Mundo

Las piedras en los zapatos de Hillary Clinton

Actualizado el 13 de abril de 2015 a las 12:00 am

Mundo

Las piedras en los zapatos de Hillary Clinton

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

WashingtonAFP Hillary Clinton no renuncia a la ilusión de convertirse el próximo año en la primera presidenta de Estados Unidos, pero su pasado incluye capítulos poco claros que podrían perjudicar su campaña.

Estas son algunas de las piedras que Hillary lleva en los zapatos, y podrían hacer que la caminata sea más difícil de lo esperado.

Las indiscreciones sexuales del expresidente Bill Clinton ya son conocidas y durante años fueron un problema para la pareja estrella del Partido Demócrata. Primero fue una empleada, Paula Jones, quien procesó a Bill Clinton por acoso.

Sin embargo, el escándalo más explosivo fue su relación con una empleada temporal de la Casa Blanca, Mónica Lewinsky, que desató en 1998 un pedido de juicio político contra Clinton en la Cámara de Representantes por los cargos de perjurio y obstrucción de una investigación federal.

El estado de Arkansas fue el escenario de un escándalo de especulación inmobiliaria cuando Bill era el gobernador. Bill y Hillary se sumaron a Jim y Susan McDougal en una empresa llamada Whitewater Development Corporation, que se hundió en la década de 1980. En medio de disputas por préstamos, negocios oscuros y acusaciones de fraude, los McDougal terminaron en la cárcel. Los Clinton nunca fueron procesados, pero el nombre Whitewater desata reacciones inmediatas entre los conservadores.

Primer anuncio de Hillary Clinton

Una comisión investigadora de la Cámara de Representantes descubrió en marzo que, en los cuatro años en que actuó como secretaria de Estado (2009-2013), Clinton eludió reglamentos federales y utilizó exclusivamente un proveedor privado de correo electrónico.

Esos miles de mensajes fueron mantenidos en un servidor privado. Clinton se negó a que fuera examinado por el inspector general del Departamento de Estado, como reclamaban los republicanos, que sospechan que algunos de los mensajes borrados tuvieran que ver con su desempeño en el cargo.

  • Comparta este artículo
Mundo

Las piedras en los zapatos de Hillary Clinton

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota