Mundo

Investigada por malversación de bienes públicos

Viuda de Pinochet enfrenta el cerco de la Justicia en Chile

Actualizado el 24 de agosto de 2016 a las 01:24 pm

Fundación que presidió derivó en lucrativo negocio inmobiliario del cual  se benefició

Mundo

Viuda de Pinochet enfrenta el cerco de la Justicia en Chile

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Lucía Hiriart, presidenta y fundadora de Cema Chile. (Archivo/La Nación)

Santiago

Cercada por la Justicia, que la investiga por malversación de caudales públicos, Lucía Hiriart, viuda del dictador chileno Augusto Pinochet, debió dejar atrás el sosegado, pero amargo retiro público en que se mantenía en los últimos años tras la muerte de su esposo en el 2006.

Considerada la mujer fuerte tras la cruenta dictadura de su marido (1973-1990), a sus 93 años Hiriart ha vuelto a enfrentar acusaciones de malversación de caudales públicos y fraude luego de que se hicieron públicas denuncias de negocios inmobiliarios de la fundación Cema-Chile, de la que ella era su presidenta vitalicia.

Creada durante la dictadura para capacitar en oficios menores a las dueñas de casa, la fundación buscaba darle una base de apoyo popular al régimen, con cientos de sedes sociales a la largo de Chile en la que las mujeres acudían a aprender a tejer o bordar o tomar el té.

Pero tras el fin de la dictadura, poco a poco dejó su carácter social y se convirtió en un lucrativo negocio inmobiliario del que se benefició Lucía Hiriart y su familia, en una cantidad que aún no ha sido cuantificada oficialmente, pero que medios de prensa calculan en unos $8 millones.

"Cema-Chile devino luego del fin de la dictadura en una entidad que no desarrolla ninguna actividad social relevante y cuya principal actividad en los últimos años ha sido dedicarse a la venta y el arriendo de los inmuebles que recibió en la dictadura", dijo a la AFP el ministro de Bienes Nacionales, Víctor Osorio.

Tras la muerte del exdictador, en diciembre del  2006, su familia vivió años turbulentos con la investigación sobre el origen de la inmensa fortuna oculta en bancos extranjeros. Lucía Hiriart y sus cinco hijos fueron arrestados,  pero luego liberados sin sanción al no poder acreditarse las denuncias de malversación de caudales públicos.

Aislamiento. Después del cierre de la investigación, la viuda de exdictador y sus hijos se sumieron en el anonimato, viviendo la decepción de perder el apoyo de los antiguos partidarios del régimen.

"Desde la muerte de Pinochet, la vida de Lucía Hiriart y su familia fue de decepción, por la desafección abrupta y precipitada de aquellos que en su tiempo fueron pinochetistas", expresó  la periodista Alejandra Matus, autora del libro biográfico Doña Lucía.

PUBLICIDAD

"Para ella han sido años amargos", agregó Matus.

El sosiego de los últimos años llegó a su fin tras la denuncia presentada en diciembre del  2015 por el Ministerio de Bienes Nacionales para recuperar 135 propiedades que fueron transferidas gratuitamente a Cema-Chile, valoradas en unos $120 millone, de las que la fundación ha seguido usufructuando.

El Consejo de Defensa del Estado (CDE), que representa judicialmente al Estado, se sumó a la acción judicial por malversación de caudales públicos y, esta semana, el juez a cargo del caso, Guillermo de la Barra, ordenó el embargo preventivo de 41 de esas propiedades.

Con esta medida se intenta poner fin a la caja pagadora de la que echó mano Lucía Hiriart todos estos años.

"Ella siempre consideró a Cema como parte de su patrimonio personal, por eso no es extraño que ella recurriera a sus arcas sin ningún pudor para resolver sus problemas personales", dijo Alejandra Matus.

En el marco de la investigación en curso, el CDE acreditó que la entidad le traspasó directamente a ella $50.000   para costear parte de la defensa de Pinochet cuando estuvo detenido en Londres entre octubre de 1998 y marzo del 2000.

Con 93 años, la viuda del exdictador vive sola junto a una enfermera y un mozo en un apartamento en el exclusivo barrio de La Dehesa, y estaría empezando a tener síntomas de pérdida de memoria.

Con todo, sigue siendo uno de los principales sustentos económicos de su familia, ayudando a la mantención de un gran contingente de personas: hijos, nietos y bisnietos, según la investigación de Alejandra Matus.

"Lo que uno puede ver es que todos siguen viviendo en una de las comunas más ricas de Chile, que viajan constantemente a Miami y Estados Unidos y que los hijos en edad escolar están matriculados en los colegios más caros de Chile. Eso no te habla de penurias", agrega la periodista.

En las últimas semanas, Lucía Hiriart anunció su renuncia a la presidencia del directorio de la fundación, mientras el Ministerio de Bienes Nacionales persiguirá "la restitución total de todos los inmuebles".

  • Comparta este artículo
Mundo

Viuda de Pinochet enfrenta el cerco de la Justicia en Chile

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota