Mundo

Un juicio público sin precedentes y lleno de incógnitas se realizará en el Vaticano

Actualizado el 27 de septiembre de 2012 a las 12:00 am

Proceso contra mayordomo iniciará el sábado

Mundo

Un juicio público sin precedentes y lleno de incógnitas se realizará en el Vaticano

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ciudad del Vaticano (AFP). La sala de audiencia será con seguridad pequeña y la presencia de la prensa limitada, pero el Vaticano va a vivir el sábado una verdadera primicia: un juicio público para juzgar por robo agravado al mayordomo del Papa, en el caso denominado " Vatileaks ".

La primera audiencia del proceso de Paolo Gabriele será cuatro meses después de su arresto. No se sabe aún cuánto durará el juicio, pero en él desfilarán diferentes testigos para dar su versión sobre ese oscuro caso de filtración de documentos.

Un grupo de ocho periodistas seleccionados serán autorizados a entrar, sin grabadoras ni cámaras de fotos o vídeo, a la pequeña sala donde sólo 50 personas podrán asistir de pie. Nunca se ha podido seguir un juicio en directo en el secreto sistema del Estado Pontificio.

Gabriele, un laico sumamente creyente de 46 años, fue hasta su detención el fiel servidor de Joseph Ratzinger (Benedicto XVI).

Durante meses robó y fotocopió decenas de documentos de la oficina del secretario particular del Papa, monseñor Georg Gänswein.

A finales d julio y después de pasar 53 días en una celda de la policía del Vaticano, el sospechoso fue puesto bajo arresto domiciliario.

"Paoletto" explicó a los jueces del pequeño Estado que actuando por orden "del Espíritu Santo" quiso revelar el "mal y la corrupción" que había en el Vaticano.

El mayordomo explicó al fiscal Nicola Picardi que actuó "porque el Santo Padre no era debidamente informado" sobre lo que sucedía a su alrededor.

En una entrevista realizada en febrero en el canal de televisión La Sette, Gabriele había denunciado “el reino de la hipocresía” del Vaticano.

“Al ver el mal y la corrupción en todas partes en la Iglesia, llegué (...) a un punto sin retorno, mis frenos inhibidores desaparecieron. Estaba convencido de que un escándalo, incluso mediático, podría ayudar a la Iglesia a retomar el buen camino”, confesó el mayordomo a los jueces.

En esta mimsma entrevista, Gabriele estimó que unas 20 personas “de diferentes órganos” del Vaticano podrían estar implicadas en el caso “Vatileaks”.

La investigación confirmó que no estaba solo. Sus posibles cómplices están identificados en el expediente bajo misteriosas “X”, “W” y “B”, este último es un padre al que supuestamente el mayordomo confío sus secretos.

PUBLICIDAD

Por ahora, solo el informático Claudio Sciarpelletti será juzgado por complicidad, pero su papel es considerado secundario.

“Gabriele ha admitido ya su culpa. Por lo tanto, pienso que será condenado. ¿Pero a qué? Nadie lo sabe. Nadie sabe tampoco si al final recibirá la gracia del Papa, lo que es posible.

”Este proceso comienza muy rápido", señaló, "lo que muestra probablemente una voluntad del Papa, y también del cardenal Tarcisio Bertone (secretario de Estado y número dos de la Santa Sede), de cerrar esta historia cuanto antes”, dijo a la AFP el vaticanista Marco Tosatti.

Tras la publicación en mayo del libro "Sua Santita" (Su Santidad) del periodista Gianluigi Nuzzi, la prensa italiana se llenó de noticias sensacionales, y no confirmadas, sobre la implicación de príncipes de la Iglesia. La obra reveló los documentos confidenciales.

Tres cardenales han realizado su propia investigación y a fines de julio presentaron su informe al Papa, pero nada se ha filtrado.

La hipótesis más frecuente sobre el origen de las filtraciones es que se trataría de una rebelión contra la falta de transparencia y la gestión del cardenal Bertone (una especie de jefe de gobierno del Papa), con el objetivo, hasta ahora frustrado, de lograr su despido.

Para los escépticos, el juicio del mayordomo sería una manera de sofocar el caso procesando a un hombre probablemente culpable, pero manipulado. Otros piensan que este juicio es sólo el comienzo de una verdadera operación de transparencia, a la que Benedicto XVI habría dado luz verde.

  • Comparta este artículo
Mundo

Un juicio público sin precedentes y lleno de incógnitas se realizará en el Vaticano

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota