Nacional

Pasajeros soportan incomodidad y malos olores

Abandono e inseguridad rodean terminales de buses

Actualizado el 25 de marzo de 2007 a las 12:00 am

La mayoría de empresarios invierten muy poco en instalaciones

Municipios y MOPT dicen no tener competencia para exigir mejoras

Nacional

Abandono e inseguridad rodean terminales de buses

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Pasillos sucios y angostos, bancas viejas, olor a excremento en los rincones y el humo de los autobuses colándose por las rendijas: este es el panorama característico de las terminales de transporte público en San José.

Muchas están ubicadas al oeste del casco central de la capital, donde el viajero también debe lidiar con aceras destruidas, ladrones e indigentes.

Visitar la estación de Transportes Alfaro -Tracopa (que viaja a Guanacaste y al Pacífico sur) es como devolverse en el tiempo: mosaicos descoloridos, pasadizos estrechos y 14 bancas de madera con más de una década a cuestas.

El patio de los buses (calle 14, entre avenidas 5 y 7) no está aislado de la sala para pasajeros. Por eso, cuando arranca un bus, la nube de monóxido de carbono le llena los pulmones a cualquier ser vivo que respire.

Más al este, en calle 12, entre avenidas 3 y 5, está la terminal de Upala. Se trata de una bodega convertida en parada, con una pared de láminas de zinc y un portón que separa la “sala de abordaje” del estacionamiento.

Y ni qué decir del Mercado de la Coca-Cola, donde convergen 13 rutas, entre ellas Jacó, Zarcero, Bagaces y Naranjo. A falta de bancas, los viajeros se sientan en sus maletines y echan la basura en cajas de cartón, pues todos los basureros metálicos desaparecieron.

En los alrededores huele a orines y las calles están tomadas por decenas de taxistas y camioneros que estacionan a vista y paciencia de los oficiales de Tránsito.

El carril que sobra se lo pelean buses de servicio público y vehículos particulares, que a pitazos dejan sordo a quien se atrase un segundo en avanzar.

Tal panorama no cambia en la calle 14, entre avenidas 3 y 5, donde estacionan los buses de la empresa Deldu. Aunque esta viaja a Peñas Blancas, Guanacaste –a 300 kilómetros de San José– no le ofrece a los viajeros una terminal.

La gente hace fila en la acera con sus maletas a expensas del hampa y debe pagar ¢100 en un parqueo privado cercano para usar el baño.

¿Justificación? Viviana Martín, viceministra de Transportes, explicó que la tarifa de buses que fija la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos (Aresep) no toma en cuenta la inversión que haga el transportista en terminales.

PUBLICIDAD

Por su parte, Jorge Alfaro, de Transportes Alfaro, alegó que en el Ministerio de Transportes no hay alicientes para que el empresario mejore las estaciones.

Eso sí, aceptó que los socios de la compañía valoran remodelar la terminal, que está afincada en el mismo sitio desde la década del 60.

Gustavo Sánchez, de Tracopa, comentó que nunca mejoraron la terminal porque son inquilinos en un terreno ajeno. No obstante, anunció que se trasladarán a un nuevo local cerca de la Policía de Tránsito, al sur de San José.

Ni el MOPT ni la Municipalidad josefina asumen la defensa de los usuarios.

La viceministra Viviana Martín afirmó que la Ley de transporte remunerado de pasajeros le asigna a los municipios el establecimiento de las terminales de bus.

Sin embargo, el alcalde, Johnny Araya, alegó que en San José la única terminal municipal es el Mercado de la Coca-Cola, pues las demás son de carácter privado.

“No quiero evadir la responsabilidad”, dijo. Estimó que por medio de la patente de funcionamiento que concede el ayuntamiento a los transportistas podría exigir mejores condiciones sanitarias.

Un vistazo en la terminal distrital en la ciudad de Alajuela mostró que la situación es igual.

Ubicado detrás de la antigua estación del ferrocarril se extiende un enorme terreno polvoriento, cercado por láminas de zinc. Los sanitarios son escasos y no hay dónde sobrellevar el sol alajuelense, mientras llegan los buses de Montecillos, Sabanilla o Turrúcares, entre otros.

La alcaldesa local, Joyce Zürcher, no se refirió al tema.

  • Comparta este artículo
Nacional

Abandono e inseguridad rodean terminales de buses

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Vanessa Loaiza N.

vloaiza@nacion.com

Editora digital

Trabaja en la Redacción de La Nación desde 1998. Se especializó en temas de Infraestructura, concesión de obra pública, contratación administrativa y Transportes. Actualmente se desempeña como Editora Web. 

Ver comentarios
Regresar a la nota