Mundo

Una mirada al pasado para perfilar futuro más optimista

Actualizado el 22 de enero de 2013 a las 12:00 am

Mundo

Una mirada al pasado para perfilar futuro más optimista

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Washington. EFE. El presidente de EE. UU., Barack Obama, se apoyó ayer en referencias al pasado para mirar al futuro con un optimismo que muchos creían perdido, en un discurso corto y efectivo que complació a los sectores más progresistas del país.

Después de jurar su cargo sobre las Biblias de Abraham Lincoln y Martin Luther King, Obama quiso mantener viva la memoria de esos referentes históricos en su alocución, que tuvo como grandes temas la unidad nacional que logró el primero y los derechos civiles por los cuales luchó el segundo.

El resultado fue un discurso más esperanzador que el que ofreció en su primera investidura, en el 2009, cuando Obama se asomaba a una crisis económica en pleno apogeo y a la perspectiva de acabar con dos guerras, la de Irak y la de Afganistán.

Pese a los retos pendientes, el mandatario comenzó su segunda etapa en la Casa Blanca recordando que está terminando “una década de guerra” al tiempo que comienza “una recuperación económica” y que se puede sacar provecho de este momento siempre que haya unidad.

“Creo que el discurso fue bastante impresionante, tanto en sustancia como en la forma de pronunciarlo”, dijo Mark Brewer, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Maine.

Para Dotty Lynch, profesora de Comunicación Política en la American University (AU), de Washington, los estadounidenses pudieron escuchar a “un Obama muy decidido y optimista, alguien firmemente comprometido con valores progresistas”, comentó.

No en vano, el mandatario utilizó la palabra “gay” por primera vez en la historia de los discursos de investidura presidencial en el país y pidió acción en dos áreas, la inmigración y el cambio climático, que generan una profunda división en el Congreso.

“El discurso de hoy debería complacer a muchos progresistas que han sentido que Obama era demasiado cauto en el pasado; por ejemplo, cuando menciona los derechos de los homosexuales y los equipara a la lucha histórica por los derechos civiles y los de las mujeres”, señaló Jane Hall, profesora de política y medios en AU.

En sus constantes referencias a los “padres fundadores” del país y los íconos de derechos civiles, el mandatario buscó transmitir la idea de que hay “ que ir más lejos en el área de la igualdad, particularmente para las mujeres y homosexuales”, apuntó Brewer.

PUBLICIDAD

Repitió cinco veces la frase que abre la Constitución, “We the people” (“Nosotros, el pueblo”) , para “recordar que nuestro objetivo es trabajar juntos”, resaltó Hall.

Si en el 2009 Obama veía al país inmerso en un “invierno de dificultades”, en esta ocasión habló de un “llamado de la historia” para “aprovechar un momento” que se hará escurridizo si no se aborda colectivamente. “El progreso no nos obliga a zanjar para siempre debates sobre el papel del Gobierno que ya duran siglos, pero sí requiere que actuemos en nuestro tiempo”, subrayó el gobernante.

Ese tono decisivo es, según el analista de The Washington Post Chris Cilizza, lo que hace que el discurso pueda resumirse así: “Soy el presidente, lidien con ello”.

  • Comparta este artículo
Mundo

Una mirada al pasado para perfilar futuro más optimista

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota