Mundo

Guerra sorda divide al equipo de asesores

Presidente electo, Donald Trump, sigue en la búsqueda de su secretario de Estado

Actualizado el 29 de noviembre de 2016 a las 06:19 pm

David Petraeus, exdirector de la CIA suena como un posible candidato

Mundo

Presidente electo, Donald Trump, sigue en la búsqueda de su secretario de Estado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El general retirado David Petraeus dio declaraciones a la prensa luego de reunirse con Donald Trump, el martes, en Nueva York (AFP)

Washington

Donald Trump aún busca a su jefe de la diplomacia, y su equipo se encuentra dividido entre el peso pesado republicano Mitt Romney, el exdirector de la CIA David Petraeus o el senador Bob Corker.

Tercer cargo más importante del Estado, voz y rostro de Estados Unidos ante el mundo, el puesto de secretario de Estado es objeto de una guerra sorda para par sustituir al exsenador demócrata John Kerry.

El Departamento de Estado es una formidable máquina de 70.000 personas que componen los diversos sectores de la diplomacia estadounidense.

Petraeus es el más celebrado general de su generación, un exdirector de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y excomandante de las fuerzas estadounidense en Irak y Afganistán, aunque cayó espectacularmente en desgracia en el 2012 a raíz de una relación extramatrimonial.

En la Torre Trump de Nueva York, Petraeus mantuvo el lunes una reunión de una hora con el presidente electo. Luego del encuentro, Trump usó la red Twitter para decir que había quedado "muy impresionado" con el general.

Fortaleza y duda. A los 64 años, es claramente el que tiene los más profundos conocimientos de política internacional de todos los nombres considerados para el cargo.

Su reputación es tan sólida que en el apogeo de su trayectoria, en el 2011, llegó a ser considerado un potencial candidato presidencial.

Sin embargo, un romance con una periodista a la que mostró documentación secreta provocó su caída. En el 2015, admitió su culpabilidad en el manejo de material secreto, y fue sancionado con dos años de libertad condicional.

El escándalo podría ser un serio obstáculo para la eventual aprobación de Petraeus en el Senado.

Los republicanos acusan a la excandidata presidencial demócrata Hillary Clinton de ser irresponsable con documentación secreta, y por ello, apoyar a Petraeus sería visto como una contradicción.

Este martes, dos influyentes senadores republicanos, Lindsey Graham y John McCain apoyaron abiertamente el nombramiento de Petraeus, y hasta una senadora demócrata, Dianne Feinstein, expresó su "más profundo respeto".

El  martes, Trump tenía en agenda una nueva reunión con Romney, un excandidato presidencial republicano que mantiene su influencia en el partido aunque en esta campaña llegó a clasificar al ahora presidente electo como "un charlatán" y un "fraude".

PUBLICIDAD
A Mitt Romney se le menciona como posible secretario de Estado. (AP)

El eventual nombramiento de Mitt Romney al frente del Departamento de Estado ayudaría a unie al Partido Republicano detrás de Trump, pero aliados más próximos al presidente electo lo consideran una figura demasiado ligada al establishment  político.

Bob Corker, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, también se reunió este martes con Trump.

"Es una decisión que (Trump) debe tomar. Precisa escoger a alguien con quien se sienta cómodo trabajando y debe estar seguro de que no hay diferencias", dijo Corker a la salida de la reunión.

En tanto, en Washginton, el actual secretario de Estado, John Kerry, previó que tendrá lugar un "intenso debate" sobre las nuevas orientaciones en política exterior.

"Les puedo asegurar que vamos a tener un intenso debate en los próximos años y les puedo prometer esto: no me voy a ir tranquilamente a descansar", dijo Kerry en un discurso ante una organización de mujeres pertenecientes al cuerpo diplomático.

Otros cargos. Este martes, Trump anunció el nombramiento del legislador y cirujano Tom Price como futuro secretario de Salud.

Price es un ácido crítico del actual sistema de salud pública, denominado Obamacare, y su nombramiento sugiere que Trump está dispuesto a cumplir su promesa de campaña de borrar de un plumazo esa política.

El Partido Demócrata reaccionó de inmediato, y el nuevo líder en el Senado, Charles Schumer, dijo que poner a Price al frente del Departamento de Salud equivalía a "pedir al zorro que cuide el gallinero".

Trump designó   como secretaria de Transporte a la legisladora conservadora Elaine Chao, nacida en Taiwán, y exsecretaria de Trabajo durante el gobierno de George W. Bush entre el  2001 y el 2009.

También se menciona al exbanquero Steven Mnuchin como secretario del Tesoro y, según varios medios estadounidenses, su nombramiento sería inminente.

Finalmente, The Wal Street Journal hizo referencia a la designación de Wilbur Ross, un empresario especializado en rescatar empresas en dificultades, al frente del Departamento de Comercio.

  • Comparta este artículo
Mundo

Presidente electo, Donald Trump, sigue en la búsqueda de su secretario de Estado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota