Nacional

CCSS pagó $7,6 millones por equipo médico innecesario

Actualizado el 21 de junio de 2006 a las 12:00 am

Nacional

CCSS pagó $7,6 millones por equipo médico innecesario

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                   Equipos de $13.552, como esta incubadora abierta del hospital San Vicente de Paul en Heredia, estuvieron meses sin estrenarse.  | ARCHIVO
ampliar
Equipos de $13.552, como esta incubadora abierta del hospital San Vicente de Paul en Heredia, estuvieron meses sin estrenarse. | ARCHIVO

La Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) pudo haberse ahorrado $7,6 millones de los $39,5 millones de la compra de equipo médico que hizo al consorcio finlandés Instrumentarium Medko Medical.

Así lo revelan dos pericias contables del 26 de mayo de este año que realizó la Sección de Delitos Económicos del OIJ, a solicitud de la Fiscalía de Delitos Económicos, Corrupción y Tributarios.

Los auditores del OIJ hallaron que, antes de que se concretara la compra de equipos finlandeses, las autoridades de cinco hospitales informaron a la Gerencia de Modernización de la CCSS de que rechazaban parte de los equipos que les estaban ofreciendo. A pesar de ello, la compra de equipos se mantuvo.

Los hospitales Max Peralta (Cartago), Blanco Cervantes (San José), Monseñor Sanabria (Puntarenas), San Vicente de Paul (Heredia) y el de Ciudad Neily habían rechazado equipos por $1.008.117.

Los auditores del OIJ puntualizaron, además, que al 30 de octubre del 2004 existían 344 equipos comprados por un valor de $6.602.936 que no habían sido estrenados o se encontraban sub utilizados por falta de recursos humanos para operarlos, o falta de infraestructura para la instalación.

En total, concluyeron que entre los equipos que habían sido rechazados y los que nunca se utilizaron o se subutilizaron, la Caja del Seguro Social podría haberse ahorrado un 19,3 por ciento de su dinero.

Reasignaron presupuesto. La compra original de equipos médicos que la CCSS iba a realizar a la compañía Intrumentarium Medko Medical era por $32 millones, pero en setiembre del 2003 la junta directiva decidió ampliar esa compra en $7,5 millones.

Para financiar esa ampliación, la CCSS modificó su presupuesto ordinario y reasignó fondos que originalmente tenía previsto para construir y mejorar sus edificios, así como para la compra de equipos de cómputo.

Los informes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) indican que el 26 de julio del 2004 la Dirección de Presupuesto de la CCSS notificó a la Gerencia Financiera que debía reasignar el destino que daría a ¢3.000 millones de su presupuesto ordinario.

El dinero se tomó de ocho partidas: ¢1.500 millones eran para comprar mercaderías y servicios, ¢200 millones eran para la Dirección de Arquitectura, ¢100 millones para compra de maquinaria y ¢1.200 millones para equipo de cómputo.

Un ingeniero clave. El informe de los auditores del OIJ destacó el papel que jugó el ingeniero Alfredo Azofeifa Alvarado, quien en noviembre del 2000 -luego de un viaje a Finlandia- confeccionó las primeras listas de equipos que la CCSS podría comprar para modernizar sus hospitales.

En julio del 2004 Azofeifa dijo a a la auditoría de la CCSS que entre las empresas finlandesas que había visitado, antes de hacer la lista original de equipos, estaban Tunturi, Franke, Itka, Konelab, Fimet, Finnagua e Instrumentarium.

El informe del OIJ revela ahora que, de ellas, solo Instrumentarium Medko vendía equipo médico como el requerido por la CCSS. El resto eran firmas dedicadas a fabricar equipo de cocina, instrumentos dentales o de análisis químicos.

En enero del 2002 la Gerencia de Modernización de la CCSS contrató nuevamente a Azofeifa para elaborar el cartel de licitación y para recomendar técnicamente la adjudicación de la compra.

Por último, Azofeifa fue contratado por la CCSS para evaluar cuáles equipos comprar con dinero que se destinaría a la ampliación.

  • Comparta este artículo
Nacional

CCSS pagó $7,6 millones por equipo médico innecesario

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota