Mundo

Críticas a Hillary Clinton llueven sin que sea candidata oficial a la presidencia

Actualizado el 17 de mayo de 2014 a las 12:51 pm

Desde los errores de su gestión hasta su avanzada edad son blanco de crítica por parte de los republicanos

Mundo

Críticas a Hillary Clinton llueven sin que sea candidata oficial a la presidencia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hillary Rodham Clinton se convirtió en la secretaria de Estado de los Estados Unidos número 67 en la primera administración de Barack Obama
ampliar
Hillary Rodham Clinton se convirtió en la secretaria de Estado de los Estados Unidos número 67 en la primera administración de Barack Obama (AFP)

Hillary Clinton todavía no es candidata oficial a la Casa Blanca, pero ya tomó la delantera: discurso tras discurso, y con el apoyo de su esposo Bill Clinton, la demócrata defiende sus dos décadas en la vida pública, tanto en su rol de primera dama como en el de secretaria de Estado.

Los republicanos, por su parte, buscan volver en su contra el argumento de la experiencia.

Para ello, critican los pocos resultados de su gestión como jefa de la diplomacia estadounidense.

El ataque al consulado estadounidense en Bengasi, Libia, el 11 de septiembre de 2012, continúa siendo el talón de Aquiles de la gestión de Hillary Clinton al frente del Departamento de Estado (2009-2013). Los republicanos la acusan de negligencia o incompetencia.

"¿Puede nuestro país tener un comandante en jefe que no proporcionó la seguridad adecuada en Libia?", lanzó el senador republicano Rand Paul, uno de los posibles contrincantes de Hillary en la carrera por la Presidencia. "Mi opinión es que Hillary Clinton se descalificó ella misma de la carrera".

La exsecretaria de Estado se ha defendido argumentando que la atención de su oficina estaba puesta en las embajadas, principalmente en El Cairo y Túnez, que ese mismo día eran objeto de manifestaciones violentas tras la difusión de un video islamófobo.

"Deberá rendir cuentas sobre sus fracasos", ya sea en las relaciones con Rusia o el desastre en Libia, dijo el senador Marco Rubio, otro de sus potenciales adversarios.

Incluso el expresidente demócrata Jimmy Carter es crítico en lo que respecta a la actuación de Clinton para poner fin al conflicto israelo-palestino.

"Ella hizo muy poco por la paz", dijo a la revista Time.

Ella, al contrario, argumenta que jugó un rol clave en la negociación para el cese del fuego en noviembre de 2012 entre el grupo palestino Hamas e Israel.

Además, asegura que fue la coautora, junto con el presidente Barack Obama, de la doble estrategia de sanciones reforzadas y discusiones directas con Irán por su programa nuclear, que dio como resultado un primer acuerdo en Ginebra entre los occidentales y Teherán.

A quienes le reprochan el famoso "reset" de las relaciones con Rusia en 2009, contesta que su firmeza frente al presidente Vladimir Putin le valió la ira de Moscú: "Yo critiqué las elecciones y él me atacó personalmente".

Desde hace varios días, conservadores recuerdan que Hillary Clinton no clasificó al grupo yihadista nigeriano Boko Haram como organización terrorista. Este paso fue dado recién en noviembre de 2013 por su sucesor, John Kerry. "Si ella lo hubiera hecho, habría sido más fácil perseguirlos hace años", escribió el lunes la copresidenta del comité nacional republicano, Sharon Day.

Clinton no respondió a sus críticas, pero en un mensaje en Twitter con la etiqueta #BringBackOurGirls se sumó a la movilización mundial contra el rapto por parte de Boko Haram de más de 200 estudiantes nigerianas a mediados de abril. 

Más críticas. También les preocupa su edad: Clinton cumplirá 69 años el 26 de octubre de de 2016. Si ese año gana las elecciones, será la segunda presidenta más vieja de Estados Unidos, luego de Ronald Reagan. Algunos republicanos insinuaron esta semana que el coágulo en la cabeza que sufrió a fines de 2012 podría haber dejado sus secuelas.

Aunque más difusas, también han surgido críticas al posible retorno a la Casa Blanca de la pareja Clinton, 16 años después del fin del segundo mandato de Bill.

Los conservadores intentan reavivar los escándalos y fracasos de la era Clinton, incluido el escándalo por la relación que tuvo fuera del matrimonio con la becaria Monica Lewinsky.

Sin embargo, y lejos de alejarse de la imagen de su esposo, Hillary Clinton recuerda los buenos resultados económicos de la gestión de ocho años de su esposo: 23 millones de empleos creados, "todos con equilibro presupuestario y superávit", dijo el viernes en Washington.

  • Comparta este artículo
Mundo

Críticas a Hillary Clinton llueven sin que sea candidata oficial a la presidencia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota