Mundo

Los rebeldes sirios toman una base aérea estratégica en Alepo

Actualizado el 06 de agosto de 2013 a las 07:35 am

Los grupos rebeldes buscaban desde hace ocho meses tomar el aeropuerto de Mennegh para impedir que el régimen utilizara sus aparatos para bombardear las zonas bajo su control

Mundo

Los rebeldes sirios toman una base aérea estratégica en Alepo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Los combatientes del Estado Islámico en Irak y en Levante  y otros grupos rebeldes tomaron este martes el control total de la base de Mennegh.
ampliar
Los combatientes del Estado Islámico en Irak y en Levante y otros grupos rebeldes tomaron este martes el control total de la base de Mennegh.

Damasco

Los rebeldes sirios tomaron este martes el control de una base aérea estratégica cerca de Alepo, en el norte de Siria, un éxito importante tras una serie de reveses ante las tropas del régimen del presidente Bashar al Asad.

"Los combatientes del Estado Islámico en Irak y en Levante (EIIL) y otros grupos rebeldes tomaron de madrugada el control total de la base de Mennegh", en el norte de la ciudad de Alepo, anunció el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

La televisión oficial quiso minimizar esta derrota afirmando que "en el aeropuerto no había ni armas ni aviones" y que el ejército "resistía con éxito el asalto" enemigo.

 Según los analistas, esta victoria se inscribe dentro de la voluntad de ambos bandos de deshacerse de las posiciones adversas en los territorios que controla.

La oposición actúa así en sus bastiones del norte y del este y el régimen en el centro, como ilustra la toma en junio y julio de dos bastiones rebeldes clave en la provincia de Homs. En cuanto a los kurdos, en el noreste del país, intentan crear un territorio autónomo enfrentándose a los yihadistas.

Estas estrategias crean de hecho una división del país, en guerra desde hace dos años y medio.

Según varios analistas y el OSDH, los últimos éxitos en Lattaquié (oeste) y Alepo son fruto de la cooperación entre los grupos rebeldes locales y yihadistas.

"La victoria muestra una vez más la estrategia llevada a cabo por los militantes islamistas, en particular en el norte de Siria", afirma Charles Lister, del centro IHS Jane's Terrorism and Insurgency.

Los grupos rebeldes buscaban desde hace ocho meses tomar el aeropuerto de Mennegh para impedir que el régimen utilizara sus aparatos para bombardear las zonas bajo su control, según el OSDH, que se basa en una amplia red de militantes y de médicos en todo el país.

La toma del aeropuerto sigue al ataque suicida llevado a cabo este lunes por un kamikaze saudita que "detonó su carga explosiva en un vehículo blindado en la entrada de la sede de la base", antes del asalto, precisó la ONG.

PUBLICIDAD

Los rebeldes destruyeron a continuación varios vehículos del ejército, mataron a un número indeterminado de militares y se hicieron con el control del complejo, añadió.

Hace unos meses, los rebeldes tomaron el aeropuerto militar Al Jarrah y la Base 80, encargada de garantizar la seguridad del aeropuerto internacional, también en la provincia de Alepo. Este último aeropuerto y las bases aéreas de Kwayress y Nairab, en la misma región, siguen en manos del régimen.

La victoria rebelde fue acogida al son de las bocinas, disparos al aire y el eslogan "Dios es Grande" en un barrio rebelde de Alepo, según un vídeo distribuido por los militantes antirrégimen.

La víspera, los insurgentes se hicieron con el control de varios pueblos en la provincia costera de Lattaquié, bastión de la minoría alauita a la que pertenece Asad.

Según una fuente de seguridad, el ataque es fruto de una traición. "Milicianos prorrégimen encargados de vigilar la región abandonaron sus posiciones, aparentemente compradas por los adversarios, lo cual permitió a los insurgentes avanzar por sorpresa".

"Los rebeldes han cometido masacres en los pueblos que han tomado antes de ser repelidos en un contraataque del ejército. No quedan más que dos localidades entre sus manos", añadió.

El conflicto en Siria, desencadenado en marzo de 2011 por una protesta militar que luego se militarizó ante la represión del régimen, dejó más de 100.000 muertos y forzó a huir a millones de sirios que luego se refugiaron en su mayoría en países vecinos.

El sacerdote jesuita italiano Paolo Dall'Oglio, desaparecido desde hace una semana en el norte del país, fue "aparentemente secuestrado por un grupo islamista", afirmó la ministra de Exteriores italiana, Emma Bonino.

  • Comparta este artículo
Mundo

Los rebeldes sirios toman una base aérea estratégica en Alepo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota