Mundo

Tras embate de tormentas

Un Acapulco sin turistas se queda sin luz y agua potable

Actualizado el 23 de septiembre de 2013 a las 12:00 am

Frutas y verduras frescas escasean frente a aumento de precios en mercados

Autoridades luchan por revivir balneario y devolverle el prestigio de décadas pasadas

Mundo

Un Acapulco sin turistas se queda sin luz y agua potable

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Acapulco. AFP. El balneario de Acapulco, uno de los más golpeados por las tormentas que dejaron en México más de 170 muertos y desaparecidos, logró evacuar a todos sus turistas, pero ahora enfrenta la falta de agua potable, electricidad y alimentos frescos, así como posibles epidemias.

“Los turistas varados han logrado salir prácticamente en su totalidad”, dijo ayer José Villanueva, portavoz del gobierno de Guerrero, el estado más afectado por las torrenciales lluvias y al que pertenece el balneario.

Graves inundaciones y deslaves obligaron al cierre del aeropuerto internacional –ya abierto–, el puerto y las carreteras que conectan con la capital del país, dejando a más de 60.000 turistas atrapados.

Los frustrados vacacionistas fueron evacuados a cuentagotas a través de un puente aéreo improvisado por las autoridades, una tarea que se agilizó el viernes gracias a una austera pero eficaz rehabilitación de las carreteras.

El gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, confirmó que la infraestructura turística está “en buen estado” tras las lluvias, pero la ciudad se encuentra sin servicio de agua potable en todo su territorio y sin energía eléctrica en comunidades que bordean la carretera.

Además, los mercados y tiendas muestran precios más elevados que lo usual para algunos productos de primera necesidad, mientras se hace cada vez más difícil hallar frutas y verduras frescas.

Lluvias. Desde el fin de semana pasado, dos tercios del territorio mexicano padecen lluvias torrenciales que se originaron por el embate, casi simultáneo, de dos ciclones que alcanzaron la fuerza de huracán categoría 1: Manuel por el Pacífico e Íngrid por el golfo de México.

Los ciclones, de los cuales ya solo quedan remanentes, dejaron a su paso 200.000 damnificados, 58.531 habitantes evacuados de sus casas y al menos 106 muertos, un saldo que podría aumentar a más de 170 si resultan fallecidas las 68 personas desaparecidas desde el lunes tras un devastador alud en una zona montañosa de Guerrero.

El presidente, Enrique Peña Nieto, consideró el sábado que “prácticamente no hay esperanza ya” de encontrarlos con vida.

El Gobierno busca desesperadamente que Acapulco regrese a la normalidad e incluso que recupere la época dorada que vivió hace décadas, cuando era el destino favorito de estrellas de Hollywood.

PUBLICIDAD

Antes del embate de los ciclones, las autoridades ya se habían esforzado en promocionar al balneario, pero las fuertes disputas entre grupos del crimen organizado por el mercado de la droga la han convertido en una de las ciudades más peligrosas del país.

  • Comparta este artículo
Mundo

Un Acapulco sin turistas se queda sin luz y agua potable

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota