Mundo

'Revista Dominical'

El desconsuelo que se apoderó de Mocoa

Actualizado el 09 de abril de 2017 a las 12:00 am

Más de 300 personas fallecieron en una tragedia al sureste de Colombia. Los dedos no dejan de señalar a los diferentes posibles responsables de una herida que no cerrará pronto

Mundo

El desconsuelo que se apoderó de Mocoa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Filas de hasta cinco cuadras hicieron los sobrevivientes para ingresar al cementerio local al que fueron llevados los cuerpos sin vida. | FOTO: CEET / SANTIAGO SALDARRIAGA

“Una cosa es ver esto por televisión, que causa horror, y otra muy diferente es vivirla como nos tocó a nosotros”.

Las lágrimas brotan a chorros de los ojos de Caterin Lombona al revivir en su mente lo que desearía hubiera sido solo una pesadilla, una pésima película apocalíptica en su pantalla.

“Fue un ruido horrible que retumbó por todos lados. Era un monstruo”, le dijo la joven de 26 años a El Tiempo.

A las 11:40 p. m. del viernes 31 de marzo, un vecino llegó con su hija pequeña a su casa y les dijo que la quebrada estaba creciendo demasiado, que subieran al segundo piso.

Vista aérea que muestra uno de los deslizamientos de tierra en las montañas que causaron los derrumbes como resultado de fuertes lluvias, en Mocoa. | FOTO: AFP/LUIS ROBAYO
Fueron arrasados 17 barrios de la ciudad, de los cuales cinco quedaron totalmente destruidos. | FOTO: AFP/LUIS ROBAYO

Después de esa ingrata noche, Mocoa, capital del departamento del Putumayo, nunca más será la misma. Barro, piedras y la furia del agua arrasaron con el pueblo colombiano, ubicado al sureste del país.

“Infortunadamente, sigue subiendo la cifra de fallecidos y heridos. Hasta esta mañana van 293 personas muertas y 332 heridos”, publicó este miércoles en su cuenta de Twitter Juan Manuel Santos, presidente colombiano. “Hay 2.700 personas en 7 albergues y 1.518 registrados como damnificados. 467 personas han reportado desaparecidos. De ellas se han ubicado 153”.

Uno de los quince desastres naturales más mortíferos del país sudamericano pasó su factura.

Sentada al lado de las piedras y el lodo que dejó el desbordamiento del río Mocoa y sus afluentes (Sangoyaco y Mulatos) Caterin mira con dolor las pocas cosas que pudo rescatar: una bicicleta, algo de ropa y un microondas.

“El agua seguía aumentado, las piedras y los árboles se estrellaban contra la casa y todo temblaba, veíamos pasar los carros flotando en el agua y sonaban durísimo cuando se estrellaban contra las piedras”, cuenta. En ese momento, una ola gigante los golpeó y los obligó a romper una de las paredes de madera de la casa y pasarse al techo de una vivienda vecina.

La tragedia se vive en las calles de Mocoa luego de la avalancha que hasta el momento ha dejado más de 300 muertos y miles de damnificados. | FOTO: CEET/SANTIAGO SALDARRIAGA
Una mujer espera noticias de sus familiares desaparecidos en un refugio en Mocoa. | FOTO: AFP/LUIS ROBAYO
Un hombre lleva imágenes enmarcadas de sus hijos en medio de los escombros dejados por deslizamientos de tierra causados por fuertes lluvias. | FOTO: AFP/LUIS ROBAYO

“Ahí todos no abrazamos y empezamos a rezar. Le pedíamos a Dios que tuviera piedad de nosotros, porque estábamos convencidos de que íbamos a morir”, narró.

Llamó a su esposo, quien trabaja en Purificación (Tolima), pero él no contestó. Duerme en un campamento con otras personas y su celular estaba en silencio. “La verdad, lo llamé para despedirme. Le dije que íbamos a morirnos, que lo amaba mucho, que si oía ese mensaje orara para que nos salváramos”.

“Quedamos en la calle, estamos durmiendo en la casa de mi hermano, pero no tenemos nada. Hasta la ropa nos la han regalado”, agregó.

LEA MÁS: Masiva avalancha en el sur de Colombia cobra más de 200 vidas

LEA MÁS: Ciudad colombiana de Mocoa busca vida entre escombros, lodo y piedras

La tragedia que se pudo evitar

Centenares de personas continúan buscando a sus familiares desaparecidos entre el lodo, rodeados de un ambiente de desesperanza absoluta.

“Sin agua, energía, gasolina ni teléfonos fijos. Con sus hospitales atestados de heridos y sus calles pobladas de gentes que claman por techo y alimentación”, publicó este miércoles el medio Posta.

“Según el último reporte del Puesto de Mando Unificado (PMU), en el desastre que dejó cifras dolorosamente sorprendentes da cuenta de 283 muertos, 17 barrios afectados, más de 300 personas heridas, seis municipios sin energía, dos con acueductos afectados, dos puentes colapsaron y dos puentes resultaron averiados”, agregó. “De igual modo, no había suministro de agua hasta ayer en horas de la tarde. Pero esos números son sólo la punta de lanza de una tragedia que se agrava con el paso de las horas”.

Cuerpos de rescate y familiares buscan a las víctimas entre el barro. | FOTO: SANTIAGO SALDARRIAGA
Un perro de rescate y su guía después de inspeccionar una casa destruida en Mocoa. | FOTO: AFP/LUIS ROBAYO
Miembros de la defensa civil colombiana se llevan el cuerpo de una mujer que murió en el deslizamiento de tierra. | FOTO: AFP/LUIS ROBAYO

La tragedia pudo evitarse. Un informe dado por la antigua entidad del estado, el Instituto Colombiano de Hidrología, Meteorología y Adecuación de Tierras (Himat), advirtió al gobierno lo que podía pasar si el río que desemboca en Mocoa llegara a desbordarse nuevamente. También planteó las medidas de seguridad que debían tomarse y el presupuesto de todas las obras.

El 29 de enero de 1989, un desbordamiento del río Mulato por el aumento de las lluvias arrasó con viviendas, cultivos e infraestructura.

“A solicitud de la Intendencia del Putumayo, se efectuó a mediados de febrero de 1989 una inspección a la zona de desastre por los funcionarios de la Regional No.10 HIMAT con sede en Pasto”, publicó el medio. “Luego de ser analizada la zona, se concluyó la urgente necesidad de adelantar obras de protección en las orillas del río Mulato y se programó la reforestación en la parte alta de la cuenca y la reconstrucción de la Bocatoma”.

“Esto era una tragedia anunciada y las autoridades no hicieron lo que debían", dijo Omar Parra, sacerdote católico en Mocoa, a la estación radial La FM.

“Sobre todo es culpa del gobierno, que nos dejó construir acá”, dijo Carlos Garcés a la agencia AP. Él llegó hace más de una década a Mocoa, junto con su esposa y su hijo. “Todos sabíamos que se iba a inundar, pero no hicimos caso".

Decenas de personas asisten a un entierro masivo en el cementerio local. | FOTO: AP/FERNANDO VERGARA
Ercy López, de 39 años, llora en un refugio en Mocoa. | FOTO: AFP/LUIS ROBAYO
Un niño corre al lado de un grupo de tiendas de campaña en un refugio de la ciudad. | FOTO: AFP/LUIS ROBAYO

Según estimaciones publicadas por la agencia de noticias, casi la mitad de los 40.000 habitantes de Mocoa llegaron a la zona huyendo de la violencia en otras partes del país, como víctimas del conflicto armado.

La comunidad continuó creciendo por la presencia de desplazados a pesar de que los enfrentamientos entre la guerrilla y los paramilitares se redujeron.

LEA MÁS: Colombia declara emergencia por alud y nombra jefe de reconstrucción

LEA MÁS: Ciudad de Mocoa pone en marcha su recuperación luego de alud

El futuro

Sandra Lizcano, vecina de un barrio ubicado a 200 metros del Parque Cementerio Normandía, lugar en el que las autoridades adelantan el proceso de entrega de los cuerpos sin vida a sus familias, aseguró que el hedor se apoderó de todo el municipio.

“La verdad estamos muy mal con los olores y la pestilencia que atrae el viento. Anoche casi no pudimos dormir por el olor tan insoportable”, le dijo a EFE. “Mucha gente viene y llora de dolor por la pérdida y otros porque no les entregan a sus familiares muertos a pesar de que ya los han reconocido”.

Un joven se sienta sobre su casa destruida. | FOTO: AFP/ LUIS ROBAYO
Una mujer llora sobre el ataúd de uno sus familiares fallecidos, en el cementerio local. | FOTO: AFP/LUIS ROBAYO

A mediados de esta semana se anunció una investigación para determinar si las autoridades de la ciudad aplicaron correctamente los reglamentos de construcción y planeación de desastres naturales.

Al cierre de esta edición (jueves 6 de abril) la cifra de fallecidos había aumentado a 301, incluyendo casi 100 niños. 314 aún continúan desaparecidos.

Edgardo Maya, Contralor Nacional, aseguró que la investigación “no se trata de castigo, sino de prevención. ¿De qué sirve castigar a la gente ahora, después de tantas muertes?”.

  • Comparta este artículo
Mundo

El desconsuelo que se apoderó de Mocoa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Lucía Vásquez

lucia.vasquez@nacion.com

Periodista

Se unió a la Revista Dominical en el 2015. Bachiller en Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo de la Universidad de Costa Rica y estudiante de Comunicación Audiovisual y Multimedial.

Ver comentarios
Regresar a la nota