Mundo

Exceso de agua en Canadá lleva al despilfarro y a la contaminación

Actualizado el 17 de mayo de 2014 a las 01:12 pm

El consumo promedio de agua de un canadiense es de entre 300 y 400 litros diarios, uno de los más altos del mundo

Mundo

Exceso de agua en Canadá lleva al despilfarro y a la contaminación

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Para un país con inmensas reservas de agua dulce  –el 7% de todo lo que tiene el planete–, no parece anormal que en Canadá llegue a las casas un agua transparente y prácticamente gratuita.

Quebec, por ejemplo, propone en su estrategia de ahorro de agua potable reducir las pérdidas de su red "a un máximo de 20% del volumen de agua distribuido" hacia el 2017.
ampliar
Quebec, por ejemplo, propone en su estrategia de ahorro de agua potable reducir las pérdidas de su red "a un máximo de 20% del volumen de agua distribuido" hacia el 2017.

El problema es que este regalo de la naturaleza trae aparejado un consumo excesivo, un despilfarro y una calidad a veces mediocre.

"No hay medidores de agua", explica Manuel Rodríguez, especialista en agua potable en la Universidad de Laval en Quebec.

En los hechos, la gratuidad del agua canadiense es parcial: una parte de los impuestos que pagan los propietarios de viviendas y las empresas a las municipalidades se destina al mantenimiento de las redes de distribución; pero el monto es tan bajo que todos están convencidos de que el agua es gratuita.

Además, lo que se paga no tiene relación con lo que se consume.

"Como no recibes cuenta de agua, prestas menos atención (a la hora de consumirla) y por lo tanto tiene un efecto directo en el despilfarro", señala Patrick Drogui, profesor en el Instituto Nacional de Investigación Científica de Quebec.

El resultado de ello es que el consumo promedio de agua de un canadiense es de entre 300 y 400 litros diarios, uno de los más altos del mundo; y, como no hay medidores, en verdad se desconoce el consumo exacto, destaca Rodríguez.

"Para ser sinceros, hay mucha agua y con los tratamientos básicos, el costo de producción del agua potable no es muy alto", añade Drogui.

En Montreal, por ejemplo, la ciudad produce cada día un promedio de 934 litros de agua potable por habitante.

Contaminación. Sin embargo, como en muchos países, la ganadería y las industrias dejan su huella contaminante.

Por ejemplo, en el sur de Quebec "la calidad del agua (que se saca de los ríos) puede ser sospechosa", señala Rodríguez.

Aún así, de todas formas se usa y es tratada por las municipalidades.

"Los costos podrían aumentar en los próximos años con la aparición de nuevos contaminantes, como perturbadores endocrinos, residuos de productos farmacéuticos que volverán inevitable la aprobación de nuevas normas para neutralizarlos", advierte Drogui.

Estos contaminantes, de los que ya se encuentran rastros en el agua, son muy tóxicos para el ser humano y ya provocan una feminización en algunas especies de peces. Una amenaza similar acecha al ser humano.

PUBLICIDAD

Acceso desigual. Aunque se hacen esfuerzos para terminar con este despilfarro, los objetivos son todavía modestos.

Quebec, por ejemplo, propone en su estrategia de ahorro de agua potable reducir las pérdidas de su red "a un máximo de 20% del volumen de agua distribuido" hacia el 2017.

La situación puede chocar porque hay comunidades enteras que carecen de agua potable para tomarla o lavarse, observa Irving Leblanc, director de infraestructuras en la Asamblea de las primeras Naciones.

Es el caso en una decena de reservas aisladas del norte de Ontario y Manitoba, donde imperan condiciones dignas "del tercer mundo", al igual que en decenas de otras en el país.

Por lo tanto, estas regiones se convirtieron en el reino del agua embotellada, cara de transportar.

  • Comparta este artículo
Mundo

Exceso de agua en Canadá lleva al despilfarro y a la contaminación

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota