Mundo

Pronunciamiento de Alta Corte

Justicia de Australia reconoce la existencia de tercer sexo

Actualizado el 03 de abril de 2014 a las 12:00 am

Según fallo, una persona puede no ser ni hombre ni mujer, sino neutra

Persona con gran ambigüedad sexual planteó caso ante la Justicia de ese país

Mundo

Justicia de Australia reconoce la existencia de tercer sexo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

SÍdney.AFP. La Alta Corte de Australia decidió ayer que una persona puede ser reconocida por el estado civil como perteneciente a un “género neutro”, ni masculino ni femenino, convirtiendo a este país en uno de los pocos que reconocen un tercer sexo.

La principal instancia judicial australiana reconoció, por decisión unánime de sus jueces, que “una persona puede no ser ni de sexo masculino ni de sexo femenino, por lo que permite el registro de una persona de género ‘no específico’”.

De esta forma rechazó la apelación presentada por el estado de Nueva Gales del Sur, que pedía que solo fueran reconocidos los géneros femenino y masculino.

Norrie (izq.), quien no se identifica como hombre o mujer, habla a la prensa junto a su abogado Scott McDonald en Sídney, luego de que la Alta Corte reconoció un tercer sexo.  | AFP
ampliar
Norrie (izq.), quien no se identifica como hombre o mujer, habla a la prensa junto a su abogado Scott McDonald en Sídney, luego de que la Alta Corte reconoció un tercer sexo. | AFP

Una historia personal. El pronunciamiento fue motivado por el proceso entablado por una persona, Norrie, que no se identifica como hombre ni como mujer, quien reclamaba la creación de una categoría suplementaria, la de “género neutro”.

Norrie, que solo utiliza un nombre, nació siendo hombre, pero en 1989 se sometió a una operación de cambio de sexo.

Sin embargo, la operación no logró resolver la ambigüedad que siente sobre su identidad sexual.

En el 2010, el registro del estado civil de Nueva Gales del Sur aceptó registrarlo bajo la categoría “género no específico”.

Pero, poco después, el registro dio marcha atrás y declaró inválido el certificado. Norrie dijo entonces que tenía la sensación de haber sido “socialmente asesinado”.

Las dos partes presentaron varios recursos ante la Justicia, hasta que la Alta Corte emitió su pronunciamiento ayer.

“Estoy eufórico”, declaró el interesado. “La gente comprenderá que no hay solo dos opciones. Usted puede ser una mujer o un hombre, pero algunos de sus allegados no lo serán obligatoriamente”, agregó.

“Las personas que son de sexo o de género diferente al masculino o al femenino tienen problemas todos los días para acceder a servicios diponibles para los demás”, declaró Anna Brown, experta jurídica de la asociación Centro de Leyes sobre los Derechos Humanos.

“Es fundamental que nuestro sistema legislativo refleje y considere la realidad de la diversidad de géneros y de sexos en nuestra sociedad. Y la Alta Corte dio hoy un gran paso en esa dirección”, estimó.

Una persona solo podrá ser reconocida por la ley y el estado civil como de género neutro, mediante la presentación de un expediente médico.

Consecuencias desconocidas. Aún se ignoran todas las consecuencias que tendrá esta decisión. Por ejemplo, Australia solo reconoce el matrimonio entre un hombre y una mujer.

En junio pasado, este país ya había instaurado una nueva nomenclatura respecto al reconocimiento de los sexos en los documentos oficiales, al ofrecer la elección entre hombre, mujer o transgénero.

Alemania y Nepal permiten a sus ciudadanos colocar una X en el espacio ‘sexo’ de su pasaporte.

En noviembre, Alemania dio un paso adicional, al autorizar a los bebés nacidos sin ser claramente niño o niña ser registrados sin indicación de sexo.

La medida estaba destinada a disminuir la presión sobre los padres para decidir urgentes intervenciones quirúrgicas controvertidas para atribuir un sexo a un recién nacido.

  • Comparta este artículo
Mundo

Justicia de Australia reconoce la existencia de tercer sexo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota