Mundo

Últimos dos años de administración

Congreso podría ser la principal traba para gobierno de Obama

Actualizado el 03 de noviembre de 2014 a las 12:00 am

Si los demócratas pierden el Senado, la senda del presidente será muy complicada

Mundo

Congreso podría ser la principal traba para gobierno de Obama

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El sábado, Obama estuvo en un mitin en Detroit, en apoyo al candidato al Senado Gary Peters, y al aspirante a gobernador de Míchigan, Mark Schauer. | AFP

Washington. AFP. Las elecciones que se realizarán mañana en Estados Unidos dejan al presidente Barack Obama ante la posibilidad real de navegar los dos últimos años de su mandato con un congreso enteramente opositor, que limitaría de forma drástica su capacidad de maniobra.

Todos los estudios de opinión coinciden en señalar que el Partido Republicano (opositor) deberá arrancar de las manos del Partido Demócrata el control del Senado , y con ello tendrá el mando de las dos cámaras del Congreso.

En la elecciones del martes se renovarán las 435 bancas de la Cámara de Representantes (diputados), donde los republicanos ya tienen mayoría. Pero la batalla se centra en la renovación de 36 de las 100 bancas del Senado y en este la oposición requiere obtener seis bancas para la mayoría.

Cuesta arriba. “La realidad es que van a ser dos años difíciles” para Obama en caso de que ese escenario de control republicano sobre el Senado se confirme, dijo a la AFP Luis Miranda, exasesor de Obama y estratega del Partido Demócrata. “Temo que se le hará difícil gobernar”, añadió.

El control republicano sobre la Cámara de Representantes ya condujo a una virtual parálisis en la acción gubernamental en los últimos meses. En caso de que sumen el control del Senado, Obama tendrá como recursos apenas el uso del veto a lo que le llegue del Capitolio o los decretos.

Como en otras oportunidades, con el control de las dos cámaras del Congreso la oposición republicana utilizará un arma devastadora contra la Casa Blanca: los recortes de presupuesto.

“Ya lo hicieron, por ejemplo, con medidas del poder ejecutivo como algunas referidas a la cuestión migratoria, en que le han quitado fondos. No podrán acabar con la reforma del sistema de salud pública, pero van a atacarla por partes”, vaciándola de recursos, anticipó Miranda.

Para Sarah Kinosian, coordinadora del Programa sobre América Latina en Center for Internacional Policy (CIP) , el escenario de un control republicano sobre el Senado sugiere que la oposición podría actuar por medio del Comité de Asignaciones, fundamental en la aprobación de recursos.

Además, temas considerados clave por la Casa Blanca podrían ser sepultados por el nuevo Senado. El senador republicano Mitch McConnell, uno de los más influyentes de su partido en esa cámara, ya adelantó que, en caso de victoria, pondrá un freno a cualquier ley sobre el cambio climático.

Obama ha insistido en medidas exclusivas del Poder Ejecutivo para tratar de regular la emisión de contaminantes por parte de la industria automotriz, uno de los temas en que se avecina un verdadero choque de trenes entre la Casa Blanca y el Capitolio.

En este cuadro, la eventual candidatura presidencial de la exsecretaria de Estado Hillary Clinton para 2016 pasaría a ser una víctima colateral de esta situación.

“Se ha dicho incluso que, si los Republicanos ganan el Senado, buscarán el impeachment del presidente Obama, pero no creo que sean tan suicidas, afectaría mucho la imagen del partido”, estimó Miranda.

En efecto, aunque la popularidad de Obama está lejos de su mejor momento, a pesar de la baja aún está en un respetable 41%. En contrapartida, el Congreso en general goza de una aprobación verdaderamente abismal, de solamente 13%, de forma que no puede permitirse más errores.

Nexos con Latinoamérica. Miranda y Kinosian coinciden en que un Congreso controlado enteramente por los republicanos podría tener un impacto en las relaciones de Estados Unidos con América Latina.

“La atención está ahora en Irak y Ucrania, pero creo ciertamente habría un impacto. Hay temas relativos a derechos humanos, y la gran cuestión de la inmigración”, manifestó Kinosian, quien agregó que está también “el tema siempre presente de Cuba”, una relación bilateral problemática.

Al controlar el Comité de Asignaciones, los republicanos “incidirían, por ejemplo, en iniciativas para destinar dinero al desarrollo en América Central”, destacó.

Miranda, entre tanto, se refirió a la posibilidad de que los republicanos puedan sorprender en relación con Cuba. “Primero, porque reconocen que la política hacia Cuba no ha funcionado, y también porque muchos de esos políticos representan estados con gran poderío agrícola y ven la oportunidad económica. No sería raro que los republicanos estén más abiertos o flexibles a un cambio”, declaró.

  • Comparta este artículo
Mundo

Congreso podría ser la principal traba para gobierno de Obama

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota