Mundo

Baltimore sin toque de queda y con aire de paz

Actualizado el 04 de mayo de 2015 a las 12:00 am

Vandalismo, además de afectar 200 comercios, dejó pérdidas millonarias

En 10 días de protestas hubo 113 policías heridos y 486 detenidos

Mundo

Baltimore sin toque de queda y con aire de paz

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Feligreses oran durante un servicio religioso en una iglesia bautista de Baltimore, este domingo. Un centro para adultos que construía la iglesia fue quemado durante los disturbios. El gobernador Larry Hogan pidió que en todo el estado se realizara ayer un día de oración y paz. | AP

Baltimore, EE. UU.AFP Las autoridades de Baltimore ordenaron ayer el retiro de la Guardia Nacional y la suspensión inmediata del toque de queda declarado en la ciudad estadounidense, luego de que manifestaciones derivaran en disturbios tras la muerte de un joven negro bajo custodia policial.

“Con efecto inmediato, he rescindido mi orden instituyendo el toque de queda en toda la ciudad”, escribió en Twitter la alcaldesa de Baltimore (este), Stephanie Rawlings-Blake.

Poco después, el gobernador de Maryland, Larry Hogan, anunció que comenzó el retiro de unos 3.000 efectivos de la Guardia Nacional que fueron desplegados para reforzar la seguridad en la ciudad portuaria.

El toque de queda regía en Baltimore de 22:00 a 05:00 desde el martes, un día después de que las protestas desembocaran en caos, enfrentamientos entre manifestantes y la Policía, el saqueo de tiendas y la quema de vehículos y patrullas policiales.

Las protestas se tornaron violentas luego del funeral de Freddie Gray, de 25 años, quien murió el 19 de abril tras sufrir lesiones graves en la cervical durante su traslado en un vehículo policial, sin cinturón de seguridad y con los pies y manos esposados.

Grandes pérdidas. Hogan señaló , por otro lado, que habían sido objeto de vandalismo unos 200 comercios, muchos de ellos “pertenecientes a minorías” y que “se perdieron cientos de millones de dólares”.

La Policía informó posteriormente de que, desde el 23 de abril, 113 agentes fueron heridos y 486 personas detenidas, 46 de ellas el sábado.

Tras los disturbios del lunes por la noche, las manifestaciones fueron más pacíficas, a medida que crecía el clamor de la comunidad de Baltimore y los dueños de comercios para que el toque de queda se levantara.

La alcaldesa indicó en Twitter que su objetivo “siempre fue no mantener el toque de queda ni un solo día más de lo necesario”.

“Creo que hoy hemos llegado a ese punto”, escribió.

La Policía informó, a su vez, de que mantendrá sus fuerzas “todo el tiempo que sea necesario” y que la situación será evaluada “hora a hora, minuto a minuto”, según dijo a la prensa su portavoz, el capitán Eric Kowalczyk.

El viernes, la fiscala de Maryland, Marilyn Mosby, imputó a seis policías –tres blancos y tres negros– de asesinato en segundo grado por la muerte de Gray. La familia de la víctima y la comunidad de Baltimore celebraron la decisión.

Baltimore

La fiscala indicó que Gray no debió ser arrestado y que no había cometido ningún crimen. Pero el sindicato de policías, que defendió a los imputados, condenó la decisión como un “indignante y apresurado juicio”.

La calma prevaleció en las manifestaciones casi cotidianas en la ciudad (con 620.000 habitantes), donde el sábado entre 2.000 y 3.000 personas –apenas un tercio de lo previsto– marcharon pacíficamente para denunciar la brutalidad policial.

En un gesto simbólico, el alcalde de la ciudad se trasladó al centro comercial Modawmin Mall, saqueado durante los disturbios y que debía reabrir parcialmente este domingo.

Las movilizaciones continuaban este domingo en la ciudad. Algo menos de mil personas se reunieron ante la Alcaldía, convocadas por dirigentes de todas las comunidades religiosas, oraron y reclamaron justicia.

El drama en Baltimore es el más reciente de varios casos de muertes de negros desarmados a manos de la policía, y ha reavivado las tensiones raciales latentes en Estados Unidos entre la comunidad negra y los uniformados.

Barack Obama, el primer presidente negro de Estados Unidos, prevé viajar el lunes a Nueva York, para lanzar una nueva asociación destinada a promover la integración social de los jóvenes negros.

  • Comparta este artículo
Mundo

Baltimore sin toque de queda y con aire de paz

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota