Mundo

Protestas de campesinos

Tensión baja en Colombia, pero huelga se mantiene

Actualizado el 31 de agosto de 2013 a las 12:00 am

Gobierno y líderes agrarios de la región de Boyacá llegaron a un acuerdo parcial

Santos destinó ayer 50.000 militares para controlar la violencia y asegurar movilidad

Mundo

Tensión baja en Colombia, pero huelga se mantiene

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Bogotá. EFE La huelga del sector agropecuario colombiano dio una vuelta de tuerca, ayer, con el compromiso anunciado por los campesinos de levantar los bloqueos de las carreteras, cuando parecía que la negociación con el Gobierno se iba a pique por falta de acuerdos.

La decisión de poner fin a los bloqueos, que durante doce días han paralizado al menos una decena de departamentos, fue tomada a último momento, después que el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ordenara el regreso a Bogotá de su equipo negociador tras cuatro días de reuniones en Tunja, capital de Boyacá.

“Y la paciencia se agota”, advirtió Santos en una alocución televisada en la mañana, en la que dijo que “a pesar de las propuestas concretas (hechas a los campesinos) y el tiempo dedicado, la única respuesta ha sido la constante dilatación de un acuerdo”.

“Les he pedido a los ministros que regresen a Bogotá, y dejen nuestras propuestas sobre la mesa, propuestas que conocen muy bien ya los colombianos”, manifestó el mandatario.

Gobierno militariza Bogotá (AFP)

La sorpresiva decisión del presidente puso en carreras a los delegados del gobierno de Tunja, y lograron sentar nuevamente a la mesa a las partes.

Producto de ese último aliento al diálogo y presionados por la situación, los campesinos aceptaron el levantamiento de los bloqueos, pero no la huelga, que continuará hasta que se llegue a un acuerdo definitivo con el Gobierno.

“Se han logrado acuerdos parciales, lo cual nos da la potestad para invitar a los manifestantes a permitir el libre tránsito vehicular”, manifestó un comunicado leído en la sede del Arzobispado de Tunja por uno de los representantes campesinos.

“Celebro que se haya tomado la decisión de iniciar los desbloqueos del departamento de Boyacá y espero que lo mismo suceda con el departamento de Nariño y Cundinamarca, y que regresemos lo más pronto a la normalidad”, respondió horas después el presidente.

Acuerdo parcial. El Gobierno negocia desde el lunes pasado con los campesinos de Boyacá, pero sin abrir las conversaciones a una mesa nacional, como piden dirigentes agrarios.

Ricardo Herrera, del grupo Coordinador Nacional Agrario (CNA), una de las organizaciones promotoras de la protesta, detalló que mientras los campesinos están movilizados en 17 de los 32 departamentos colombianos, “el Gobierno está hablando solo con los de tres departamentos”.

PUBLICIDAD

Los campesinos exigen ayudas económicas a la actividad agrícola, que sostienen se ha visto perjudicada con la entrada en vigor de varios tratados de libre comercio, en espacial el de Estados Unidos.

El Gobierno y los campesinos no han explicado si después del desbloqueo de las carreteras se mantendrá el formato de negociación usado hasta ahora en Tunja o si habrá cambios. El Gobierno tampoco ha dicho si con el cambio de ayer en el panorama de orden público mantendrá a los soldados en Bogotá.

Ayer, Santos destinó 50.000 militares para asegurar, junto con la Policía, la movilidad en las carreteras y dispuso que los aviones de transporte de la Fuerza Aérea garanticen el abastecimiento de alimentos a las ciudades.

Los cierres de rutas, muchos en los alrededores de Bogotá, han dificultado la llegada de alimentos y otros bienes a la capital.

  • Comparta este artículo
Mundo

Tensión baja en Colombia, pero huelga se mantiene

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Más sobre este tema

Regresar a la nota