Mundo

Amenaza de ataques yihadistas

Chiitas celebran día santo pese al temor

Actualizado el 05 de noviembre de 2014 a las 12:00 am

Más de 30.000 agentes, además de la Aviación, cuidaron de la actividad

Mundo

Chiitas celebran día santo pese al temor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El Cairo.EFE, AFP Millones de chiitas en Oriente Medio celebraron ayer su principal festividad, el Día de Ashura, desafiando los habituales atentados contra sus concentraciones, aunque con la agravante de la ofensiva del sunita Estado Islámico (EI) en la región.

La batalla que se registró en el año 680 en la ciudad iraquí de Kerbala continúa derramando sangre cada año que los chiitas conmemoran la muerte de Huseín, el nieto del profeta Mahoma, durante ese enfrentamiento que originó la división musulmana entre chiitas y sunitas.

Ayer fue un día de dolor, duelo y reflexión en algunos barrios de países como el Líbano, Siria, Irak, Yemen o Arabia Saudí, que se llenaron de religiosos, adultos y niños, que mostraron su pena llorando, rezando, dándose golpes y latigazos en la espalda, o incluso haciéndose cortes en la frente en busca del “perdón divino”.

Prueba de fuego. Cerca de 3,5 millones de chiitas ocuparon entre el lunes y martes la ciudad santa de Kerbala, en el sur de Irak, en medio de fuertes medidas de seguridad debido a las amenazas terroristas intrínsecas de la ofensiva llevada a cabo en el país por el grupo Estado Islámico (EI), de confesión sunita.

Más de 32.000 miembros de las fuerzas de seguridad y la Aviación iraquí protegieron la celebración de este año, cuyos prolegómenos comenzaron hace diez días, con los primeros peregrinajes.

Una fuente iraquí de seguridad explicó que este año murieron cerca de cien personas, una cifra muy inferior a la de los precedentes, ya que no se produjeron grandes ataques en estas fechas.

El éxito de la peregrinación se presentaba como una prueba para el nuevo gobierno del primer ministro Haidar al-Abadi, así como para las fuerzas iraquíes, que están teniendo muchas dificultades en ganarles terreno a los yihadistas.

Ashura (AFP)

“El hecho de conmemorar el martirio del imán Huseín este año es un desafío a los yihadistas del Estado Islámico”, afirma Saad Jabar, un peregrino que vino de la provincia de Di Car, más al sur.

Para Hatem Gata, un fiel del norte de Bagdad, los iraquíes están dispuestos a “oponerse a esa banda del EI, que quiere perpetuar los actos del exdictador Sadam Huseín ”, un sunita que impidió a los chiitas conmemorar la Ashura.

PUBLICIDAD

El EI ha sido acusado de crímenes como ejecuciones masivas, violaciones, secuestros, crucifixiones y limpieza étnica en las regiones bajo su control en Irak y Siria, donde proclamó un califato.

La organización ultrarradical dio una nueva muestra de su crueldad al ejecutar el domingo al menos a 36 personas , entre ellas cuatro mujeres y tres niños, de la tribu sunita Albunimer, que lucha contra ellos en la provincia iraquí de Al- Anbar (oeste).

En Beirut, decenas de miles de chiitas libaneses participaron en la procesión, coreando la divisa de esta rama del islam: “Estamos a tus órdenes, oh Huseín”.

Promesa. En un discurso retransmitido en pantalla gigante, el líder del movimiento chiita libanés, Hasán Nasralá, prometió que su milicia derrotará a los yihadistas en Siria, donde su grupo ayuda al régimen de Bashar al-Asad.

“Los derrotaremos en todas las regiones, en todos los países (...) esos extremistas no tienen futuro”, dijo Nasralá, refiriéndose al grupo Estado Islámico.

Los combatientes del grupo yihadista fueron blanco este martes de intensos bombardeos por parte de los milicianos kurdos iraquíes en la ciudad siria kurda de Kobane, fronteriza con Turquía, según indicó un comandante.

El EI trata desde e l 16 de setiembre de conquistar esta ciudad, que mantiene bajo asedio, para asegurarse el control de una importante franja territorial en la frontera siroturca.

Según la ONG Human Rights Watch, sus combatientes torturaron a decenas de menores de entre 14 y 16 años, originarios de Kobane, que secuestraron antes de iniciarse el asedio.

En Arabia Saudí, la muerte irrumpió en la celebración del Día de Ashura después de que un grupo de desconocidos abrió fuego contra una mezquita chiita en la provincia de al-Ahsá, en el este del país, lo que costó la vida al menos a cinco personas.

  • Comparta este artículo
Mundo

Chiitas celebran día santo pese al temor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota