Mundo

Localidad Turística en sur de Argentina

El silencio cómplice sigue en Bariloche, refugio de nazis

Actualizado el 19 de octubre de 2013 a las 12:00 am

Varios criminales de guerra, como Erich Priebke, encontraron hogar en ese poblado

El asunto sigue siendo tabú entre pobladores alemanes, que prefieren callar

Mundo

El silencio cómplice sigue en Bariloche, refugio de nazis

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

 Policías arrestan a un joven  después del funeral del criminal nazi Erich Priebke, el  15 de octubre, en Albano Laziale , cerca de   Roma.    | AFP.
ampliar
Policías arrestan a un joven después del funeral del criminal nazi Erich Priebke, el 15 de octubre, en Albano Laziale , cerca de Roma. | AFP.

Buenos Aires. AFP.Bariloche , una bella estación turística argentina en la cordillera de los Andes, donde el criminal de guerra Erich Priebke encontró se refugio tras la Segunda Guerra Mundial, sigue manteniendo un silencio absoluto sobre su vínculo con los nazis.

Durante unos 40 años, Priebke pudo vivir en esa localidad rodeada de lagos, montañas y bosques, apaciblemente y sin ser denunciado. El exoficial nazi murió el viernes 11 de octubre en Roma, a los 100 años.

Fue siguiendo la pista del pintor Toon Maes, colaborador belga, que un nativo de Bariloche, Esteban Buch, reveló el retiro de Priebke en la Patagonia argentina, en su obra El pintor de la Suiza Argentina , dedicado a los nazis en exilio en Bariloche, ubicada en una región comparada a menudo con Suiza.

Él pudo conectar los cabos sueltos entre Erich Priebke, presidente de la Asociación Germano-Argentina de Bariloche , y el oficial de la Gestapo responsable de la masacre de las Fosas Ardeatinas, cerca de Roma, donde 335 civiles fueron fusilados en 1944.

“Hasta ese momento, existía el rumor de que él era uno de los nazis famosos instalados en Bariloche. Yo tuve la confirmación recientemente de que mi libro estuvo en el origen del arresto” de este exoficial nazi, extraditado en 1995 a Italia, donde tres años más tarde fue condenado a cadena perpetua.

Miles de nazis, ustachis croatas y fascistas italianos desembarcaron en Argentina con la bendición del presidente Juan Perón, según el centro Simon Wiesenthal.

El tabú de la presencia nazi sigue siendo total entre los alemanes del barrio de Belgrano, en Bariloche. En la Asociación Germano-Argentina nadie quiere hablar. Lo mismo ocurre en la escuela alemana Primo Carpraro.

El único que se pronunció, antes de volver a guardar silencio fue Jorge Priebke, de 68 años, uno de los dos hijos del criminal nazi. Indignado ante la polémica en torno al lugar donde podría ser enterrado su padre, Priebke declaró: “Que entierren a mi padre en Israel”.

Erich Priebke quería ser enterrado en el cementerio de Bariloche, al lado de su esposa, pero Argentina se opone rotundamente.

Para muchos habitantes de Bariloche, la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto judío son eventos históricos muy lejanos como para interesarse por la suerte del cadáver de Erich Priebke. Los nazis gozaban de tal impunidad en esta localidad que Erich Priebke vivió con su verdadera identidad, aunque llegó a Argentina en 1946 bajo el nombre de Otto Pappe. Fue directivo de un hotel, propietario de una chacinería y luego de un centro privado de consultas.

  • Comparta este artículo
Mundo

El silencio cómplice sigue en Bariloche, refugio de nazis

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota