Mundo

Al-Qaeda aprovecha descontento de sunitas

Irak se asoma al borde del precipicio de una guerra civil

Actualizado el 07 de enero de 2014 a las 12:00 am

Minoría se siente marginada y objeto de persecución del gobierno chiita

Analistas señalan riesgo de que el país se suma en el caos y termine dividiéndose

Mundo

Irak se asoma al borde del precipicio de una guerra civil

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Bagdad. AFP. La intensificación de la revuelta en una provincia sunita de Irak, desencadenada después de que el Gobierno liderado por chiitas desmanteló un campamento de protesta instalado un año atrás, pone al país árabe en un cruce de caminos entre la reconciliación y una guerra civil, según los analistas.

El primer ministro iraquí, Nuri al-Maliki, debe decidir, en los próximos días, si ofrece una participación real en el poder a la desencantada minoría sunita o si continúa con la política de marginación y de represión.

Un grupo de milicianos,  parapetados el domingo en Faluya, donde luchan contra las fuerzas del Gobierno.  | AP
ampliar
Un grupo de milicianos, parapetados el domingo en Faluya, donde luchan contra las fuerzas del Gobierno. | AP

“Los próximos días determinarán el destino de Irak” consideró Ihsan al-Shamari, catedrático de Ciencias Sociales en la Universidad de Bagdad.

“El país se encuentra en un cruce de caminos: reconciliación como un Estado democrático o explosión en un caos total y en la guerra civil, que conduciría a una división del país”, añadió.

Habrá “un Irak democrático en el que todo el mundo es igual” o “nos dirigiremos al abismo”.

Descontento de sunitas. El descontento entre los sunitas se ha incrementado en los últimos años. Esta minoría se siente excluida de las esferas del poder y también un objetivo de las fuerzas de seguridad.

Pero la decisión de al-Maliki de desalojar el 30 de diciembre un campamento de manifestantes que protestaba desde hacía un año en las afueras de Ramadi, capital de al-Anbar, desencadenó un estallido de violencia en las principales ciudades de la provincia.

Los militantes del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) aprovecharon la situación para tomar el control de la ciudad de Faluya (60 km al oeste de Bagdad), así como de sectores de Ramadi.

“Las células más activas e importantes de al-Qaeda están ahora cerca de Bagdad, y esto se debe a un mal cálculo del Gobierno, que está arrastrando a Irak hacia lo desconocido”, dijo Isam al-Faili, catedrático de Ciencias Políticas en la Universidad Mustansiriya de Bagdad.

Debido a las “continuas crisis políticas”, la administración de al- Maliki no ha sido capaz de ver “el sunami que llegaba, el sunami del EIIL”, manifestó al-Faili.

Las autoridades iraquíes han culpado en gran parte de la reciente violencia en al-Anbar al EIIL, aunque en los enfrentamientos también se han visto implicados miembros de las tribus.

PUBLICIDAD

Presencia de al-Qaeda. Los seguidores de al-Qaeda en Irak perdieron influencia en los años posteriores a la invasión liderada por Estados Unidos en el 2003 y sufrieron importantes derrotas.

Pero su última encarnación, el EIIL, hizo un estrepitoso retorno, apuntalado por zonas encontradas en la vecina Siria, donde se ha convertido en un importante actor en el conflicto que vive el país.

“El EIIL ha conseguido beneficiarse de sus redes y capacidades en Irak para tener una presencia fuerte en Siria, y ha empleado su presencia en Siria para reforzar sus posiciones en Irak”, explicó Daniel Byman, del Centro Saban para Política en Oriente Medio de la Brookings Institution.

Irak salió en el 2008 de varios años de brutales enfrentamientos interconfesionales, principalmente porque el Gobierno y los militares estadounidenses, aún sobre el terreno, involucraron a tribus sunitas que combatieron a los activistas de al- Qaeda.

Los sunitas dominaron el país desde su creación, tras la Primera Guerra Mundial, hasta la invasión del 2003, y su sentimiento de desposesión fue uno de los principales factores de la insurrección que surgió tras la invasión.

  • Comparta este artículo
Mundo

Irak se asoma al borde del precipicio de una guerra civil

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota