Mundo

Combustible es casi regalado

Venezuela: gasolina muy barata para carros muy gastones

Actualizado el 23 de diciembre de 2013 a las 12:00 am

Gobierno sopesa un alza gradual tras 20 años de precios que no han variado

Automovilistas no se preocupan por adquirir vehículos con mejor rendimiento

Mundo

Venezuela: gasolina muy barata para carros muy gastones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Caracas. AP. Los propietarios de camionetas y automóviles de alto consumo de gasolina en Venezuela pronto tendrán que pagar un poco más para continuar ostentando sus ineficientes monstruos de la década de 1970.

A medida que la crisis económica consume las arcas del Gobierno , el presidente Nicolás Maduro puso sobre aviso a los automovilistas y emprendió el desafío de tocar uno de los tabúes más sagrados del país: la gasolina casi gratuita.

Debido a los precios bajísimos de los combustibles, los venezolanos nunca han sentido la necesidad de comprar vehículos más pequeños y amigables con el medio ambiente como ha ocurrido en muchas otras naciones, y han preferido los cacharros de décadas de antigüedad o las camionetas deportivas recientes, que también consumen bastante gasolina.

Los precios de los combustibles permanecen congelados desde hace casi 20 años ante las dudas de los políticos de repetir el error de elevarlos como lo hicieron en 1989, lo que desató disturbios letales.

El fallecido presidente Hugo Chávez alguna vez confesó que le dolía tener que regalar prácticamente el combustible a los dueños de autos de lujo, pero durante sus 14 años como mandatario nunca se atrevió a tocar el subsidio a la gasolina que cada año le cuesta al Gobierno $12.500 millones.

Aumento en ciernes. Sin embargo, todas las cosas buenas no duran para siempre. Los automovilistas tendrán que pagar más de los cinco centavos de dólar que cuesta el galón (3,78 litros) al tipo de cambio oficial, o menos de un centavo a la tasa de cambio del mercado negro.

Automóvil Mercury Zephyr 1980, estacionado en  Caracas.  | AP
ampliar
Automóvil Mercury Zephyr 1980, estacionado en Caracas. | AP

Por ahora, no parecen inmutarse ante la idea de que tendrán que pagar más por la gasolina debido a que se desconoce de cuánto será el alza. Maduro todavía palpa las aguas políticas para ver si la gente está dispuesta a pagar más por llenar los tanques de sus vehículos en momentos en que están agobiados por una inflación de 54%.

El cabildeo para el alza comenzó el día después de la victoria del partido de Maduro en las elecciones para alcaldes del 8 de diciembre cuando el vicepresidente Jorge Arreaza dijo que había llegado la hora de debatir sobre un incremento.

PUBLICIDAD

La propuesta adquirió impulso con la declaración de Rafael Ramírez, el ministro del Petróleo, de que tener la gasolina más barata del mundo “no es para nada un tema de orgullo ni satisfacción”.

Después, Maduro aseguró la semana pasada que apoyaba un alza gradual mediante un plan progresivo de unos tres años en el que se garantice que ello no impulse la inflación aún más.

Políticamente es oportuno el momento para un incremento al precio de la gasolina. Al cabo de cuatro elecciones en más de un año, los venezolanos no tienen programado acudir de nuevo a las urnas hasta finales del 2015.

A la par de una devaluación del bolívar, la eliminación del subsidio a la gasolina contribuirá a disminuir un déficit fiscal calculado en 11,5% del producto interno bruto, entre los más altos del mundo.

A diferencia de los automóviles estadounidenses bien conservados de la década de 1950 que transitan en Cuba, las bestias gigantes de acero que adoran los venezolanos no tienen nada de majestuoso.

La mayoría son cacharros, Chargers de Dodge y Malibus de Chevrolet de una era que ya pasó y que muchos estadounidenses preferirían olvidar.

  • Comparta este artículo
Mundo

Venezuela: gasolina muy barata para carros muy gastones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota