Mundo

mezquita y antigua sinagoga

Santuarios son blancos de ataques en Israel y Cisjordania

Actualizado el 13 de noviembre de 2014 a las 12:00 am

Gobierno israelí aprueba 200 nuevos asentamientos en Jerusalén Este

Mundo

Santuarios son blancos de ataques en Israel y Cisjordania

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Jerusalén. EFE, AFP. Una mezquita de Cisjordania y una antigua sinagoga en Israel fueron blanco, la madrugada de ayer, de sendos ataques aparentemente cometidos por extremistas en el marco de violencia que sacude la región desde junio.

Mapa de ubicación,ataque a mezquitas.
ampliar
Mapa de ubicación,ataque a mezquitas. (Infografía)

En Kufur Mughayer, cerca de Ramalá, una mezquita fue incendiada en un suceso que está todavía bajo investigación, informó la Policía israelí.

“Esta madrugada recibimos información acerca de la quema de una mezquita. La fuerzas de la Policía contra la violencia nacionalista y el Ejército no han podido entrar aún para abrir una investigación por desórdenes que tienen lugar en la zona”, se indica en un comunicado.

La aldea se encuentra en una zona de gran fricción entre la población palestina y los colonos judíos, por lo que la Policía y los servicios secretos investigan si detrás del suceso hay ultranacionalistas israelíes.

Feligreses que acudieron a la mezquita a las 4:30 a. m. descubrieron el incendio en la primera planta y acusaron a los colonos judíos de la zona de haber provocado el incendio, que ya se produjo en anteriores ocasiones.

“Cada vez que la mezquita es quemada, la ocupación (Israel) lleva a cabo una investigación para mostrar que hace algo, pero nunca ha arrestado a un solo colono”, se quejaron los residentes.

Un anciano palestino contempla los  daños que provocó  el fuego en la mezquita de Mughayer, en el norte de Ramalá.  | AP
ampliar
Un anciano palestino contempla los daños que provocó el fuego en la mezquita de Mughayer, en el norte de Ramalá. | AP

Árabes en la mira. En otro suceso, que se produjo en la madrugada del martes, presuntos extremistas judíos pincharon las ruedas de cinco coches en Bet Tzafafa, una aldea palestina situada entre dos barrios judíos en la parte sur de Jerusalén.

Allí, los autores dejaron pintada la frase: “No hay coches, no hay árabes”.

En el segundo de los incidentes de ayer, desconocidos arrojaron un coctel molotov contra la antigua sinagoga de Shfaram, en Galilea, donde reside una población mixta que incluye árabes, beduinos y drusos.

La sinagoga, que data de hace 250 años y que seguía en uso durante la primera mitad del siglo XX por la pequeña comunidad judía que residía allí, se convirtió en mayo en un símbolo de convivencia cuando jóvenes árabes de la ciudad la pintaron y limpiaron en una iniciativa conjunta contra el odio y la intolerancia.

El ataque de ayer causó daños leves en el exterior de la sinagoga, dijeron fuentes del poblado.

Más viviendas. En medio de esta creciente violencia, Israel aprobó ayer la construcción de 200 nuevos asentamientos en Jerusalén Este, a pesar de las críticas internacionales contra una colonización que contribuye a la escalada de tensión con los palestinos.

Pepe Alalo, concejal opositor, así como el grupo La Paz Ahora, se alarmaron de la decisión. “Es terrible, en un periodo tan sensible”, resaltó Lior Amihai, responsable de esta organización israelí contra la colonización.

“Estas decisiones de expandir la construcción tiene el potencial de exacerbar esta difícil situación en el terreno y no contribuirán con los esfuerzos para reducir la tensión”, aseguró la portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Jen Psaki.

La continuación de la colonización; esto es, la construcción de viviendas en los territorios palestinos ocupados por Israel, es uno de los factores de tensión que alientan los enfrentamientos en Jerusalén Este de los últimos meses, junto a las detenciones, las intimidaciones y el desempleo.

El rey Abdalá II de Jordania, un mediador tradicional, advirtió a Israel de que la continuación de su política de asentamientos en Jerusalén Este y Cisjordania “destruirá todos los esfuerzos en favor de la paz”.

En este contexto, Israel anunció que no cooperará con la comisión de Naciones Unidas encargada de investigar supuestas violaciones de los derechos humanos cometidas durante la guerra de julio y agosto en la franja de Gaza, que mató a 2.143 palestinos, sobre todo civiles, y a 71 israelíes, en su mayoría soldados. La comisión, dijo Israel, no investiga, sino que emite sus conclusiones.

  • Comparta este artículo
Mundo

Santuarios son blancos de ataques en Israel y Cisjordania

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota