Mundo

Áspera negociación

Benjamín Netanyahu podría ir por un gobierno de unidad en Israel

Actualizado el 30 de marzo de 2015 a las 12:00 am

Mundo

Benjamín Netanyahu podría ir por un gobierno de unidad en Israel

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Jerusalén. EFE. El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, no descarta la posibilidad de formar un Gobierno de unidad nacional con la Unión Sionista si las negociaciones con los partidos nacionalistas fracasan, informó ayer el periódicoYediot Aharonot.

Las “demandas irracionales” de los pequeños partidos de derecha han convencido a Netanyahu de no descartar la opción de un gobierno más amplio con la coalición que lideran el laborista Isaac Herzog y la centrista Tzipi Livni, dijeron fuentes del gobernante Likud, que ganó las elecciones del 17 de marzo.

Según estas fuentes, el primer ministro preferiría un gobierno únicamente con los 18 diputados del Partido Laborista, aunque es improbable que Herzog deshaga su pacto preelectoral con la formación Hatnuá, de Livni, que tiene 6 escaños.

“Netanyahu entiende que la opción de un gobierno con el laborismo es la menos mala de las que tiene hoy a su alcance”, dijeron las fuentes al diario, que hablaron bajo anonimato.

Las negociaciones para la formación de gobierno comenzaron esta semana con los dos partidos nacionalistas Israel Beitenu y Hogar Judío, los ultraortodoxos del Shas y el Judaísmo Unido de la Torá, y el centroderecha Kulanu.

Las primeras conversaciones, según los medios locales, han sido más duras de lo esperado por los negociadores del Likud, que han denunciado unas demandas “irracionales”.

Netanyahu   arriba a la sesión de gabinete ayer en Jerusalén.  | AP
ampliar
Netanyahu arriba a la sesión de gabinete ayer en Jerusalén. | AP

“Netanyahu tiene que lidiar con pequeños y medianos partidos de derecha que han presentado demandas irracionales tanto en lo que tiene que ver con los ministerios que exigen como con las líneas del gobierno”, explicaron los informantes.

Aseguraron que ni siquiera Netanyahu, que salió de los comicios con una popularidad sin precedentes en los últimos dos o tres años, “puede aceptar estas demandas”.

Las principales divergencias han surgido con el dirigente de Kulanu, Moshé Kahlon, que boicoteó la primera sesión porque el primer ministro entregó a los ultraortodoxos dos carteras no ministeriales que son cruciales para las reformas que ha prometido en materia de vivienda y carestía de la vida.

También con Israel Beitenu han surgido divergencias por la exigencia de su presidente, Avigdor Lieberman, de seguir como canciller y se baraja la posible rotación de dos años con algún dirigente del Likud.

Los avances más concretos se han producido en las negociaciones con las formaciones ortodoxas, ausentes del gobierno estos dos últimos años.

Aunque por el momento los comentaristas interpretan las amenazas del Likud como una táctica para persuadir a estos partidos de que cedan en sus demandas, lo cierto es que en los últimos días varios diputados de la formación han contactado con colegas laboristas para sondear posturas.

“En contra de toda impresión, hay no pocas voces dentro del laborismo que consideran apropiada la posibilidad del gobierno de unidad nacional”, indicaron las fuentes del Likud al Yediot Aharonot.

Este medio destacó que en la última semana tanto Netanyahu como Herzog han dejado de afirmar ante los periodistas que no sentarán juntos en un Ejecutivo de coalición, indicio de que sus promesas preelectorales de no hacerlo pueden haberse diluido.

  • Comparta este artículo
Mundo

Benjamín Netanyahu podría ir por un gobierno de unidad en Israel

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota