Shelter fue puntual: se necesitaba un equipo especializado en sedimentos de estero y costa, muros de contención, contaminaciones por aguas residuales, inundaciones y estudios hidráulicos.

“Estamos aquí para hablar con los expertos locales y ofrecer nuestro consejo”, apuntó Neils van den Berg, especialista en geomorfología costera. A él lo acompañan Robert Daoust (coordinador de misión), Irina Calante, Feleke Arega y Edward Basmadjian.

Local. Al panel de expertos internacionales lo acompaña un grupo de ingenieros nacionales de la Municipalidad de Puntarenas, el MOPT y la UCR.

Estos profesionales costarricenses ya han analizado el problema con anterioridad e incluso han planteado alternativas que van desde la construcción de nuevos diques hasta el rediseño del trazado vial. Las soluciones no son excluyentes, pero debe haber consenso.

“Es más fácil y barato mover el trazado de la calle y reubicar a los habitantes que hacer un dique. La gente no tiene idea lo caro que es un dique”, explicó el ingeniero marítimo de la UCR, Georges Govaere.

Por eso es vital el aporte que hagan los extranjeros, pues su experiencia internacional –en casos similares en Haití, Senegal o Mozambique – les da autoridad técnica para ofrecer soluciones.

Desde el lunes han visitado el estero de Puntarenas, el Hotel Double Tree (donde un malecón modificó el ancho de playa, lo que implicó menos inundaciones al hotel), las instalaciones del puerto de Caldera y otras zonas costeras.

Los expertos darán un primer criterio hoy a las 2 p.m., en la sede de la UCR en Puntarenas. Días después, rendirá un informe final.

  • Comparta este artículo
Nacional

Científicos foráneos estudian cómo salvar carretera en Caldera

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota