Nacional

Alumnos de la escuela de San Rafael de Varablanca reciben clases, pero sin actos cívicos ni juegos

Actualizado el 10 de agosto de 2013 a las 12:00 am

Nacional

Alumnos de la escuela de San Rafael de Varablanca reciben clases, pero sin actos cívicos ni juegos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

San Rafael de Varablanca. La ilusión de aprender no se ha apagado para los 33 escolares de esta rural comunidad. Tampoco se ha marchitado la pasión por enseñar que mueve a las maestras, Marielos Meléndez y Nelly Umaña.

Conociendo las penurias que alumnos y docentes han pasado desde que el terremoto los dejó sin escuela, su actitud es admirable.

Hoy el mayor inconveniente es que reciben clases apiñados en un salón de la iglesia donde se improvisaron pequeñas aulas.

El comedor es el Ebáis. Por lo tanto, cuando hay visita de los médicos se les debe preparar un almuerzo ligero a los niños.

Meléndez narra que ante la falta de espacio en la clase, han tenido que suspender los actos cívicos o celebrarlos en “miniatura” .

Los niños tienen prohibido jugar fuera del aula porque la iglesia tiene grandes ventanales de vidrio y temen algún accidente.

“Como a la par están los niños del kínder, cuando ellos cantan, los míos no ponen atención o les cuesta mucho concentrarse”, explicó la educadora.

La maestra del kínder, Nelly Umaña, también ha tenido que reducir los cantos y las dinámicas con los pequeños.

Provisional. Los primeros cuatro años desde la tragedia los niños recibían clases en aulas de madera donadas por la ONG Un Techo para mi País. Las paredes estaban húmedas y con la lluvia todo se anegaba, por lo que el Ministerio de Salud los obligó a desalojar.

Parece que la solución definitiva no llegará antes del próximo curso lectivo. “La escuela cuenta con los casi ¢180 millones para que sea construida. ¿En qué ha estado todo el atraso? En la tramitología”, comentó Meléndez.

El miércoles, los 13 niños de primaria de San Rafael de Varablanca se preparaban para salir del aula.   | ALBERT MARÍN
ampliar
El miércoles, los 13 niños de primaria de San Rafael de Varablanca se preparaban para salir del aula. | ALBERT MARÍN

“La escuela cuenta con los casi ¢180 millones para que sea construida. ¿En qué ha estado todo el atraso? En la tramitología”, manifestó la maestra Marielos Meléndez.

La educadora agregó que, si bien el diseño de la nueva escuela es muy completo y será utilizado como modelo, los atrasos en la adquisición del terreno, que finalmente fue donado por la Municipalidad, y su ordenamiento jurídico, hicieron que el costo de la obra pasara de ¢80 millones a casi ¢180 millones.

  • Comparta este artículo
Nacional

Alumnos de la escuela de San Rafael de Varablanca reciben clases, pero sin actos cívicos ni juegos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Mercedes Agüero R.

maguero@nacion.com

Periodista

Periodista con más de 15 años de experiencia en prensa escrita. Desde junio del 2014 forma parte de la Unidad de Inteligencia de Datos de Grupo Nación donde genera contenidos periodísticos a partir del análisis de datos e investigación. Es graduada de la ...

Ver comentarios
Regresar a la nota