Mundo

Violencia continúa imparable

Esperanza de tregua en Gaza aún no está muerta

Actualizado el 30 de julio de 2014 a las 12:00 am

Israel pidió más ayuda a Estados Unidos para negociar un alto el fuego

Empero, Hamás volvió a reiterar ayer sus condiciones para cesar las hostilidades

Mundo

Esperanza de tregua en Gaza aún no está muerta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ciudad de Gaza. AFP. La esperanza, aunque aún muy frágil, de una tregua humanitaria entre Israel y Hamas comenzó a tomar cuerpo, a pesar de que continuaron los ataques que el martes y hoy en la madrugada (hora local) provocaron más de 100 muertos palestinos en la franja de Gaza.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, pidió más ayuda estadounidense para negociar un alto el fuego en Gaza , según dijo en la jornada el jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry.

“Anoche (lunes) conversamos y el primer ministro me habló de una idea y una posibilidad de un cese del fuego. Él lo mencionó, como lo ha hecho de forma reiterada”, dijo Kerry, quien agregó que Netanyahu afirmó que apoyará “un alto el fuego que permita a Israel defenderse contra los túneles y que no sea en detrimento del gran sacrificio que han hecho hasta ahora”.

Varios proyectos de tregua han fracasado en los últimos días, mientras ambos bandos beligerantes parecían más decididos que nunca a continuar los combates.

El movimiento islamista palestino Hamás, enemigo jurado de Israel (cuya existencia no reconoce), advirtió de que rechazará todo cese de hostilidades mientras continúen los ataques israelíes y no se levante el bloqueo a la Franja.

Diluvio de fuego sobre Gaza (AFP.)

Hamás no aceptará ningún “alto el fuego sin que cese la agresión y se levante el cerco”, declaró Mohamed Deif, jefe de las Brigadas Ezedin al-Qasan, ante la radio y la televisión del movimiento armado.

Esta declaración, que reitera la posición de los dirigentes islamistas desde el comienzo de la nueva guerra con Israel, fue hecha antes de un importante viaje a El Cairo de una delegación de la Organización para la Liberación de la Palestina (OLP), así como de los principales movimientos políticos palestinos, entre ellos Hamás. El grupo lo encabeza el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás.

Los dirigentes palestinos se reunirán con funcionarios egipcios, intermediarios habituales con los israelíes.

Pese a la negativa de Hamás, Yaser Abed Rabo, secretario general de la OLP, dijo después de consultas con este y la Yihad Islámica, los dos principales grupos militantes de Gaza , que existía una “disposición para un alto el fuego y una tregua humanitaria de 24 horas”.

Fragor de los combates. En tanto, más de 100 cuerpos fueron trasladados ayer a las diferentes morgues de Gaza tras intensos ataques del Ejército israelí sobre el enclave, mientras que otras 18 personas fueron ultimadas en la noche por las bombas de Israel, lo que elevó a por lo menos 1.232 el número de palestinos muertos en 22 días de guerra.

Bombardean la única central eléctrica de Gaza (AFP.)

Los ataques se intensificaron desde el lunes en la noche, y sobre todo en la madrugada del martes, en el campamento de refugiados de Jabaliya (norte de la Franja).

Los más de 240 niños muertos a causa de la ofensiva significan al menos el 29% de las víctimas civiles palestinas, según un comunicado del Fondo de las Naciones Unidas para Infancia (Unicef).

“Vemos niños asesinados, heridos, mutilados o quemados, además de estar aterrorizada la población. Las consecuencias son mucho más duras que en los anteriores brotes de violencia en Gaza”, expresó Pernille Ironside, responsable de la Unicef en el lugar.

La ofensiva de Israel, iniciada el 8 de julio para poner fin a los disparos de cohetes contra el Estado hebreo, ha dejado 56 muertos del lado israelí (tres eran civiles). La noche del lunes un verdadero diluvio de bombas cayó sobre Gaza, tras una frágil tregua para marcar el fin del mes del Ramadán, que se celebra con el día feriado del Eid al-Fitr. Los proyectiles de los tanques cayeron en la principal planta energética de Gaza, lo que causó daños materiales y un incendio que detuvo su funcionamiento.

La casa de Ismael Haniye, jefe del Hamás en la franja de Gaza , sita en el campo de refugiados de Shati, fue blanco de un ataque aéreo, dijeron funcionarios.

  • Comparta este artículo
Mundo

Esperanza de tregua en Gaza aún no está muerta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota