Mundo

Domingo se cumple segundo aniversario

Venezuela perdió calidad de vida en dos años de gobierno de Maduro

Actualizado el 18 de abril de 2015 a las 12:00 am

Inflación se disparó, escasez es crónica y la pobreza subió 7 puntos

Mundo

Venezuela perdió calidad de vida en dos años de gobierno de Maduro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Una mujer trabaja como costurera en una de las plantas de la Torre Confinanzas, un rascacielos de 45 plantas, ocupado por unas 300 familias que pagan unos 250 bolívares (poco más de un dólar) al mes. | EFE

Caracas. AFP. El presidente Nicolás Maduro cumple mañana dos años en el poder marcados por un deterioro paulatino de la calidad de vida de los venezolanos, cuyo último episodio es el recorte en la asignación de dólares subsidiados para viajeros y compras en el exterior.

Cuando el heredero del fallecido Hugo Chávez asumió el 19 de abril del 2013 tras unas elecciones impugnadas por la oposición, la inflación anual era de 20,1%, la escasez de productos básicos ascendía a 20% y la pobreza se ubicaba en 25,1%.

Dos años después, la inflación anual se disparó a 68,5%, la escasez se ha convertido en un mal crónico y la pobreza –una de las grandes banderas de la Revolución Bolivariana– alcanza al 32,1% de los venezolanos.

Y el dólar negro, marcador ya casi omnipresente de unos precios en bolívares cada vez más devaluados, pasó de 22 unidades por dólar, cuando murió Chávez, a los 275 bolívares según el cierre del viernes.

Todo ello mina la moral de los venezolanos, cada vez más sometidos a largas filas para conseguir leche, aceite, harina o medicamentos sin recurrir al mercado negro, donde –cuando el bien se consigue– los precios se disparan hasta un 1.000%.

“Es muy evidente que el venezolano ha perdido calidad de vida en todos los estratos sociales, pero sobre todo entre los más pobres”, explica el economista Maxim Ross, fundador del Centro de Estudios de Economía venezolana de la Universidad Monte Ávila.

¿Modelo o guerra económica? Como él, muchos economistas consideran que la situación actual es consecuencia del modelo socialista centralizador, implantado por Chávez y seguido a rajatabla por Maduro.

El sistema incluye controles de cambio y de precios, expropiaciones, desaforado gasto público y “burocratismo” que castiga la producción nacional y fomenta la corrupción, el contrabando y la ineficiencia.

Sin embargo, Maduro, que se jacta de que su gobierno sigue sacando de la desnutrición a millones de venezolanos – corroborado por la Organización de las Naciones Unidas para Agricultura y Alimentación, FAO– atribuye la crisis a una “guerra económica” de la burguesía con lazos con Colombia y Estados Unidos.

A pesar de las continuas alzas salariales ordenadas por Maduro, la frustración en la calle por la idea de que “la inflación se está comiendo el salario” está muy extendida entre los venezolanos de todas las edades y condiciones, habituados a la generosa política de subsidios del chavismo.

PUBLICIDAD

Sentada en un puesto callejero de café en un barrio en el este de Caracas, Luisa Marina, empleada doméstica y madre soltera, califica el gobierno de Maduro como el de “los años del no hay”.

Un avión ruso Sukhoi SU30 vuela por encima de vehículos de combate en una maniobra militar el miércoles en San Carlos del Meta. | EFE
ampliar
Un avión ruso Sukhoi SU30 vuela por encima de vehículos de combate en una maniobra militar el miércoles en San Carlos del Meta. | EFE

“Yo no tengo nada contra Maduro, pero este gobierno lo ha echado todo a perder. En dos años todo nos han ido recortando. A mí hasta me quitaron las remesas”, dice Marina, que emigró de Colombia hace 22 años y que a pesar de todo no piensa volver a emigrar, como están haciendo muchos.

En la plaza Bolívar, del acomodado distrito de Chacao, Vladimir Zambrano, un técnico de sonido y estudiante de computación, cuenta que en estos dos años su salario se ha duplicado de 7.500 a 15.000 bolívares, pero le rinde “mucho menos”.

“En Venezuela ya no se vive, sino se sobrevive. Uno trabaja para el día a día. Como joven, uno ya no aspira a tener algo fijo, a comprar un inmueble. Solo piensa en qué tendrá en el bolsillo para el día siguiente”, explica.

En un contexto de abrupta caída de los vitales ingresos petroleros, el inquilino del palacio de Miraflores se ha visto obligado a recortar divisas para remesas y para boletos aéreos, a dejar de pagar deuda comercial y a subir el precio de algunos productos controlados y de las tarifas subsidiadas de los servicios públicos.

“Maduro ha tenido menos ingresos petroleros que Chávez, ha tenido que pagar más servicio de la deuda y ha tenido la misma falta de previsión. Casi todos los países petroleros tienen un fondo de previsión para los momentos malos. Venezuela no”, explica el economista Ross.

Y en el horizonte está la subida de la gasolina más barata del mundo, un tema hasta ahora tabú -pues en el pasado fue motivo de una sangrienta revuelta-, pero que está siendo discutido por el chavismo.

La pregunta es si con esta caída del crudo Maduro –con una popularidad en baja que estudios sitúan en el 25%– podrá mantener los millonarios programas sociales de alimentación, salud, educación y vivienda.

Y también si con esta merma de ingresos, el mandatario -cada vez más cuestionado por la comunidad internacional- podrá costearse la campaña electoral para las vitales legislativas de diciembre, en las que la oposición parte como favorita, a pesar de que está divida y con varios de sus líderes encarcelados.

  • Comparta este artículo
Mundo

Venezuela perdió calidad de vida en dos años de gobierno de Maduro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota