Mundo

La 'ira de los cielos' cae sobre una remota comunidad indígena en Colombia

Actualizado el 07 de octubre de 2014 a las 05:15 pm

Mundo

La 'ira de los cielos' cae sobre una remota comunidad indígena en Colombia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Soldados y familiares cargan a una persona de la etnia Wiwa herida por el rayo que mató a 11 indígenas que se encontraban en una reunión en su pueblo, una zona montañosa remota en Santa Marta, Colombia. (AFP)

KEMAKuMAQUE, Colombia

"Sentí como si la Naturaleza estuviera pidiendo que le devolviéramos todo lo que le habíamos quitado". Como su sabio, la tribu golpeada por un rayo que mató a 11 indígenas en las montañas del norte de Colombia seguía en shock el martes tras la tragedia.

"El rayo entró y dio vueltas en todo el lugar y, a medida que pasaba, la gente se iba cayendo sin que pudiéramos hacer nada", dijo el mamo Ramón Gil, autoridad suprema de la comunidad de 60 familias de la etnia Wiwa que viven en la reserva Kemakúmaque, en el corazón de la Sierra Nevada.En esta aldea, donde una violenta tormenta eléctrica acompañada de un aguacero tropical trajo la muerte y la destrucción la madrugada del lunes, los miembros de la tribu recibieron, aún traumatizados, el helicóptero del Ejército que les llevó comida y medicamentos."Ese día uno se sentía como muerto, la parte de abajo, las piernas no las podía mover", dijo a la AFP Sebastián Daza, presente en la 'unguma' (choza ceremonial) donde unos 50 wiwas estaban reunidos cuando el rayo cayó.Momentos antes de la catástrofe, este sobreviviente dijo haber tenido una premonición: "Yo quería salir y los demás dijeron 'Escucha lo que están hablando'".Para otro miembro de la tribu, Lorenzo Gil, lo ocurrido es una "respuesta al hombre que da la espalda a la naturaleza". "Quizás somos los que más nos encargamos de buscar el equilibrio entre el hombre y la naturaleza y si nos sucede esto es porque el mundo no está haciendo nada, no nos está apoyando", dijo a la AFP, desolado."Estamos tratando de recuperarnos porque es un gran impacto para nuestra comunidad que la naturaleza nos haya tratado así. Estamos de luto", agregó.Su hermano y sus primos figuran entre los 15 heridos por el rayo que impactó en la madrugada del lunes en esta tribu que vive habitualmente una existencia pacífica, marcada por rituales, cantos y meditación.Víctimas de quemaduras de segundo y tercer grado, los heridos fueron evacuados en helicóptero desde la reserva Kemakúmaque, de muy difícil acceso, a hospitales en Santa Marta sobre la costa Caribe, la ciudad más cercana, a cinco horas de carretera.

PUBLICIDAD
Miembros del Ejército de Colombia ayudan en el traslado, el lunes 6, de un grupo de indígenas que recibieron el impacto de un rayo mientras realizaban una reunión tradicional en la Sierra Nevada de Santa Marta, al norte de Colombia.
ampliar
Miembros del Ejército de Colombia ayudan en el traslado, el lunes 6, de un grupo de indígenas que recibieron el impacto de un rayo mientras realizaban una reunión tradicional en la Sierra Nevada de Santa Marta, al norte de Colombia. (EFE)

Ana Gil, una enfermera wiwa que acompaña a los heridos, aseguró a radio Caracol que los afectados "se encuentran en condición estable". Cuatro aún deben ser operados y seis siguen en observación."La mayoría tiene quemaduras en la espalda, caderas y piernas", dijo, señalando que aunque son comunes las tormentas en la zona nunca habían causado algo "tan traumático".Fue mientras se celebraba la Asamblea de la Cuenca del Río Guachaca que el rayo cayó sobre la tribu. Ninguna mujer ni niño resultó afectado, porque éstos no son convocados a este tipo de encuentros donde se toman decisiones político-administrativas.Después de la tragedia, la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) lanzó un "llamado a la solidaridad nacional e internacional".Las autoridades, en tanto, llegaron al lugar a identificar los cuerpos que, según la tradición, serán enterrados en territorio indígena tras un funeral de varios días."La madre Naturaleza nos jugó una mala pasada", dijo este martes el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en un acto con representantes indígenas, a la vez que volvió a garantizar la ayuda del Estado.Aunque las consecuencias mortales son raras, las tormentas con fuertes descargas eléctricas son un fenómeno climático usual en varias regiones de Colombia.La combinación de altas temperaturas y ondas tropicales crea nubes "que contienen una gran cantidad de energía positiva y negativa", explicó a la AFP el jefe de pronósticos del estatal Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM), Cristian Euscátegui."Se estima que los muertos por rayos en Colombia son más de 150 al año, una ocurrencia superior a la de cualquier otro país", dijo por su parte a la AFP el ingeniero Horacio Torres, autor de varios libros sobre el tema y profesor de la Universidad Nacional de Colombia.

  • Comparta este artículo
Mundo

La 'ira de los cielos' cae sobre una remota comunidad indígena en Colombia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota