Mundo

Los kurdos iraquíes trazan una nueva frontera en la arena a golpe de excavadoras

Actualizado el 11 de noviembre de 2016 a las 03:15 pm

Mundo

Los kurdos iraquíes trazan una nueva frontera en la arena a golpe de excavadoras

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Dos peshmergas (soldados kurdos) descansan al lado de la carretera luego de la toma de la ciudad de Bashiqa, arrebatada al Estado Islámico. (AP)

Shaquli, Irak

Los combatientes kurdos trabajan a destajo en la construcción de una frontera de tierra en el norte de Irak, que podría delimitar parte del territorio con el que quieren quedarse tras arrebatárselo a los yihadistas cerca de Mosul.

Con palas mecánicas y excavadoras, los peshmergas aprovechan los últimos rayos de sol para reforzar esta nueva barrera a unos 60 km al oeste de su capital regional, Erbil.

Los kurdos, involucrados en la lucha contra los yihadistas en Irak desde 2014, participan desde el 17 octubre en una ofensiva para arrebatar al grupo Estado Islámico (EI) su bastión de Mosul, al noroeste de Erbil.

En los combates contra los yihadistas, los kurdos conquistaron terreno en el norte de Irak y, recientemente, varios pueblos y ciudades cerca de Mosul, como Bashiqa.

No parece que vayan a renunciar a estos territorios cuando haya terminado la batalla, pese a no encontrarse dentro de las fronteras del Kurdistán iraquí.

"Si los peshmergas entran en una zona y la liberan, ésta se quedará (en manos) de los peshmergas", afirmó un comandante kurdo, el general Jammal Weis. Una posición que hace vislumbrar tensiones con Bagdad y con el Estado federal iraquí.

LEA: Kurdos de Irak arrebatan al Estado Islámico el control de una ciudad vecina a Mosul

Desde el pueblo de Shaquli, varios periodistas de la AFP han recorrido en coche la barrera de tierra a lo largo de una veintena de kilómetros. Se prolonga más allá, hacia el noroeste, lejos de Bashiqa.

Las apisonadoras allanan el terreno para eventualmente construir una carretera que comunique con otras localidades controladas por el EI.

Y eso que, al comienzo de la semana, los peshmergas afirmaron, tras apoderarse de Bashiqa, que habían conseguido su objetivo en la batalla de Mosul.

"Según el plan concluido con el gobierno, los peshmergas cumplieron todos los objetivos fijados", afirma Jabar Yawar, secretario general del ministerio de la región autónoma del Kurdistán iraquí.

Ali Hussein (der.) y su hijo avanzan hacia el que era su hogar para ver qué quedó de su negocio de carros usados en Bashiqa. El pueblo, que estaba en poder del Estado Islámico, fue saqueado por los yihadistas y destruido por los posteriores combates.entre el grupo terrorista y las fuerzas iraquíes. (AP)

Lo mismo ha constatado un comandante militar kurdo, general Aziz Weis. "Todas las zonas definidas como blancos están tomadas".

En cuanto a la nueva barrera de tierra, Yawar afirma que tiene por objetivo proteger a las fuerzas kurdas contra posibles ataques suicidas del EI.

PUBLICIDAD

"No estamos delimitando fronteras geográficas. Esta barrera de tierra tiene por objetivo proteger a los peshmergas de futuras operaciones de Dáesh (Estado Islámico)", dijo.

Pero, según expertos, la construcción de esta barrera, al igual que la presencia de peshmergas en Bashiqa o en la provincia petrolera de Kirkuk (norte), podría presagiar objetivos territoriales a más largo plazo.

LEA: Quiénes son los kurdos y por qué todavía no tienen un Estado

Las líneas defensivas de los peshmergas pueden justificarse por los ataques del EI "pero también son indicadores de una nueva realidad en Irak: el gobierno del Kurdistán ha extendido de facto su control sobre zonas más extensas de territorio de las que poseía", afirma Patrick Martin, del Institute for the Study of War en Washington.

Según Martin, el gobierno kurdo se esforzará por "integrar estas zonas a la región del Kurdistán iraquí". "Lo interesante sobre la barrera es que es nueva, geográficamente hablando, y al mismo tiempo el producto de años de influencia informal del gobierno kurdo en estas zonas", recuerda Nate Rosenblatt, investigador de la universidad británica de Oxford.

Según él, los peshmergas "impondrán controles estrictos a las personas que se desplacen de Mosul hacia Bashiqa y en las zonas de los alrededores en el futuro".

El jueves ya había controles en el lugar donde comienza la barrera de tierra, con un retén en la carretera que va del oeste de Erbil hacia Mosul.

El primer control del ejército iraquí se halla a cientos de metros más al oeste, y las dos posiciones operan como pasos fronterizos.

Los peshmergas inspeccionaban camiones cargados de personas que huían de los suburbios de Mosul hacia los campamentos de desplazados en el Kurdistán.

También examinaban los permisos que autorizan a civiles desplazados en las zonas kurdas a dirigirse hacia el oeste para constatar el estado de sus casas en las aldeas controladas por las fuerzas de Bagdad.

  • Comparta este artículo
Mundo

Los kurdos iraquíes trazan una nueva frontera en la arena a golpe de excavadoras

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota