Cinco muertos y 40 desaparecidos

‘Tren fantasma’ acarreó pánico y destrucción en Canadá

Sin conductor, el convoy cargado de petróleo descarriló, alzó fuego y explotó

72 vagones y cinco locomotoras echaron a andar; se alistaba cambio de tripulación

Últimas noticias

LAC-MEGANTIC, Canadá. AFP. Algunos lo vieron avanzar sin conductor con un resplandor sospechoso en una de sus locomotoras. Lanzado a toda velocidad en medio de la noche, el “tren fantasma” descarriló y explotó con su carga de petróleo el sábado en Lac-Mégantic, Canadá, y dejó al menos cinco muertos y 40 desaparecidos.

El convoy de 72 vagones y cinco locomotoras, cargado de petróleo, partió de Montreal, 250 kilómetros al oeste, rumbo al puerto de Saint-John, en la costa atlántica de Nueva Brunswick.

Pero su último destino fue la calle principal de Lac-Mégantic, una pequeña localidad de 6.000 habitantes sita al pie de las montañas Apalaches, donde arrasó dos kilómetros cuadrados.

De repente, una parte de la pequeña localidad de Lac-Megantic, en Quebec, se convirtió en un infierno. Las llamas devastaron una superficie  de dos kilómetros cuadrados. | AFP.
De repente, una parte de la pequeña localidad de Lac-Megantic, en Quebec, se convirtió en un infierno. Las llamas devastaron una superficie de dos kilómetros cuadrados. | AFP. ampliar

En esta región de bosques, cerca de la frontera con Estados Unidos, el cielo es tan claro que los astrónomos acuden a un observatorio vecino.

Vínculo con el ferrocarril. Su historia está muy vinculada al tren, que trajo a centenares de colonos a fines del siglo XIX.

Tanto así, que el lema de la ciudad es “De las vías a la Vía Láctea”, dijo a la AFP Remi Tremblay, director de L'Echo de Frontenac , el periódico local. “Este lema estaba en las banderas que adornan la calle principal ... pero probablemente se derritieron”.

Después de algún tiempo, el tráfico ferroviario aumentó notoriamente, indicó. “Había cada vez más trenes de carga, lo que era motivo de preocupación”, dijo el periodista, quien tuvo que salir de su casa, al igual que 2.000 personas más.

El jefe de bomberos de la ciudad, Denis Lauzon, afirmó que se buscaba que los transportistas ferroviarios informaran por adelantado los horarios de los trenes, así como el tipo de producto a transportar. “Pero todavía no habíamos presentado una solicitud formal”, expresó.

4453520038720683
Descarrila tren de crudo (AFP)

Casi 24 horas después del accidente, que causó al menos cinco muertos y 80 desaparecidos, los vagones cisterna seguían en llamas y lanzaban una humareda negra que cubría los alrededores.

El “tren fantasma”. Los habitantes, conmocionados, llegaban al vallado policial en busca de información, en busca de tranquilidad. Y se alimentaban los rumores del “tren fantasma”.

“No tenía conductor”, contó un joven a sus amigos, reunido en una pequeña tienda de comestibles llamada providencialmente “Punto de ayuda, su reparador”.

De regreso de una velada de Bingo en Nantes, a unos 13 km, Antoinette Parée, de 78 años, evoca haber visto “una luz, una especie de fuego” en un tren que avanzaba a través de la noche.

Al llegar a su casa, fue a su habitación, cuya ventana da a las vías. Escuchó “un fuerte ¡ bang ! “que iluminó toda la casa, y huyó sin su dentadura y en pijamas.

Aún se desconoce la causa del accidente, pero la compañía estadounidense The Montreal Maine & Atlantic, propietaria del tren, puntualizó que antes de la catástrofe, el convoy de vagones cisterna había estado inmovilizado en el pueblo vecino de Nantes para realizar un relevo de tripulantes.

Por razones desconocidas, “comenzó a avanzar por la pendiente hacia Lac-Mégantic”, pese a que se activó el sistema de frenos, aseveró el portavoz de la compañía, Christophe Journet.

Por tanto, confirmó, “no había conductor a bordo del tren” cuando descarriló.

En la otra orilla del lago, junto a una gran cruz iluminada que domina las colinas de los alrededores, los habitantes de la pequeña localidad de la provincia de Quebec se congregaban para observar, desolados, cómo se consumía su pueblo.

Por medio de unos binoculares, Linda Rodríguez, apuntaba hacia el incendio: “Aquella es la farmacia, nuestra casa está a 50 metros del otro lado de la calle”.

Mariette Savoie dijo haber visto “un muro de fuego” levantarse en la noche.

“Arriba de todas las tiendas de la calle principal, había apartamentos. Todos los que estaban allí no pudieron salir”, resaltó Savoie, quien no ocultó su preocupación de que que el balance de víctimas sea elevado.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: ‘Tren fantasma’ acarreó pánico y destrucción en Canadá