Mundo

Acuerdos sobre zonas de ‘distensión’

Violencia empieza a disminuir en Siria

Actualizado el 06 de mayo de 2017 a las 06:36 pm

Mundo

Violencia empieza a disminuir en Siria

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Beirut. AFP La violencia disminuyó el sábado en varias provincias de Siria en el inicio de la aplicación de un acuerdo alcanzado entre Rusia, Irán y Turquía en aras de instaurar una tregua duradera.

El inicio de este proceso se produce dos días después de la firma por Moscú, aliado del régimen de Bashar al Asad, y Turquía, apoyo de los rebeldes, de un memorando que prevé la creación de cuatro “zonas de distensión”.

En los más de seis años de guerra en el país se han implantado varios acuerdos de tregua o alto el fuego, antes de fracasar.

Sin embargo, este plan parece más ambicioso ya que prevé vigilancia en estas zonas de distensión por las fuerzas de los países garantes.

El acuerdo comenzó a aplicarse el sábado a media noche, pero entrará realmente en vigor el 4 de junio, cuando estas zonas serán exactamente definidas, con una validez de seis meses renovables.

El texto, sin embargo, no prevé explícitamente si los combates deben concluir inmediatamente ya que ni el régimen sirio ni los rebeldes anunciaron un cese de las hostilidades.

Además, unas horas después del inicio del proceso, se produjeron algunos enfrentamientos y bombardeos esporádicos, con mucha menos intensidad que de costumbre.

Los principales combates se produjeron en la provincia de Idlib (noroeste), partes del centro de Siria, en el sur y en el enclave de la oposición de Ghuta Oriental, cerca de Damasco.

En Idlib el cielo estaba tranquilo, indicó un corresponsal de la AFP, aunque los habitantes estaban preocupados por si la noche traía consigo nuevos bombardeos.

En Ghuta Oriental aún se podía oír el ruido de los aviones del gobierno el sábado a mediodía, según un corresponsal de la AFP en la ciudad de Duma, en manos de los rebeldes.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) señaló que se produjeron algunos combates y bombardeos en varias áreas gobernadas por los rebeldes en las provincia de Hama (centro) y de Ghuta Oriental.

“Pese a esas violaciones, todavía puede decirse que la violencia disminuyó”, apuntó el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.

El OSDH indicó que el sábado no se habían registrado muertes de civiles, pero que varios combatientes habían perdido la vida en bombardeos del régimen en las provincias de Deraa y Alepo.

Ni el gobierno sirio ni los grupos rebeldes firmaron el acuerdo.

Una fuente militar de Damasco dijo que el ejército había detectado infracciones pero que estaba esperando a que las zonas fueran delimitadas por completo.

Por su parte, un miembro de la delegación rebelde en los diálogos dijo a la AFP el sábado que la oposición había “registrado violaciones del acuerdo cometidas por el régimen y sus milicias”.

“Enviaremos esta lista a los rusos a través de los turcos”, explicó la fuente, que pidió el anonimato.

La Coalición Nacional Siria, que agrupa a la oposición, anunció por otra parte la elección de un nuevo jefe, el disidente Riad Seif, de 70 años, que sustituyó a Anas al Abdeh.

Además de la instauración de una tregua duradera, el acuerdo de “zonas de distensión” pretende mejorar la situación humanitaria y crear las “condiciones para hacer avanzar el proceso político”, cuando la guerra ha dejado ya más de 320.000 muertos en seis años.

Las “zonas de distensión” se transformarán en “zonas de seguridad”, con puestos de control y centros de supervisión gestionados conjuntamente por “las fuerzas de los países garantes” y posiblemente “otras partes”.

En estas zonas, las fuerzas gubernamentales y los grupos armados de la oposición deberán dejar de usar cualquier tipo de armamento, incluida la aviación.

Al mismo tiempo, el texto excluye a los “grupos terroristas”, estipulados como el grupo yihadista Estado Islámico (EI), el Frente Al Nosra (antiguo nombre para designar al actual Frente Fateh al Sham) y todos los grupos, entidades e individuos afiliados.

Según el acuerdo, una “zona de distensión” incluirá a la provincia de Idlib (noroeste), una zona de la provincia de Homs (centro), Ghuta Oriental y parte de las provincias de Deraa y Quneitra, en el sur.

Según un alto responsable del Estado Mayor ruso, hay 2,67 millones de civiles y 41.500 rebeldes que serían concernidos.

  • Comparta este artículo
Mundo

Violencia empieza a disminuir en Siria

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota