Mundo

Sobrevivientes CUESTIONAN organización

Irán critica a Arabia Saudí por catástrofe en peregrinación

Actualizado el 26 de septiembre de 2015 a las 12:00 am

131 muertos eran iraníes; Teherán exige participar en la investigación

Mundo

Irán critica a Arabia Saudí por catástrofe en peregrinación

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Fieles culpan a Arabia Saudita de estampida mortal (AFP)

Mina, Arabia Saudí. AFP. Irán criticó duramente el viernes a Arabia Saudí por la organización de la peregrinación a La Meca, un día después de la estampida que causó más de 700 muertos, 131 de los cuales eran iraníes, y exigió participar en la investigación, lo cual aviva la tensión entre ambos países.

“Países como Irán, que sufrieron mucho, deben tener sus representantes en la investigación para determinar las causas de la catástrofe y obtener la certeza de que eso no volverá a ocurrir en el futuro”, declaró el primer vicepresidente iraní, Es-hagh Jahanguiri, a la televisión, luego de una reunión extraordinaria del gabinete.

Ambos países tienen relaciones tensas desde la instauración de la República Islámica en Irán en 1979. Su rivalidad proyecta también el cisma entre chiitas y sunitas, representados por Irán y Arabia Saudí, respectivamente.

En los últimos años, las relaciones se degradaron por los conflictos armados en Siria y Yemen, en la que los dos rivales regionales acuerpan a bandos enfrentados.

El jueves, el guía supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei, anunció tres días de duelo por los 131 iraníes muertos en la desbandada, en un mensaje en el que atribuyó el accidente a la “mala gestión” de las autoridades.

Este viernes, varios dirigentes iraníes denunciaron “la incompetencia” del reino para gestionar la peregrinación.

Desde Nueva York, donde participará en la Asamblea General de la ONU, el presidente iraní, Hasán Ruhaní, pidió al Gobierno saudí que asuma sus responsabilidades en esta catástrofe.

Tras la plegaria semanal, en varias ciudades se registraron protestas antisaudíes, en la que muchos manifestantes gritaron la consigna “Muerte para al Saud” (la familia real de Arabia Saudita).

Teherán acusa, además, a las autoridades saudíes de rebajar la cifra de víctimas y asegura que el balance puede llegar a los 1.500 fallecidos.

Según el último balance oficial, 717 personas murieron y 863 resultaron heridas en la estampida, en la mayor tragedia registrada en el hach (peregrinación) en los últimos 25 años.

Este viernes, los peregrinos musulmanes retomaron el ritual de la lapidación de Satán (uno de los muchos que se realizan durante tres días), pero la muchedumbre era menos compacta que la víspera.

Mohamed Hasán, un egipcio de 39 años, dijo que temía una nueva estampida y criticó la mala gestión de los desplazamientos de los casi dos millones de fieles reunidos en Mina, a cinco kilómetros de La Meca.

Las autoridades saudíes no definieron una ruta de entrada y otra de salida. Por eso se dio el choque de flujos de gente.

“Arabia Saudí gasta mucho dinero en el hach, pero la organización es negligente”, opinó Ahmed, otro peregrino egipcio, quien consideró que la afluencia de peregrinos de Mina, una ciudad de carpas blancas, debió organizarse mejor.

El hach ha sido especialmente mortífero este año. El 11 de setiembre una grúa se derrumbó en la Gran Mezquita de La Meca, matando a 109 personas e hiriendo al menos a 400.

“No había margen de maniobra” en el sitio de la estampida, declaró Aminu Abubakar, reportero de la AFP que hacía el hach y que sobrevivió a la tragedia.

Abubakar dijo que los peregrinos le contaron que muchos niños murieron, pese a los esfuerzos de los padres por salvarlos.

“Intentaron tirarlos a los techos, la mayoría de ellos carpas (...), pero muchos no lo lograron”, afirmó el periodista.

Desde Nueva York, el Papa elevó una oración por los fallecidos desde la catedral de San Patricio. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, también expresó sus condolencias.

Para Irfan al Alawi, cofundador de la Islamic Heritage Research Foundation de La Meca, el reino saudí intentó mejorar las instalaciones, pero descuidó la salud y la seguridad. El experto destacó que uno de los problemas es que la policía no tiene conocimiento de idiomas para comunicarse con los peregrinos, la mayoría de los cuales son extranjeros.

Manifestantes en Teherán protestaron el viernes  en solidaridad con las víctimas de la avalancha humana ocurrida el jueves en La Meca con saldo de 717 muertos. | EFE
ampliar
Manifestantes en Teherán protestaron el viernes en solidaridad con las víctimas de la avalancha humana ocurrida el jueves en La Meca con saldo de 717 muertos. | EFE

El viernes, el rey Salman recibió a las delegaciones de los países islámicos que concurren a la peregrinación. En una alocución televisada el monarca expresó su preocupación por asegurar “la seguridad de los peregrinos”.

En Afganistán, los talibanes reclamaron a los saudíes que “hicieran todo lo posible para evitar este tipo de accidentes”.

Aunque Riad no reveló la nacionalidad de las víctimas de la estampida, el gobierno pakistaní anunció la muerte de siete de sus ciudadanos. Argelia informó del fallecimiento de tres de sus peregrinos, India, de 14, e Indonesia, de tres.

Holanda lamentó la muerte de uno de sus ciudadanos.

Los medios marroquíes informaron que 87 de los fallecidos provenían de ese país. También habrían fallecido varios nigerianos, según la prensa del país africano.

El hach es uno de los cinco pilares del islam que todo fiel debe completar al menos una vez en la vida, siempre que pueda. Casi dos millones de fieles participan este año en la peregrinación, 1,4 millón de ellos venidos del extranjero, según las autoridades.

  • Comparta este artículo
Mundo

Irán critica a Arabia Saudí por catástrofe en peregrinación

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota