Mundo

EE.UU. se distancia del resto del continente por su política hacia Cuba, dicen analistas

Actualizado el 01 de febrero de 2014 a las 03:03 pm

"Yo tengo la esperanza de que haya conversaciones y discusiones e inclusive planes para movernos en dirección a una nueva política hacia Cuba", afirmó Mavis Anderson, del Latin America Working Group (LAWG) en Washington

Mundo

EE.UU. se distancia del resto del continente por su política hacia Cuba, dicen analistas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Estados Unidos mantiene una política de aislamiento hacia Cuba desde 1962, tres años después de que Fidel Castro llegara al poder.
ampliar
Estados Unidos mantiene una política de aislamiento hacia Cuba desde 1962, tres años después de que Fidel Castro llegara al poder.

La Cumbre de la Celac en La Habana puso en evidencia esta semana cómo la política de Estados Unidos hacia Cuba distanció al gigante norteamericano del resto del continente, coinciden analistas consultados.

La Declaración de la cumbre, firmada por una treintena de jefes de Estado latinoamericanos y caribeños, fue objeto de una enérgica respuesta del Departamento de Estado, para quien el documento traicionó la dedicación declarada de la región a los principios democráticos, al respaldar el sistema unipartidista en Cuba.

En la visión del exdiplomático estadounidense Wayne Smith, quien fue jefe de la misión estadounidense en La Habana, no hay ninguna razón para que los países no tengan relaciones normales.

“Considero que nuestra política hacia Cuba es emocional, no es pragmática, no es sensata, y además va contra nuestros propios intereses", dijo.

Por su parte, Geoff Thale, del Washington Office on Latin America (WOLA), dijo que la política estadounidense hacia Cuba lamentablemente se ha quedado empantanada en el pasado. “Fue definida en la Guerra Fría y nunca ha sido reformada desde entonces", argumentó. En su opinión, no tiene sentido en la actualidad.

Estados Unidos mantiene una política de aislamiento hacia Cuba desde 1962, tres años después de que Fidel Castro llegara al poder.

Esta estrategia no cambió luego de que el líder cubano entregara el mando en 2006 a su hermano Raúl por motivos de salud.

Ambos países carecen además de relaciones diplomáticas desde 1961.

Thale recordó que el propio presidente Barack Obama fue a Miami y dijo en un discurso que era el momento de actualizar la política hacia Cuba.

Para el experto, inclusive la idea de que la Declaración de la Celac fuera una traición a la democracia es demasiado.

“Todo el proceso es una señal de que nadie más en el continente comparte nuestra posición con relación a Cuba", dijo.

Algunos países, añadió, firmaron la declaración porque se sienten cómodos con el sistema cubano, otros porque entienden que Cuba tiene el derecho a tomar sus propias decisiones, y aún otros porque entienden que hay un proceso de cambio en la isla.

Para Smith, la permanencia de la isla antillana en la lista de países que apoyan el terrorismo es el ejemplo más claro de la diplomacia de Washington hacia La Habana.

PUBLICIDAD

"La situación no es racional. Mantenemos a Cuba en la lista de naciones terroristas, aún cuando no tenemos ninguna evidencia de que Cuba está envuelta en actividades terroristas", apuntó.

Estados Unidos, dijo Smith, tiene relaciones con países que no son mucho más democráticos que Cuba, o países con lo que hemos ido a la guerra.

¿Por qué? Una respuesta, dice Thale, es que se trata de una isla pequeña, de 12 millones de habitantes, que nunca será una amenaza real a Estados Unidos, al contrario de Siria o Irán.

Hora de un cambio.

Mavis Anderson, del Latin America Working Group (LAWG) en Washington, dijo que el gigante norteamericano debe darse cuenta de que está en una posición de aislamiento y escuchar que el continente dice que esta política está obsoleta, es cruel y precisa cambiar. En su opinión, el cambio debe empezar por retirar a Cuba de esa lista de países terroristas.

Para Anderson, la respuesta a por qué resulta tan difícil para Estados Unidos actualizar su política hacia Cuba está en la política doméstica.

“Los gobiernos aún temen represalias de los más rígidos miembros del Congreso estadounidense que son de origen cubano americano", explicó.

Anderson recordó que Estados Unidos y Cuba mantienen conversaciones técnicas sobre cuestiones migratorias o sobre cooperación antidrogas.

"Yo tengo la esperanza de que haya conversaciones y discusiones e inclusive planes para movernos en dirección a una nueva política hacia Cuba", afirmó.

En tanto, Thale recordó que en sus tiempos de senador, el actual Secretario de Estado, John Kerry, fue un crítico duro del embargo a Cuba y de la prohibición de viajes a ese país. “Yo espero que la actual administración contemple la posibilidad de nuevos pasos concretos”, dijo.

  • Comparta este artículo
Mundo

EE.UU. se distancia del resto del continente por su política hacia Cuba, dicen analistas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota