Mundo

Soldados sirios relatan su huida del asedio de al-Qaeda

Actualizado el 28 de mayo de 2015 a las 12:01 am

Mundo

Soldados sirios relatan su huida del asedio de al-Qaeda

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Soldados sirios que escaparon de un ataque de los combatientes islamistas se encuentran hospitalizados en un centro médico de Latakia, una ciudad costera controlada por el régimen. (AFP)

Latakia, Siria

Herido en el vientre, el soldado Mohamad Asaf fingió estar muerto para poder escapar de los combatientes de al-Qaeda que tomaron el hospital de Jisr Al Shugur, en Siria, donde se había encerrado con decenas de compañeros de armas.Acostado en una cama del hospital de Latakia, localidad costera controlada por el régimen, este militar de 28 años relata cómo hizo un gran esfuerzo, pese a sus heridas en el vientre y en un tobillo causadas por el fuego enemigo, para recorrer los tres kilómetros que lo separaban de una zona segura.Jisr Al Shugur, ciudad de la provincia de Idleb, en el noroeste del país, cayó el 25 de abril en manos de Al Nosra, la rama siria de al-Qaeda, y de sus aliados rebeldes, salvo su hospital.Durante la ofensiva rebelde, un grupo de soldados recibió la orden de reagruparse en este hospital para lanzar un contraataque y recuperar la ciudad, pero acabaron siendo rodeados y asediados por sus enemigos.Así, aislados de la tropa que se había retirado previamente, más de 450 soldados y sus familias resistieron durante un mes antes de intentar la gran evasión el viernes, día en que el hospital acabó siendo tomado por los rebeldes."Estábamos en contacto con el mando militar, que nos ordenó evacuar el lugar", ya que Al Nosra estaba preparando una operación para dinamitar el hospital, explica Mohamad."La orden de retirada llegó el viernes antes de las 8 a.m., hora fijada para la explosión", añade.

En ese momento se formaron cuatro grupos, uno en vanguardia para proteger a los soldados que huían, otro para evacuar civiles, un tercero para transportar heridos y el cuarto que disparaba para cubrir la fuga de todo el contingente.

"Nos disparaban intensamente, y nosotros teníamos una sola idea: sobrevivir". Mohamad Asaf, soldado sirio.

"Sentí que iba a desmayarme. Hombres armados vinieron y quisieron terminar de matarme, pero pensaron que ya estaba muerto y se fueron tras llevarse mi arma, mi teléfono móvil y mi billetera" relata Mohamad.

"Necesité varias horas de marcha para llegar a una zona segura", en la región de Al Kafir, al oeste de Jisr Al Shugur, explica.Según Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), decenas de soldados lograron huir, otros murieron en el lugar o en el exterior del hospital, y los demás fueron capturados por Al Nosra y los rebeldes.El régimen sirio afirma que los soldados pudieron escaparse del hospital "llevando con ellos a los heridos y los cuerpos de los mártires".

La marcha hacia un lugar seguro fue larga y difícil, según otros testimonios obtenidos en el hospital de Latakia."Caminamos entre los árboles, atravesamos matorrales espinosos durante horas hasta llegar a una zona militar segura", explica Nawar Badr Saleh, soldado de 25 años, encargado de evacuar a los heridos y que dice haber sido herido en una pierna durante la fuga."Nos disparaban intensamente, y nosotros teníamos una sola idea: sobrevivir", añade por su parte Mohamad Mohamad.Rabia Al Asmar, otro militar herido en una pierna siete días antes de la fuga, afirma que los rebeldes "dispararon sin distinción contra los militares y los civiles" que huían del lugar.

  • Comparta este artículo
Mundo

Soldados sirios relatan su huida del asedio de al-Qaeda

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota