Mundo

Despedirse de un poder que se añoró por 80 años

Actualizado el 05 de julio de 2013 a las 12:00 am

Mundo

Despedirse de un poder que se añoró por 80 años

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El Cairo. AFP. Los Hermanos Musulmanes esperaron más de ocho décadas para dirigir Egipto, pero solo gobernaron durante un año debido a sus propios errores y a la influencia que conservaron los militares, quienes terminaron sacándolos del poder.

Los manifestantes que expresaron su oposición a Mohamed Mursi lo acusaban de querer instaurar un régimen islamista autoritario y de haber traicionado la “revolución” del 2011, que obligó a Hosni Mubárak a renunciar tras tres décadas en el poder.

Para la firma de inteligencia estadounidense Stratfor, “Mursi nunca logró tomar el control de la maquinaria gubernamental, en parte porque era políticamente débil, en parte porque los Hermanos Musulmanes no estaban preparados para gobernar y en parte porque los militares nunca abandonaron del todo el poder”.

Así acabó el mayor hito de una cofradía creada en 1928, que fue oficialmente prohibida en 1954 y luego relativamente tolerada durante parte del régimen de Mubárak.

A lo largo de su historia, la cofradía alternó periodos de oposición frontal y de colaboración con el poder, con un discurso que oscilaba entre la preconización de la creación de un Estado islámico y la promesa de respetar el pluralismo.

Tras la caída de Mubárak, el movimiento dio la impresión de oscilar entre el enfrentamiento y la connivencia con el poder militar. También osciló en su acercamiento a los partidos laicos.

  • Comparta este artículo
Mundo

Despedirse de un poder que se añoró por 80 años

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota