Nacional

Cansancio y fe acompañan a romeros que suben el Ochomogo

Actualizado el 01 de agosto de 2013 a las 02:29 pm

Tránsito resguarda el recorrido de los feligreses hasta Cartago

Nacional

Cansancio y fe acompañan a romeros que suben el Ochomogo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Con maletines en su espalda, gorras y sombrillas, los peregrinos que van hacia la basílica de los Ángeles empiezan a sentir el dolor en las plantas de sus pies, camino a Cartago.

Feligreses de todas las edades llevan el paso de una ruta marcada por la devoción a La Negrita. Unos corren, otros cuentan chistes y otros llevan rosario en mano la oración a la Virgen.

En el camino, huele a cofal y en los kilómetros del recorrido varios hacen sus estaciones de descanso, que van desde una piedra hasta una parada de bus.

Romeros camina a buen ritmo pese al cansancio. Ochomogo, Cartago.
ampliar
Romeros camina a buen ritmo pese al cansancio. Ochomogo, Cartago. (Alberto Barrantes)

Cuesta arriba en el alto del Ochomogo, la llovizna obliga a algunos a sacar capas, mientras que otros le agradecen al tiempo su frescura.

"Uno podrá sentir dolor, en este trayecto ya uno va que le duele todo, pero cuando llegue a Cartago los dolores se van", dijo Mirna Agüero quien llevaba su traje café de carmelita rumbo a la basílica.

En el camino, la cantidad de fieles ponen a sufrir a los conductores que deben tener paciencia ante las presas de ida y regreso. Sin embargo, se mantienen activos los operativos de Tránsito y la vigilancia de nueve torres de Fuerza Pública.

Como parte de los operativos, las municipalidades hacen decomisos de todo tipo de productos de los vendedores ambulantes.

Si usted va camino en la romería, La Nación le ofrece una aplicación gratis en www.nacion.com/romeria para saber cuánto le falta para llegar a la basílica y además notificarlo en su perfil de Facebook.

  • Comparta este artículo
Nacional

Cansancio y fe acompañan a romeros que suben el Ochomogo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota