Nacional

Cerró actividades masivas en el Paseo Colón

Chinchilla intenta ganar votos con optimismo y elogios a Arias

Actualizado el 01 de febrero de 2010 a las 12:00 am

 Candidata evita mencionar a sus rivales y prohíbe el descanso en PLN

 Mensaje político y entretenimiento convocaron a miles en vía josefina

Nacional

Chinchilla intenta ganar votos con optimismo y elogios a Arias

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

4668260024872554
Plaza Pública
                   El presidente del PLN, Francisco Antonio Pacheco, y la candidata presidencial, Laura Chinchilla, se hicieron acompañar de Muni Figueres para recordar los orígenes figueristas de la agrupación.  | ALBERT MARÍN
ampliar
El presidente del PLN, Francisco Antonio Pacheco, y la candidata presidencial, Laura Chinchilla, se hicieron acompañar de Muni Figueres para recordar los orígenes figueristas de la agrupación. | ALBERT MARÍN

Los mensajes de optimismo y las loas a la gestión del presidente Óscar Arias destacaron anoche en el último discurso de plaza pública que pronunció la candidata oficialista, Laura Chinchilla.

La aspirante del Partido Liberación Nacional (PLN) intentó así consolidar la diferencia de votos que, en su criterio, posee por encima de sus rivales Otto Guevara, del Movimiento Libertario, y Ottón Solís, del Partido Acción Ciudadana (PAC).

Ante miles de seguidores en pleno Paseo Colón, Chinchilla pronunció un discurso con metáforas llenas de ilusión, evitó mencionar a sus adversarios y repasó por encima sus propuestas de campaña en temas como educación, ambiente, ciencia, salud y, por supuesto, “seguridad, seguridad y seguridad”.

En la segunda parte del discurso, leído en su totalidad, Chinchilla citó lo que consideró logros de esta Administración, en la cual ella fue Vicepresidenta hasta octubre del 2008.

“Aunque la pequeñez de algunos les impide reconocer estos avances, hoy Costa Rica debe decir ‘Gracias, don Óscar Arias, por poner a Costa Rica a caminar de nuevo’”, leyó alzando la voz y apuntando con un dedo índice hacia adelante.

Después de leer otros pasajes de exaltación a Costa Rica y de oportunidades futuras, Chinchilla intentó atenuar el tono optimista para desmarcarse del triunfalismo que, como recordó días atrás, puso a sudar frío al PLN en la elección del 2006.

“Todavía nadie se ha ganado el derecho a descansar o a celebrar, mucho menos la candidata. Es tiempo de levantar una vez más la bandera del amor a nuestra patria y de salir a caminar a convencer hasta que nos duelan los pies y se nos quiebre la voz”, pidió la aspirante al filo de las 7 p. m.

Para acabar, expresó confianza en sus adeptos. “Lo vamos a hacer con la frente en alto, el pecho henchido, paso firme y hacia adelante, siempre hacia adelante”, manifestó con la intención de subrayar uno de sus lemas de campaña.

De blanco y en pantalón. Así finalizó un discurso leído desde un monitor y sin estrado, sola en la enorme tarima, de pie y vestida de blanco, con pantalón de ruedos anchos y zapatos de tacón bajo.

PUBLICIDAD

Las solapas verdes de la blusa vinculaban su atuendo con los cientos de banderas que se agitaron desde media tarde, cuando llegaron los pasajeros de decenas de autobuses de todas las provincias.

Entonces, Chinchilla saludó a los simpatizantes y empezó a recibir a los suyos: los candidatos a las vicepresidencias, Alfio Piva y Luis Liberman; su esposo, José María Rico; su hijo de igual nombre; su padre, Rafael Chinchilla, y su madre, Emilce Miranda. Todos estaban exultantes.

Para dar el cariz verdiblanco, salió el presidente del PLN, Francisco Antonio Pacheco, y, para recordar las raíces figueristas, la exministra Muni Figueres, también dispuesta a los aplausos.

Los saludos fueron el punto final ante una cantidad de seguidores menor que la que había dos horas antes. Desde las 6 p. m., cuando Chinchilla aún no aparecía sobre la tarima, se veían decenas de personas saliendo complacidos por el espectáculo que arrancó a las 2 p. m.

En ese momento, hablaba Luis Liberman, quien aprovechó para presentarse como un “socialdemócrata de toda la vida”.

Después lo siguió Piva, con su mensaje sobre ambiente y tecnología, sin lograr cautivar al público. Al menos tres veces debió parar de hablar porque la gente a coro gritaba “Laura, Laura, Laura”.

Antes, todo fue espectáculo y entretenimiento. Grupos de bailes modernos y folclóricos, malabaristas, payasos, un grupo de salsa, cantantes de música religiosa, pianistas y la Orquesta Filarmónica convirtieron al Paseo Colón en centro de entretenimiento del domingo, con una factura de más de $100.000, según Carlos Roversi, jefe de prensa del PLN.

Miembros del cuerpos de delgados del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) informaron de que todos los lineamientos se cumplieron.

Cuerpos de socorro debieron atender a una joven que convulsionó, mientras agentes de la Policía Municipal sacaron de la aglomeración a un muchacho que portaba un arma de fuego.

  • Comparta este artículo
Nacional

Chinchilla intenta ganar votos con optimismo y elogios a Arias

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota