Mundo

Avión T-6 continúa volando

Reliquia de los 40 es la niña mimada de la aviación militar de Uruguay

Actualizado el 18 de noviembre de 2014 a las 12:12 am

Aparato fue reconstruido después que la Fuerza érea lo había dado de baja en los años 90

Mundo

Reliquia de los 40 es la niña mimada de la aviación militar de Uruguay

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El avión T-6 Texan, una reliquia de los años 40, estacionado en una pista en Canelones, Uruguay. (AFP)

Montevideo

Un avión de entrenamiento militar de la década del 40 sigue volando en  Uruguay,   gracias al esfuerzo de un grupo de fanáticos de la aeronáutica que lo restauraron y cuidan con esmero una de las pocas aeronaves de este tipo que sigue activa en el Cono Sur.Se trata de un T-6 Texan, avión producido por la estadounidense North American para entrenar a los pilotos en el vuelo de los legendarios F-51 y adquirido por la Fuerza Aérea Uruguaya (FAU) en 1954."Volarlo es un placer, no existen palabras para decir lo que uno siente cuando lo vuela", contó a la AFP el brigadier Ismael Alonzo, general aviador de la FAU y el único que pilotea la antigua aeronave.Alonzo se emociona al describir las superficies móviles de tela, el rugido del motor o los olores del combustible que remiten a quien vuela esta aeronave -con capacidad para llevar al piloto y a un estudiante- a la Segunda Guerra Mundial, asegura.Según el aviador, hay cuatro aviones de su tipo volando en el Cono Sur, pero solo este se ha reincorporado a una fuerza aérea.Todavía activo. El T-6 vuela en forma semanal para mantenerse en condiciones y representa a la FAU en festivales aéreos dentro de  Uruguay . "La idea es mostrar un legendario T-6 en los festivales, es una nave que atrae mucho a la gente por su sonido, por su estado. Debe haber pocos en el mundo en el estado de recuperación en el que se encuentra este avión", aseguró.

Reconstruido hasta el último detalle, con piezas e instrumentos originales, su única adaptación a los tiempos que corren lo constituyen los equipos de comunicación: GPS y un radio de alta frecuencia (VHF).

El brigadier Ismael Alonzo se alista en Canelones, Uruguay, para volar el avión T-6 Texan, construido en los años 40 para entrenar pilotos.
ampliar
El brigadier Ismael Alonzo se alista en Canelones, Uruguay, para volar el avión T-6 Texan, construido en los años 40 para entrenar pilotos. (AFP)

"Es el mimado de la Fuerza, vive tapadito y en el hangar", admitió Alonzo. El ATD6-D FAU 366 fue producido en 1942 y adquirido por la Fuerza Aérea Uruguaya en 1954. Luego de décadas de vuelos como parte del entrenamiento de pilotos de combate, en la década del 90 la FAU dio de baja el aparato y lo ofreció en remate junto a otras aeronaves.En la subasta el avión quedó en manos de un empresario argentino, que le encargó al piloto uruguayo Delfín Díaz su reconstrucción. Fanático de la aviación, este piloto que ya había restaurado y volaba un antiguo Stearman se embarcó en la titánica tarea de restaurarlo. "Llevaba adelante el proyecto muy bien encarado, con muchísimo cariño y sin descuidar ningún detalle", recordó Alonzo.Díaz había reconstruido toda la cabina cuando falleció en un accidente de aviación en el 2004.El proyecto fue retomado un año después por el taller uruguayo Aerotecno y finalmente en noviembre de 2008, quince años después del inicio de la restauración, el T-6 volvió a surcar los aires."Yo tuve que amigarme con él después de veintipico de años", relató Alonzo, que recuerda con emoción ese primer vuelo.

PUBLICIDAD
El avión T-6 Texan realizó un vuelo el 2 de octubre sobre la ciudad de Canelones, Uruguay.
ampliar
El avión T-6 Texan realizó un vuelo el 2 de octubre sobre la ciudad de Canelones, Uruguay. (AFP)

En los cinco años siguientes el avión permaneció en manos privadas, pero en el 2013, al cumplirse 100 años de la FAU y ante la posibilidad de que fuera vendido y saliera del país, la FAU lo recuperó."Hoy es la aeronave insignia de la Fuerza Aérea Uruguaya", indicó Alonzo, que aclaró que el objetivo es mantenerla operativa.Con 55 años, el brigadier no piensa en el retiro pero confía en que si en algún momento tiene que dejar de volar, el T-6 seguirá vivo."El T-6 va a seguir volando. Siempre va a tener al lado padrinos que lo van a impulsar para que pueda volar", aseguró. "Y yo lo voy a acompañar mientras pueda".

  • Comparta este artículo
Mundo

Reliquia de los 40 es la niña mimada de la aviación militar de Uruguay

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota